lunes, 16 de abril de 2018

¿Qué pasó con la encuesta?

Resultado de imagen de omella
Pronto hará un año que todos los sacerdotes y diáconos de la diócesis barcelonense recibieron una carta de su arzobispo, a la que se adjuntaba una ficha con el título “Suggeriments per a càrrecs diocesans 2017”. Según Omella se trataba de abrir un proceso participativo, al objeto de recabar el parecer de su clero respecto a la renovación de la Curia que iba a afrontar en aquel 2017. Según manifestaba expresamente el obispo, aunque la elección le correspondía a él en persona – y así la iba a ejecutar-, la encuesta tenía el propósito de conocer el “sensum” de su presbiterio y el perfil de los posibles nuevos cargos.

El cuestionario debía responderse con bastante celeridad, dado que se daba de plazo hasta el día 29 de junio, festividad de San Pedro y San Pablo. Se trataba de una ficha exclusivamente “ad nominem”, en la que se incluía una columna con los actuales cargos diocesanos, con el año en que empezaron su ejercicio entre paréntesis, y otra con los nombres que se proponían. No cabe decir que, conociendo como les gusta a los curas el chismorreo, la encuesta tuvo una aceptación extraordinaria. Incluso se crearon diferentes grupos, con la finalidad de presentar los mismos candidatos, agrupados en las diversas tendencias que confluyen en la diócesis.

Como sea que, a finales de junio, debían presentarse las contestaciones, todo el mundo pensó que, pasado el verano, se procedería a la renovación de cargos. Recuérdese que en la ficha se recalcaba “Suggeriments per a càrrecs diocesans 2017”. Llegó Septiembre con Omella como flamante cardenal y con dos nuevos obispos auxiliares, lo cual era otro síntoma de una pronta renovación de la Curia diocesana, donde había algunos personajes como Mn.Galtés con cargo de vicario episcopal desde el año 2001 así como otros tres vicarios episcopales (Sanz, Cuadrench y Segis) que ya se hallaban en edad de jubilación.
Resultado de imagen de turull matabosch germinans
En septiembre no hubo nada. Omella necesitaba más tiempo para leerse las encuestas. Ni un solo nombramiento. Se aplazaba la decisión (¡qué debía ser en 2017!) para final de año. Incluso el cardenal manifestó en algunos círculos que se iba a tomar el puente de diciembre para estudiarse el tema con detenimiento. Pasó la Navidad, se acabó 2017 y ninguna designación se produjo. Entonces, desde las instancias episcopales, se anunció que se posponía a la Cuaresma. Aunque fuese 2018. Pasó ésta, la Semana Santa y Pascua y ni se supo ya nada de la encuesta ni de los nuevos nombramientos.

A estas alturas del partido, no queda otra opción que esperarlos para el próximo curso, aunque nadie sabe si se va a afrontar una renovación de la Curia o va a ser un mero apaño cosmético. Lo que sí se pregunta el clero barcelonés es para qué se formuló la encuesta y qué finalidad tenían las prisas en recibirla, si luego no se iba a tomar ninguna decisión, al menos a un año vista. Y algunos, con el colmillo retorcido, se malician de que esa encuesta, que debía ir firmada con el nombre y apellidos del sacerdote o diácono, no tenía mayor finalidad que clasificar las preferencias del clero y conocer de su puño y letra las camarillas sacerdotales. Así quedaban todos fichados y bien fichados. Con su firma y rúbrica.

Vamos a llegar al verano de 2018, sin los nombramientos anunciados para 2017, después de dos años y medio del pontificado de Omella, sin que este haya designado su propio equipo, con el agravante de que este 21 de abril cumple 72 años y solo le faltarán tres para presentar la preceptiva renuncia. No se entiende tanta lentitud ante un mandato que no será precisamente largo. Mientras tanto la sensación de parálisis y desilusión es enorme con un equipo de gobierno que se sabe cesado, pero no conoce el “dies a quem”. Y sin que se vislumbre, por otra parte, quienes son los hombres de confianza de Omella, más allá de sus dos auxiliares, uno de ellos venido de Mallorca y desconocedor absoluto del clero barcelonés.

Cunde, pues, una percepción de tiempo perdido, de pontificado estéril, sin otra política que la de la patada a seguir y el remiendo de parches, hasta el punto de que corren rumores que el muy progre Cabot, emperador del Paralelo, va a cruzar el Missisipi y conseguirá sumar a sus cuatro parroquias, las dos que tiene, allende el Pueblo Seco, el Seminari del Poble de Déu: Santo Domingo de Guzmán y la Preciosísima Sangre. Parches solucionados con grandes unidades parroquiales en manos del nacional-progresismo eclesial.

P.S: En mi último artículo, titulado “Vives y la Guardia Civil”, explicaba que, durante la celebración de la misa del Domingo de Ramos, el obispo de Urgel dedicó una plegaria a favor de los “presos políticos”, según se publicó en el digital andorrano La Valira. Fuentes próximas al obispado me han desmentido tal hecho y me aseguran que solo se rogó por los presos y exiliados. Genéricamente. Dicho sea. 

Oriolt

19 comentarios:

  1. Sabe más el borriquito por palos ajenos que por experiencia propia...17 de abril de 2018, 0:43

    "Y algunos, con el colmillo retorcido, se malician de que esa encuesta, que debía ir firmada con el nombre y apellidos del sacerdote o diácono, no tenía mayor finalidad que clasificar las preferencias del clero y conocer de su puño y letra las camarillas sacerdotales. Así quedaban todos fichados y bien fichados. Con su firma y rúbrica."

    Parece que de eso iba. Omella conoce bien Cataluña, por informarse y por comparación con el Pais Vasco. Nada de inteligente ha hecho o pensado, pero es un listo gato viejo, y el diablo sabe más...

    La Iglesia de Logroño, frontera con el País Vasco, durante las misas dominicales y de otros sacramentos, recibía el éxodo-exilio de miles de católicos vascos que no querían saber nada de los heréticos y criminales curas batasunos, algunos informantes y colaboradores directos de ETA.

    Hasta el seminario de Comillas de Santander, se tuvo que trasladar a Madrid, para evitar la corrupcion y contaminación marxista y modernista de jesuitas, dominicos y Capuchinos, entre otros. Y eso que de Comillas venía la mitad del episcopado. Ejemplo de destrucción del nacional-probresismo eclesial (empobrece a la Iglesia) y del abandono de la verdad por el acomodo burgués con el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Borriquito los jesuítas abandonaron Comillas, porque según ellos, en Madrid tendrían más al alcance las nuevas tendencias "modernistas teológicas", y así nos ha ido. En Comillas surgían los grandes teólogos que dieron gran prestigio en el episcopado y fuera de él. Ahora nos encontramos que desde el traslado a Madrid hacia 1960, esta Universidad se ha convertido en un erial, y con alguna promoción de herejes incluída. Ese prestigio lo ha tomado la Universidad de Navarra.

      El Marqués de Comillas para reparar los males que hubiese cometido en su vida concedió a los jesuítas la construcción del edificio frente al Mar Cantábrico diseñado por el gran arquitecto catalán Muntaner . Cuando los jesuítas descvubrieron otros horizontes se trasladaron a Madrid. Y dejaron atrás algo que fue concedido con gran amor y esperanza. El jesuíta Puig de nuestros lares lo sabe bien, pero su radicalismo lo ciega.

      Eliminar
  2. LA GESTAPO DIOCESANA

    Efectivamente, cuando de envió la encuesta, a mis amigos curas les aconsejé que no la contestaran, porque ésa era una operación maquiavélica para tenerlos bien clasificados y controlados. El hecho de que esa encuesta haya acabado siendo un fin en sí misma, demuestra dos cosas: o que el obispo es de anunciarse y publicitarse muchísimo para no hacer nada, o que es de colmillo tan retorcido que ésa tenía que ser su primera (y única) actuación para organizar la diócesis. Acción no, control. Para no hacer nada, claro, pero todo el mundo bajo rigurosísimo control. Al jefe que hiciese eso en la administración pública, lo defenestrarían sin piedad. Porque eso es ir mucho más allá de lo decoroso en el control del personal. Pero por lo visto, la Iglesia es otra cosa, también en esto. Aunque más lícito es predicar esto exclusivamente de Omella, porque no lo sabemos de nadie más. Es el singularísimo estilo Omella. ¡Qué estilo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que además, nadie sabe quién mira las encuestas, además de Omella.

      Ni nadie sabe dónde estarán depositadas y controladas para evitar malos usos posteriores.

      Ni se cumplió la garantía de Omella de que, de forma ineludible, servirían para el fin que prometió: la renovación de la diócesis.

      Una grave irresponsabilidad de Omella.

      Eliminar
  3. ¿Y la nueva secretaria canciller nombrada por Omella? Nadie la pidió.Su nombre no salió en ninguna encuesta. Pero D. Juanjo no la ha hecho comer con patatas. Todo para el pueblo, pero sin el pueblo. Menudo déspota está hecho el progre de Cretas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sirvió para poner una mujer y para que en Roma lo anotaran en las estadísticas de la "Nueva Primavera" y "las sorpresas que te da el Espíritu, ay Dios".

      Eliminar
    2. Una Canciller para el arzobíspado????....,por favorrrr, acabaremos como en Mallorca en tiempo de Salinas,de pena!!!

      Eliminar
  4. De todo lo que pasa en la Archidiócesis de Barcelona a nivel pastoral es que:
    A)¿Alguién sabe hacia donde vamos? Lo dudo.
    B)Tengo muchas dudas que colocando un parroco de cuatro parroquias se solucione el futuro de las comunidades parroquiales en Barcelona.
    C)Estamos "entretenidos" pero no se abordan los problemas reales y de fondo. Esa es la triste realidad.

    Siento decir que la culpa no es de Mons. Juan José, sino de los que lo propuesieron y de los que le nombraron.
    Con 72 años debe pensar que lo solucione el que venga detras, es más de lo mismo.
    A ciertas edades uno espera la jubilación, es muy humano.
    Las encuestas sino son anonimas,...
    Una cosa es lo Ud. diga en privado y de palabra, y otra muy distinta lo que se escribe en un papel.
    El que escribe lo puede hacer en un sentido, y el que lo lee lo puede interpretar en un sentido distinto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A)¿Alguién sabe hacia donde vamos?

      Sí, al mantenimiento del statu quo sistachiano, del que no nos hemos movido desde que tomó posesión Omella, que aún le faltan algo más de tres años para llegar a la renuncia por edad, y del cual no saldremos hasta que venga el siguiente, a ver qué hace.

      B)Tengo muchas dudas que colocando un párroco de cuatro parroquias se solucione el futuro de las comunidades parroquiales en Barcelona

      No lo tenga por duda, sino por certeza: los problemas se agravarán.

      Y sugiero a todas las parroquias que se nieguen activamente a aceptar este invento del párroco multifunción chico para todo, denominado in solidum o solidario.

      Sean activas, proactivas, BUSQUEN SUS PROPIOS SACERDOTES, que los hay en Barcelona, pues si son pasivas, les colarán el gol: acabarán con un laico que les hará las misas sin presbítero, sin consagración, y recibirán el paquete de las sagradas formas del Arzobispado para que vayan tirando toda la semana.

      C)Estamos "entretenidos" pero no se abordan los problemas reales y de fondo.

      Completamente cierto. Omella es Sistach II, o sea, statu quo: todo siga igual, Gatopardismo con Potemkismo, sin que nadie haga escándalos públicos, que salen en los diarios y los lee Roma, que es lo que más temen estos malos consagrados. Ni que nadie diga toda la verdad de fe, no sea que otra vez vengan "guerras civiles" internas con los rosa-lavanda o los nacional-progresistas.

      El problema es que desde Sistach, no se han dado las sentencias doctrinales ni las decisiones disciplinares necesarias contra los negadores, dubitantes y omisores de la Verdad de Fé Católica, de moral y costumbres, de culto y liturgia. Esto se extiende a la totalidad de la CET: tampoco nada hacen con los curas independentistas.

      Por eso no recibimos las bendiciones de Dios para que nos envíe muchos, santos y buenos sacerdotes, faltan vocaciones, y por eso, no hay participación dominical y sacramental de los laicos, y por eso, baja la recaudación y el cumplimiento sacramental, y por eso, cunde la confusión y el escándalo de la inacción, la inedia, la omisión del deber de emitir la decisión en recta y sana doctrina según el depósito de la fe.

      De estos polvos con Sistach, ahora con Omella, estos lodos...

      Eliminar
  5. Y Segis dándole al PALO,así nos va!!!

    ResponderEliminar
  6. Para Junio de 2018 se prevé una nueva encuesta de "suggeriments 2018"...

    ResponderEliminar
  7. Agradecería opinión del Sr.Picazo sobre el tema en cuestión,gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que Ud es el que escribe siempre después del blog del Sr. JMVG: estoy totalmente de acuerdo con el Sr. Valderas Gallardo. Es un fiel discípulo.

      Eliminar
    2. Pues NO, no soy el mismo personaje Señor Poirot!

      Eliminar
  8. Uno que ya está cansado de tanta ineptitud.

    Cada día es más de lo mismo. Esto sólo lo puede arreglar una separación de iglesias.¡Quién lo arregle, buen arreglador será!.
    Ha de llegar el cisma definitivo que ponga a cada uno en su sitio.
    Que Dios Padre tenga Misericordia de nosotros.

    ResponderEliminar
  9. Oriolt ha hecho un retrato muy fidedigno del arzobispo. Le gusta por un lado dar la apariencia de que se hace algo, en La Rioja nos tuvo entretenidos varios años con las "unidades pastorales", que jamas se han puesto en marcha; por otro lado "las sugerencias para los cargos pastorales" le sirven para conocer las preferencias del clero, y cuales son los grupos a los que tiene que temer y mejor no tocar y cuales son los peones con los que puede contar sin problemas para tapar los agujeros porque le van a obedecer. Lo que a él le interesa ahora es zascandilear en Roma todo lo que pueda, y meterse en todo lo que se le ofrezca que suponga escapar de tomar decisiones comprometidas en la diócesis

    ResponderEliminar
  10. Transcurrirá el 2018 y Omella no hará nada diferente al figureo. Demostrada está su real incapacidad de renovación. Seguirá obligándonos a comer con patatas, a la secretaria canciller que pocos conocemos y a su equipo de vicarios episcopales, en edad de jubilación e incapaces también de hacer algo bueno por Barcelona. Si decide hacer algo, será de mero apaño cosmético, nada de renovación curial. Eso no lo llegaremos a ver en el poco tiempo que le queda

    ResponderEliminar
  11. ¿De qué se ríe Omella? ¿De quién se ríe? ¡Se necesita ser cínico!

    ResponderEliminar
  12. Decían algunos que con el Sr. Cardenal Omella vendrían aires nuevos. Pues sí, han venido aires nuevos pero tan estériles que no son ni para mover un molino de plástico.
    Goyo2

    ResponderEliminar