domingo, 7 de enero de 2018

Omella pone al obispo Carrera y a Paco Candel como ejemplos de conciliación para Cataluña

Comentábamos el pasado domingo que nuestro Señor Cardenal había hecho una carta dominical con los tres objetivos para este año 2018. Decíamos que el tercero quedaba en mucha ambigüedad porque no se sabía muy bien que es lo que quería decir con eso de "trabajar por la paz en nuestro país". Pues en su siguiente carta dominical, la que corresponde a este domingo del Bautismo del Señor y se titula "La concordia un objetivo prioritario" nos lo explica y clarifica con más detalle (¡Gracias Don Juan José!) y queda evidente que se refiere a la compleja situación política que se vive en nuestra tierra catalana.

Para ayudar a la feligresía a dilucidar como ha de ser nuestra actitud cristiana ante tan grave conflicto, nos pone el ejemplo de dos personajes ya fallecidos, uno eclesiástico y catalán, el que fuera obispo auxiliar de Barcelona, Joan Carrera y otro, inmigrante en Cataluña, que pertenece a ese colectivo que se puede denominar "els altres catalans" (los otros catalanes) que es el título de su libro más conocido y apreciado.

Un joven Joan Carrera en Llefià (Badalana) en los años 60
Nos alegramos de este reconocimiento hacia Monseñor Carrera, a quien nosotros apreciábamos sinceramente. El cardenal Sistach nunca tuvo una palabra amable y de reconocimiento a su labor, aún siendo su obispo auxiliar durante cuatro años, todo fue frialdad y recelo, ninguneándolo vergonzosamente en su tarea episcopal. Ha dicho más en positivo de él Omella, al que sólo conoció de lejos que su antecesor.

Carrera, era un hombre muy querido por el clero barcelonés de todas las tendencias, es evidente que era un hombre nacionalista y de carnet, amigo personal de Jordi Pujol, a quien acompañó en la fundación de Convergència en Montserrat. Además Carrera fue el autor material del documento "Arrels cristianes de Catalunya" (1985) que firmaron todos los obispos catalanes del momento y que parecía escrito por el mismo Pujol, al reconocer Cataluña como realidad nacional con sus consiguientes derechos.

Pero más allá de sus ideas políticas, el sacerdote Carrera fue un buen pastor, que trabajó en barrios humildes, en lo que el Papa Francisco denomina las periferias, codo a codo con los inmigrantes que iban llegando a Cataluña, y para los que siempre fue acogedor y cariñoso, les hablaba en su lengua, y nunca les intentó inculcar sus principios políticos. 

Este es sin duda un buen ejemplo de lo que ha de ser un sacerdote católico en estos momentos, entregarse en cuerpo y alma a sus ovejas sin utilizar los templos como lugares de propaganda política y de exclusión de aquellos que no piensan políticamente como ellos. Nos alegra que Don Juan José lo ponga como ejemplo, porque es con sacerdotes así, independientemente de sus ideas personales, que se trabaja por la concordia, misión prioritaria de la Iglesia.

El otro ejemplo que pone nuestro arzobispo es el de Francisco Candel, uno de tantos inmigrantes que se hicieron un hueco en la sociedad catalana y que trabajaron para que nuestra tierra  fuera mejor. No compartimos su ideario político, Paco Candel, como era popularmente conocido, era comunista, y formaba parte del PSUC (Partido Socialista Unificado de Cataluña) con cuyas siglas llegó a ser senador.

Pero más allá del carnet, Candel supo plasmar en su libro "Els altres catalans" el sentimiento de muchos inmigrantes como él, deseosos de integrarse en Cataluña, sin renunciar a sus raíces, defendiendo la convivencia y el entendimiento entre catalanes autóctonos y catalanes venidos de fuera. Esa actitud fue clara durante la transición, hasta que alguien inoculó el veneno independentista en una parte de la población, con los resultados que tristemente estamos contemplando, una Cataluña partida en dos mitades, cada vez más alejadas y distantes.

Apreciado Don Juan José, muchas gracias por recordarnos estos dos ejemplos conciliadores en los momentos difíciles para nuestra sociedad y nuestra Iglesia en Cataluña. Pero quizá tendría que hacer algo más, por ejemplo intentar evitar que una parte de su clero y de instituciones vinculadas a su diócesis, sigan promocionado el discurso del odio hacia España y de la división entre catalanes.

El Directorio de Mayo Floreal
de Germinans Germinabit

21 comentarios:

  1. No quisiera aguarles la fiesta ni, siguiendo con la metáfora hídrica, echar agua al vino de su entusiasmo. No es asunto menor la autoría de Arrels, un panfleto secesionista carente de solidez histórico-doctrinal, con falacias históricas, como apuntaba ayer mismo Francisco Rico. Carreras, pese a su labor editorial en Nova Terra, no era un hombre formado. Su pretendida polémica con Joan Raventós fue la manifestación palmaria de una debilidad doctrinal que nos avergonzó a muchos y que el socialista riquísimo capeó con elegancia para no hacer sangre. Por culpa de Arrels la Igglesia catalana sigue en sus mantras. No fue voluntad, seguro. Pero el hecho es que buena parte de los devaríos de la clerecía, desde los arzobispos Pujol y Vives y el obispo Novell, beben en esas aguas turbísimas. No se olvide que Carreras conocía perfectamente el texto de Pujol donde insultaba a los andaluces llamándoles personas desestructuradas. Nunca abandonó su militancia real en política. Aunque no la viví, doy por supuesto que Germinans tiene razón en su trato abierto con todos. En alguna ocasión me encontré con él en Can Ruti, donde una hija mía hacía el MIR. Iba en misión sacerdotal a visitar a los enfermos o asistir a muribundos.
    Candel era un ejemplo de libro de emigrante acomplejado. Antes de Los otros catalanes había sido acogido en Cuadernos para el Diálogo por Ruiz Giménez con el corazán grandísimo que “Sor Intrépida” que le caracterizaba y que permitía que, junto a Sánchez Agesta y su discípulo Jiménez de Parga, escribieran mosén Dalmau y Paco Candel.
    La Cataluña que Carreras y Candel pintan es una ficción mental. Nada tiene que ver con los profesionales venidos de otras partes de España o forjados aquí mismo que abominan del secesionismo nazi. Por cierto, Rico explica por qué son nazis los secesionistas y aboga nada menos que por una lectura de Mit brenneder Sorge. Con esos médicos, profesores que se vieron impulsados a salir de Catalunya por la presión de los totalitarios, no siendo la menor la eclesiástica. Omella, cierto, puede engranarse con Carreras y Candel. En el peor y más abyecto sentido de la palabra. Su Cataluña es una ficción hiriente para muchos, que no necesitan ni compresnsión ni aceptación, ni tutela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Apreciado Don Juan José, muchas gracias por recordarnos estos dos ejemplos conciliadores en los momentos difíciles para nuestra sociedad y nuestra Iglesia en Cataluña. Pero quizá tendría que hacer algo más, por ejemplo intentar evitar que una parte de su clero y de instituciones vinculadas a su diócesis, sigan promocionado el discurso del odio hacia España y de la división entre catalanes."

      Aprecio la valoración de JMVG, la verdad es que la Cataluña de Carreras y Candel es una ficción mental.

      Y generacionalmente, para los menores de 40 años, creo que nada dicen estas dos personalidades, las cuales hablan más bien para la generación de 1960, es decir, para Obiols, Pujol, Maragall (los dos hermanos) y para toda la generación nacional-progresista con más de 60 años: Sistach, Matabosch et alter.

      Candel nace en 1925 y muere en el 2007, y Carreras nace el 1930 y muere el 2008. Jordi Pujol nace el 1930, Maragall el 1941, Obiols el 1940.

      O sea, para los jóvenes de Colau, Coletas Iglesias, Arrimadas, Albert Rivera, Oriol Junqueras (nacido el 1969) y Puigdemont (1962), casi nada les representa, significa y emociona estas dos personalidades: Carreras y Candel.

      Por eso "Omella, cierto, puede engranarse con Carreras y Candel": correcto, pues Omella (nacido el 1946) pertenece a esa generación de 1960... pero es que además dudo muchísimo que para el zaireño Omella mismo les signifique algo, pues según su biografía:

      "Fue ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1970 en Zaragoza. En su ministerio sacerdotal, trabajó como coadjutor y como párroco en la villa de Calanda (Teruel), y entre 1990 y 1996 como vicario episcopal en la diócesis de Zaragoza. Durante un año fue misionero en Zaire." (Wikipedia).

      Omella [casi] nada sabe, nada vivió, nada vio ni nada conoció de la Cataluña de los 1960 y 1970, no mamó la Cataluña y la Barcelona de aquellos tiempos.

      Lo que sí sabe Omella es del peregrinaje de católicos vascos a las misas y parroquias logroñesas, huyendo de los miserables sacerdotes batasunos-abertzales, colaboradores de los asesinos, torturadores, extorsionadores y secuestradores de ETA...

      Parece más bien que los dos nombres le han sido sugeridos del n.s.b.a. y nunca jamás jubilable Cardenal Sistach (nacido en 1937) y Matabosch (1935), estos siguiendo al pie de la letra las indicaciones del Papa emérito Benedicto XVI, cuando dijo que "un Papa, un cardenal, un obispo y un sacerdote nunca se jubilan"...

      Eliminar
    2. Sr. JMVG,

      ¿Por qué la visión de Candel y Carreras es una ficción mental? Yo no la veo tan desacertada. ¿No ha pensado vd. que quizá la ficción sea la suya?

      Eliminar
    3. Casi todos los nombres que menciona (Candel, Carreras, Ruiz Giménez, Dalmau, Raventós, Jiménez de Parga, "Arrels", "Cuadernos para el diálogo", "Mit Brenneder Sorge"), son del todo ignorados y desconocidos por los votantes más jóvenes de Cataluña (18-34 años), que son los que forman parte de Comuns (Colau), Podemos y Ciudadanos. Su mención no conmueve para nada a las nuevas generaciones. Y dudo que a las generaciones mayores les diga algo, fuera de los más politizados en el catalanismo militante: o sea, un 10% de esta generación.

      Contemplaremos el drama de toda una generación de ígnaros en historia catalana y española, por culpa del sistema educativo catalán y español...

      De todas maneras, a Carreras, si en el cielo estuviera, le pediría que intercediera por nosotros... y rezar por él y por toda su generación de obispos y sacerdotes muertos, que en más o en menos, o contra su grado, participaron o vieron la decadencia de la Iglesia de Cataluña, hasta dejarla irrelevante...

      Eliminar
    4. Totalmente de acuerdo con el Sr Valderas Gallardo.

      Eliminar
  2. Que ondeen las banderas con las que se asesinaron tantos cristianos dentro de las iglesias o en sus campanarios, que se vitoreen a sus asesinos, empezando por el masón Companys, se pidan en las oraciones de los fieles, solo por unos presos (RACISMO) que se conviertan las homilías en mitines políticos, se expulse de la iglesia a católicos que AMAN A TODOS, etc. etc. y que los obispos se callen, hace totalmente visible una Iglesia RACISTA, que ODIA y condena a otros por sus ideas políticas y alaba a los "míos" que son anticatolicos, abortistas, contrarios a la moral social cristiana pero ondean la bandera cubana y esto hay que alabarlo por encima de DIOS.
    ¿Creen que alguien cuerdo podrá poner la cruz en la Iglesia (que excluye y es racista) en el IRPF o simplemente donara lo que pueda a estos buenos sacerdotes ninguneados por sus obispos (un ejemplo D.Custodio Ballester) que si AMAN A TODOS, incluso a los enemigos de Dios?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Macià y Companys, masones7 de enero de 2018, 20:47

      Masones fueron Macià y Companys. A falta de una biografía completa de ambos, increíblemente inexistente en Cataluña, los dos murieron recibiendo la absolución del sacramento de la confesión católica, y su ideología masónica fue muy débil, casi inexistente, más bien producto de la moda típica de los 1920-1930, en la que los profesionales liberales burgueses, para poder prosperar y medrar, se afiliaban en la masonería, pero no pasaban de los tres o cuatro grados primeros, pues casi nunca iban por las reuniones masónicas... eran masones folkóricos, de moda, de florero...

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo con el Sr Valderas Gallardo y el Sr. Quim Marcos,Magnificos y Grandiosos comentarios.

      Eliminar
  3. Siempre habrá aspectos discutibles. Pero de lo que no cabe duda es que ambos, cada uno con sus defectos y virtudes, trabajaron por que de verdad hubiera "un sol poble" en Cataluña.
    Por lo que respecta a eso, es algo que se ha perdido y la mayoría no parece dispuesta a recuperar. No olvidemos que está escrito que "si una casa esta dividida, tal casa no puede permanecer. ". Creo que es Marcos, no estoy seguro de la cita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un sol poble... esberlat, estripat y barrinat7 de enero de 2018, 20:55

      Comparto esta idea: que hoy en día ya se ha roto la idea de "un sol poble", de Cataluña como un solo pueblo.


      Adiós a aquel "Un poble, una llengua, una cultura"... ya se acabó para siempre... fue un espejismo bonito mientras duró...

      Cataluña se ha quedado partida en dos, y la parte independentista de forma más dramática aún si cabe, pues está separada radicalmente por dos ególatras:

      - el iluminado, el bendito y el elegido por los dioses Junqueras ("transformeu la ràbia en amor"... ¿pero de qué vas, tío, de apóstol?), y de otro lado,

      - el esbojarrat buscamicrófonos y chupacámaras Puigdemont...

      Que les vaya bien...

      Eliminar
  4. Bondadoso escrito que en parte queda desmontado por JMVG.
    Efectivamente, en aquellos años 80 se fraguó el concepto de territorio que habita en toda mente nacionalista-separatista. Las "arrels" se nutrieron debidamente y crecieron los troncos y las ramas mostraron su fruto en tres décadas.
    Ni una palabra en la jerarquía de las docenas de miles de personas que en continuo goteo desde 1980 optaron por marcharse de Cataluña. No sirve de consuelo recordar que del País Vasco se fueron más de doscientas cincuenta mil.
    Los ejemplos de Carreras y Candel no están mal, pero no convencen sino muy a medias si se tiene cierta formación.
    Uno sigue con la impresión de que las palabras y lis ejemplos van medidos para justo no molestar al mundo secesionista, que, como han escrito varios compañeros de episcopado español, es profundamente inmoral y anticristiano.
    Cristo habló claro: Que los muertos entierren a los muertos es un repaso a quienes nadan y guardan la ropa.

    ResponderEliminar
  5. Catalán educado en Flandes7 de enero de 2018, 21:46

    Aunque me aparte un poco del tema del post, que no de la temática, creo que en Cataluña debemos abrir el debate sobre el completo bilingüismo castellano-catalán en la futura Bercelona tabarnesa, en línea con un análisis aparecido en el último número del semanario francés L' Express. El articulista sugiere que el estatus jurídico de la capital belga, Bruselas, sirva de modelo para la nueva Barcelona. Efectivamente, en Bruselas, que es un islote geográfico rodeado de Flandes, conviven ciudadanos de dos comunidades lingüísticas: la neerlandesa-flamenca y la francófona. En un país profundamente dividido por el tema de la lengua, Bruselas se ha erigido en estado federal (el equivalente de nuestras CA's) completamente bilingüe, donde todos los servicios públicos se ofrecen en las dos lenguas oficiales: los padres escogen la lengua de escolarización de sus hijos, el ciudadano escoge la lengua de contacto con la administración pública o la lengua en que desea que le sea administrada la justicia (el ex president huido escogió la lengua neerlandesa para su extinto proceso de extradición a España, ¿se acuerdan?). Existe libertad de rotular en la lengua que uno prefiera, salvo la rotulación de entidades públicas y de tráfico que está en ambas lenguas oficiales. Todo ello para defender a la minoría flamenca que reside en Bruselas (els nostres amics), no se crean. Proteger a las minorías, nada más democrático. ¿Por qué no podemos adoptar este sistema en Barcelona? Convivimos una población bilingüe y la Constitución establece la oficialidad del catalán y el castellano. Nada sería más lógico que establecer un bilingüismo "à la Belge" / "op zijn Belgisch".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, lo ideal para Cataluña es una mezcla de gobierno belga y suizo: repartir el gobierno por comunidades lingüísticas paritarias.

      Eliminar
    2. Déjense de inventos ajenos,hombre,España desde hace mas de 500 años es UNA y ahora la han convertido en un NIDO de CHUPÓPTEROS qué son las mal llamadas COMUNIDADES AUTONOMAS,Craso ERROR de su Majestad en el año 1.976!!!

      Eliminar
  6. Cambios generacionales7 de enero de 2018, 22:00

    Una noticia realmente curiosa por el cambio generacional que implica:

    Suecia teme un ataque ruso y pide a sus ciudadanos almacenar víveres para una semanas. Las autoridades suecas temen una ofensiva armada por parte de Rusia y piden a los ciudadanos que almacenen víveres para mantenerse por lo menos una semana.

    Antes, Suecia era el paraíso de los pacifistas, pero ahora, todo el norte de Europa está revuelta por los hechos de Ucrania, sobre todo por lo que se sabe: su forma de preparación, su antelación, sus "hombres de verde anónimos" (ja, soldados rusos sin la bandera), la realización después de unos juegos mundiales de Sochi (hoy en febrero se harán en PyeongChan, Corea del Sur)...

    Lo curioso es que el frente norte y eslavo se activa, mientras que se dice que los rusos, a través de sus granjas de trolls, han envenenado el golpe de Estado de Puigdemont-Junqueras con fake news o noticias falsas y postverdad, intentando destruir el flanco sur de la OTAN (España), a través de la guerra mental agit-prop por internet...

    Una novedad: ahora la defensa civil sueca pide tener alimentos no por tres días, sino por siete.

    ResponderEliminar
  7. Toda la culpa la tuvo PUJOLET, fue muy listo desde jovencito por OBRA Y GRACIA de su PADRE. Si, eran Católicos de CONVINENCIA PARA ROBAR, así empezó TODO!

    ResponderEliminar
  8. No me fio mucho de un COMUNISTA y mucho menos de un Clérigo AMIGO DEL MANGUI PUJOL, POR FAVOOORR!!!

    ResponderEliminar
  9. ¿De qué va esto? ¿Por qué pone Omella de ejemplo al obispo auxiliar Carreras? Si, como dice el artículo, “sólo conoció de lejos” ¿Qué obispo Carreras? ¿El político que escribía los manifiestos supremacistas de Jordi Pujol? ¿O el que, según cuentan, a pesar de ello era educado y se preocupaba por la situación de todos?
    En cualquier caso, es una carta política de Omella, que no es lo suyo. El político Omella parece jugar a una ambigüedad calculada, recolocándose ante la nueva situación, esperando a ver donde sopla el viento. O simplemente es un repliegue táctico oficial, como el que practican ahora tantos impulsores escondidos del prusés, bien situados en las alturas, y junto a ellos espera la ocasión de atacar de nuevo.

    Que se deje de politiquerías y, como dice el artículo, que impida ya, pero ya, que dejen de usar la Iglesia para promocionar el odio a España. Que empiece ya, pero ya, ordenando el desalojo de las banderas y sogas que asaltan consentidamente los campanarios y las iglesias. Si quiere que lo haga con sonrisitas, pero que lo haga. Digan lo que digan los pujoles, el del obispo Carreras y el suyo del "camino de la afirmación nacional".

    ResponderEliminar
  10. "Es muy buen sacerdote a pesar del problema que tiene con el alcohol" (o con las drogas, o con lo que usted quiera). Aunque su adicción es muy severa, es un buen sacerdote. ¿Cómo lo ven? ¿Se puede ser buen sacerdote (o buen obispo) teniendo un grave problema que afecta al concepto mismo del sacerdocio? ¿Puede ser buen sacerdote uno que lleva en la sangre la convicción de que sus feligreses no son todos iguales? Convencido de que unos están en la verdad y el bien, y los otros se tienen que acomodar a ellos. Vamos, que no son iguales en esencia y en derechos, y que por eso tampoco pueden ser iguales en conducta. Que unos tienen por naturaleza profundas "arrels cristianes", y que los otros son otra cosa. ¿Es ése un buen sacerdote primero, y luego un buen obispo?

    De todos modos, como algún otro comentarista, aprecio el esfuerzo que hace hoy Gérminans por hablar maravillas de un sacerdote y un obispo locamente nacionalista y supremacista. Pero claro, es Omella quien lo dice. Y elogia al que encontró el feliz concepto de "Els altres catalans". El que vio claro y lo dijo más claro aún, que los unos son los unos, y los otros son los otros. Es la otredad, sin la cual es imposible crearse una identidad. Como ahora no hace falta estudiar para ser obispo...

    ResponderEliminar
  11. Sr.Anónimo de las 16:18, 100X100 de acuerdo con usted!

    ResponderEliminar
  12. Agradecería opinión del Sr Valderas sobre la PORRA montada en el Bar Manson sobre quién será el próximo presidente de la Generalidad, gracias.

    ResponderEliminar