jueves, 4 de enero de 2018

Gloria in excelsis Deo

¿Gloria a Dios en las alturas o Gloria a Dios en el cielo? He ahí otro texto que quizá no podemos o quizá no queremos traducir. Efectivamente nos hemos pasado muchos siglos traduciendo “Gloria a Dios en las alturas”. Y sabíamos lo que decíamos. El texto griego es aún más sugerente: “Gloria a Dios en lo más alto”. ¿Y por qué no dejarlo así? De ahí podemos entender perfectamente lo más alto de la glorificación, glorificar a Dios a todo lo que dé de sí nuestra capacidad de glorificación. Interpretación abierta: la espiritual y la locativa, según la inspiración de cada uno o de cada momento. 

El texto griego dice: Dóxa en hypsístois Zeó. Tenemos que hypsístois es superlativo del adverbio hypsi, que significa en alto. Recordemos que cuando usamos “El Altísimo” como atributo de Dios, estamos traduciendo del adjetivo superlativo griego hýpsistos. Como para formar adjetivos neutros en español utilizamos el artículo neutro “lo” (lo bueno, lo prudente…), que no tiene plural, nos tocaría traducir el Dóxa en hypsístois Zeó como “Gloria en lo altísimo a Dios”, o en la otra forma de superlativo, “Gloria en lo más alto a Dios”. ¿Acaso no es buena esta traducción, mucho más próxima al texto de la Vulgata y al original griego? ¿Por qué hemos tenido que interpretar (que no traducir) que las alturas o lo más alto o lo más excelso es el cielo? ¿Por qué hemos forzado a que el orante tenga que entender lo altísimo de la gloria de Dios como el cielo?

He estado explorando en la versión de Los 70 si se emplea el término hýpsistos para los “lugares altos” que fueron los primeros lugares de culto de los que tenemos noticia en la Biblia. Pero no, los lugares altos son denominados como hypselós (alto), quedando el superlativo (hýpsistos) para Dios.

Si había varias opciones de interpretación, ¿por qué hemos tenido que imponer una de las posibles cerrando el paso a las demás? ¿Por qué no traducir simplemente como se hizo antes, en vez de interpretar? Es un mal vicio de la modernidad. ¿Acaso es malo que los textos litúrgicos, al ser susceptibles de interpretación lleven su carga de misterio? Es común entre los traductores creer que justamente ese lenguaje entre críptico y arcaico, le aporta a la liturgia un valor añadido. El hecho de que no siempre podamos contar con significados cerrados, no empobrece los textos; antes al contrario, los enriquece.


Alfred Rahlfs
Como dice Alfred Rahlfs en su introducción a la versión griega de Los 70, después del Pentateuco fueron traducidos los demás libros por varones de ingenios muy variados: los hubo que tradujeron palabra a palabra; otros lo hicieron más libremente; y otros, con la mayor libertad se dedicaron a interpretar (Septuaginta, Stuttgart, 1926). Y como en la viña del Señor ha de haber de todo, y a algunos textos litúrgicos les falta vis literaria, los modernos intérpretes creativos han venido a relevar a los pobres traductores esclavos de la literalidad.

Pero no es éste el mayor tropiezo en la traducción del Gloria. El texto latino continúa: Et in terra pax homínibus bonae voluntatis. Y la traducción (¡es un decir!) desde 1969, es: “Y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor”. ¿Y de dónde sale eso de “que ama el Señor”? Pura creatividad, o puro instinto traidor del traductor. Bastante le costó a la Vulgata suplir la falta de un término que tradujese el “eudokías” griego por el “bonae voluntatis”, que a su vez estuvo siempre literalmente traducido por “de buena voluntad”.

El texto griego dice: kai epí gues eirene en anzrópois eudokías. “Y sobre la tierra paz en hombres de buena consideración”. ¿Y eso qué es? Pues eso es aproximadamente aceptar que el texto es intraducible y dejarlo sin traducir. Aceptar que los ángeles no afinaban en el lenguaje. Ni siquiera le ponen artículo a “hombres” (que el griego, sí tiene), con lo que el texto resulta aún más críptico. Ante esto, una opción razonable es limitarse a hacer lo más parecido a una transcripción (translatio).

Porque, en primer lugar, ¿qué será eso de eudokías? Ahí nos caben varias traducciones que tampoco acaban de decirnos lo que nos gustaría escuchar. Recogiendo la traducción de la Vulgata, el diccionario de F. Montanari traduce Eudokía como “buena voluntad”. Pero al margen de esta traducción transaccional, aporta los valores más corrientes de aprobación, consenso, favor, placer, delicia. Y obviamente remite al verbo eudokéo, para el que nos da las traducciones de complacerse y estar contento o satisfecho. En otro bloque contempla los valores de decidir, estar de acuerdo, aprobar, consentir, ser/estar agradecido, ser/estar feliz, prosperar. Está claro que no es fácil extraer de todo esto un significado evidente para eudokía.

Más aún cuando tenemos un referente en otros varios pasajes del Nuevo Testamento, y justamente con el verbo eudokéo, del que procede la sustantivación eudokía. Uno es el del bautismo de Jesús (Mt 3, 17): Útos estin o hyiós mu o agapetós, en o eudókesa. Éste es el hijo mío, el amado, en el que me he complacido. Y luego la misma escena en Mc 1, 11, con sólo el cambio de persona: Sy ei o hyiós mu o agapetós, en soi eudókesa. Tú eres el hijo mío el amado, en ti me he complacido. Y vuelve a aparecer el verbo eudokéo en Mt 12, 18, en L 3,22 y en algún otro pasaje. En todos los casos el tiempo es el aoristo (lo más parecido a nuestro pretérito perfecto).

Visto todo esto, es evidente que nos encontramos ante un término de difícil traducción que dará lugar a diversas interpretaciones (interpretación en lugar de traducción), con lo que esto supone de riesgo de desviación del sentido genuino del texto. Que la traducción de en anzrópois eudokías por homínibus bonae voluntatis de la Vulgata (y en español “a los hombres de buena voluntad”) está más cerca del sentido genuino que “los hombres que ama el Señor”, es bastante evidente. Obsérvese que en el bonae voluntatis, el bonae traduce el prefijo griego eu muy acertadamente; pero le falta acierto a la traducción de dokías por voluntad. En efecto, el verbo dokéo viene a ser la réplica del videri latino, que básicamente significa parecer (es decir, ser visto como). Estamos pues en algo así como causar buena impresión.

Claro está que ninguna de estas dos traducciones acaba de captar el sentido de los términos griegos. Lo sorprendente es que las Conferencias Episcopales pretendan “mejorar” algunas traducciones con arreglos que a todas luces las empeoran.
Entremos un poco más a fondo en el análisis. Vamos a por el sujeto de la eudokía. En la traducción homínibus bonae voluntatis (a los hombres de buena voluntad), el sujeto de la buena voluntad (de la eudokía) son los hombres; en cambio en la traducción “a los hombres que ama el Señor”, el sujeto de la sustantivación del verbo eudokéo no son los hombres, sino el Señor (que aparece de la nada). En el cambio de sujeto de la eudokía, la traducción moderna acierta de lleno; pero se ve obligada a explicitar el sujeto, que no lo está en el texto.

Pero no es eso sólo. Ahí tenemos también el verbo amar sacado de la nada. Por más vueltas que le demos, ni eudokía significa amor, ni eudokéo (no importa si con prefijo o sin él) amar. En el pasaje del bautismo de Jesús, el amor ya sale en agapetós; mientras que el verbo eudókesa tiene su traducción en el campo semántico de la complacencia. Traducir por tanto en anzrópois eudokías como “a los hombres que ama el Señor”, es violentar mucho el texto. Cuando la lengua griega tiene en principio tres palabras distintas para referirse al amor en cada uno de sus aspectos (eros, filía, agapé), tiene poco sentido ampliar el campo semántico con una palabra ajena.

Para ilustrarse sobre este principio, vale la pena repasar la brillantísima primera parte de la encíclica Deus Cáritas est de Benedicto XVI. El estudio lexicológico y teológico que nos ofrece es de una genialidad insuperable. No puedo resistirme a copiar un párrafo de ese inicio de la Encíclica: “En primer lugar, recordemos el vasto campo semántico de la palabra «amor »: se habla de amor a la patria, de amor por la profesión o el trabajo, de amor entre amigos, entre padres e hijos, entre hermanos y familiares, del amor al prójimo y del amor a Dios. Sin embargo, en toda esta multiplicidad de significados destaca, como arquetipo por excelencia, el amor entre el hombre y la mujer, en el cual intervienen inseparablemente el cuerpo y el alma, y en el que se le abre al ser humano una promesa de felicidad que parece irresistible, en comparación del cual palidecen, a primera vista, todos los demás tipos de amor. Se plantea, entonces, la pregunta: todas estas formas de amor ¿se unifican al final, de algún modo, a pesar de la diversidad de sus manifestaciones, siendo en último término uno solo, o se trata más bien de una misma palabra que utilizamos para indicar realidades totalmente diferentes? 

Evidentemente el texto griego no habla de amor. Ensayemos el campo semántico de la complacencia que se nos ofrece en la traducción del eudókesa del bautismo de Jesús. No podríamos decir “a los hombres complacientes” porque el sujeto de la complacencia no sería Dios, sino los hombres. Pero si dijésemos “dignos de complacencia”, (o que la inspiran) el sujeto ya no sería los hombres. Sin movernos del campo semántico de complacencia, podemos pasar a admiración, aprobación, aceptación.

¿Cuál es pues la traducción? “La traducción” no existe. Lo que sí podemos conseguir es “una traducción” que no incurra en errores graves ni en inventos. No me atrevo a proponer una; así que lo dejo abierto y con suficientes elementos de análisis para que cada uno componga la suya. Por suerte, la porción de textos controvertidos es mínima.


Cesáreo Marítimo

14 comentarios:

  1. Misa del 5: angeología escatológica5 de enero de 2018, 0:12

    Dado que nuestros obispos y curas modernistas de la Iglesia de Cataluña no nos hablan de angeología (¡sorpresaaa, no son símbolos!) y menos de escatología (¡segunda sorpresa, Cristo vendrá, sí, y no simbólicamente!), expongo aquí un poco de angeología escatológica, de Antonio Yagüe, aplicada la la lectura del Evangelio de la misa de hoy, día 5, de Juan 1, 43-51, en especial, del fragmento ""En verdad en verdad os digo, que "veréis el cielo abierto" y a los "ángeles de Dios" subir y bajar" sobre el Hijo del Hombre"", aplicado sobre la Escalera de Jacob de Génesis 28, 11-19:

    1. La escalera de Jacob: una escalera apoyada sobre la tierra que tenía la cima tocando el cielo, y los ángeles de Dios subían y bajaban. Dios le dice a Jacob que le dará a él y su descendencia toda la tierra en que estaba, le promete una descendencia numerosa en toda la tierra, y en Jacob y su descendencia serán bendecidos TODOS los pueblos de la tierra (misión universal: “id por todo el mundo y bautizad...”).

    2. Angeología: los ángeles que suben y bajan, ángel es nombre de naturaleza y de oficio. El ángel es mensajero, son numerosos porque Dios es poderoso. Hay 9 coros de ángeles en tres jerarquías por dignidad, honor y poder. Conocen por iluminación. Son poderosos ejecutores de las órdenes divinas. Cuidan del Universo. Se aparecen a los hombres con forma de hombre. Creados antes del hombre. Probados debiendo de aceptar como cabeza de la creación a Cristo Dios y Hombre y a María como mujer y reina, fallando satanás y los suyos.

    3. Hay ángeles numerosos y poderosos: Ap 5, 11; 10, 1 (ángeles que rodean el trono; ángel poderoso con el arco iris, el sol y el fuego); Sal 103, 20 (ejércitos y ministros).

    4. Ángeles advertidores: Ap 10, 7 (últimos tiempos); Ap 16, 6 (temed y dad gloria a Dios); Ap 14. 9 (segunda muerte para el adorador de la Bestia).

    5. Ángeles de sabiduría: Dan 9, 21 (Gabriel y Daniel); Lc 1, 19 (Gabriel y Zacarías); Lc 1, 35 (Anunciación); Mt 1, 20 (a deo somnia missa para José); Ap 17, 7 (explica la mujer y la bestia).

    6. Ángeles ejecutores: Ap 7, 1 (cuatro ángeles retenedores de los vientos); Ap 7, 2 (Sello de Dios vivo); Ap 8, 2 (7 trompetas); Ap 15, 1 (7 plagas); Dan 12, 1 (Miguel se levantará); Ap 14, 15 (Mete la hoz y siega); Ap 14, 19 (lagar de la ira de Dios); Ap 18, 21 (Babilonia arrojada); Ap 20, 1 (encadena al dragón durante 1000 años).

    Buenos Reyes Magos... de los de verdad, los que llevan todo tipo de don, gracia, carisma (¡tercera sorpresa, sí, existieron, y sí, lo que cuenta la Biblia es verdad!). Su relicario está en el Altar Mayor de Colonia.

    ResponderEliminar
  2. Una oración poderosa5 de enero de 2018, 0:32

    Es muy raro que la Iglesia no haya difundido, ni estudiado a fondo, una de las oraciones más poderosas que existen sobre la Tierra, de la única religión verdadera, la católica:

    "Sangre y Agua que brotaste del corazón de Jesús como Fuente de Misericordia para todos nosotros, en Ti confío"

    Si se reza esta oración con corazón contrito y con fe para cualquier pecador, se le dará la gracia de su conversión, fuera el pecado que fuera, por muy repugnante e imperdonable que sea (D. 186).

    Es tan poderosa, como la oración para los moribundos de la Coronilla, porque se remite, a su orden y mandato, a su propia Divina Misericordia, pues:

    "La Misericordia de Dios a veces toca al pecador en el último momento de una manera maravillosa y misteriosa.

    Exteriormente, parece como si todo estuviera perdido, pero no es así.

    El alma, iluminada por un rayo de la poderosa gracia final de Dios, se dirige a Dios en el ÚLTIMO MOMENTO con tal poder de AMOR que, en un instante, recibe de Dios el PERDÓN del pecado y el castigo, mientras que externamente no muestra ningún signo de arrepentimiento o contrición, porque las almas [en esa etapa] ya NO REACCIONAN a las cosas externas.

    ¡Oh, cuán incomprensible es la misericordia de Dios!

    - Santa Faustina, Divina Misericordia, Diario, n. 1698.


    Si bastantes lectores de Germinans la rezáramos cuando viéramos por televisión, internet, radio o en persona, a cualquier individuo, en especial a los políticos, periodistas y otros señores de la voz, la imagen y la palabra, en medio de este clima de división y enfrentamiento social por culpa de los malos políticos, que los beneficios serían palpables, la sociedad lo sentiría en una mayor paz, tranquilidad, seguridad y justicia, que son atributos del escatológico Reino Mesiánico consumado en la Tierra de la segunda venida. Sería el mejor regalo de Reyes.

    ResponderEliminar
  3. País Vasco: los Reyes Magos vienen de España5 de enero de 2018, 1:44

    En el País Vasco tienen un grave problema demográfico y económico, unos datos aproximados:

    - Población total: 2,165 millones, contrayéndose (mueren más que nacen), envejeciéndose (más ancianos) y más longevos (83,15 años, la mayor de España). Su pirámide demográfica se destruye...

    - Población juvenil improductiva (0-16 años): 330.000

    - Parados: 115.000

    - Jubilados: 545.000, y cobran de media 1.144 €, la más alta de España

    - Hogares sin personas activas: 1/3 de 878.000 hogares

    - Tasa de paro juvenil: 21,6%

    - Población ocupada: 914.000 (menos del 50% de los vascos producen)

    - El traslado fiscal de Mercedes Benz hace temblar la hacienda vasca

    - La economía vasca tiene pocas luces y muchas sombras, ¿es una crisis estructural o coyuntural? Cerró Mondragón y pueden cerrar Fagor, Xey, Vicrila, Cel, General Electric o Construcciones Navales del Norte...

    - Bruselas no mira bien los privilegios fiscales vascos


    Por eso, los vascos y navarros viven muy, pero muy muy muy bien con el cupo y concierto pactados con el "opresor Estado español" (ja ja).

    Por ello, sólo ven con horror y terror el proceso independentista catalán de Coco&Oso. En efecto, están de vuelta de lo de Ibarretxe, y saben perfectamente que Cataluña perderá, sí o sí, frente a España.

    Han previsto que la Cataluña separatista está aislada de la mitad de los catalanes, y de toda España, Europa y el mundo entero. La derrota está asegurada para los independentistas, pues la reacción del Estado será una Fast&Furious recentralización jurídica y económica de España, que sólo perjudicará al País Vasco más que lo de Ibarretxe.

    Si los vascos pudieran gritar a Coco&Oso, dirían: "¡Dejadlo correr, que os calléis, j...r, vais a perder y lo vais a dejar todo peor, sobre todo a nosotros!

    Saben que después de 9 años de Estatuto (2003-2011) y 6 años de independencia (2012-2017), sólo el 37% del censo es independentista, y sólo el 47% de los votantes son independentistas. Hasta aquí llegaron las inundaciones de la ría...

    Encima, las relaciones de poder en Cataluña están a la par:

    - 1:1 entre independentistas y separatistas, con el problema de Tabarnia, despertando a la minoría silenciosa

    - 1:1 entre Coco&Oso

    - 1:1:1 entre Arrimadas, Coco y Oso

    Es tal el desastre golpista, que por primera vez en 20 años, la selección catalana no encuentra ningún equipo que quiera jugar el partido de Navidad. Nadie en el mundo quiere saber nada de Cataluña, ni vascos, ni Osetia, ni Palestina...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una situación que imaginaba: después de las 5 superDiadas consecutivas, el independentismo ha sufrido su definitiva dulce derrota, amarga victoria: usando de todas las mentiras históricas, de todas las falsedades económicas, de todo el odio posible, de toda la TV3, Catalunya Ràdio y Radio Godó 1000 Colinas, sólo el 37% del censo es independentista, y encima, han despertado a Tabarnia, la Cataluña de los layetanos y cessetanos.

      Se observa una lucha entre ERC y la exCiU muy fuerte, pues como ya han visto que han sido derrotados por los constitucionalistas, los ardores guerreros los van a hacer devorar entre ellos: carlistas legitimistas cabezones contra masones progresistas orgullosos: una lucha a la española, Junqui y Poquemon a palos con los pies enterrados, per llogar-hi cadires!

      Más explícito el silencio vasco, imposible: España ganará en Cataluña, normal, y los perjudicados evidentes serán vascos, navarros, catalanes, gallegos y todos los diversos regionalistas e independentistas.

      Aún recuerdo los años 1970 y adelante, sus declaraciones, sus entrevistas, sus charlas, sus libros, cuando el mundo abertzale creía tener fuerzas para imponer su Euskal Herria. Y hoy, todos estos, viejos, jubilados, jugando en la tasca, y mordiéndose la lengua sobre lo qué les parece Puigdemont y Junqueras: @, ***, ¡∆!, ¡π¶**!

      Los vascos y navarros han dado la espalda a los independentistas catalanes, y no les dirigen la palabra ni la mirada, porque ven el iceberg del Titanic a tiro de pelota vasca, y unos catalanes locos rematados dicen que lo partirán por la mitad con el Titanic a toda marcha a grito de Pit i collons!

      Eliminar
  4. Que me dispense el Sñr. que ha escrito esto, pero ¡ menudo rollo patatero !...

    Que Dios es un misterio inescrutable ¡está clarísimo !. Lo demás me da tanta risa como los teólogos que se pasan la vida estudiando y después terminan no creyendo en Dios, y sin no creen en Dios no lo pueden explicar ni predicar que es lo que habitualmente suele ocurrir. Por tanto " por todos los hombres ó por muchos "....que más da lo importante es la FE y vivirla....je,je. (desde el bar)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ángeles y el Anticristo son esenciales, y el nacional-progresismo lo ha eliminado.

      Eliminar
    2. Cada vez estoy más convencido que el demonio no existe. ¿Cómo iba a consentir Dios Todopoderoso la existencia de un ser malvado, inmortal, y con poderes extraordinarios? ¿Habría creado Dios un ser capaz de oponerle resistencia? No tiene ningún sentido.

      Eliminar
  5. Las residencias de monjas5 de enero de 2018, 9:57

    Quiero denunciar la terrible situación de algunas residencias de ancianos atendidas por monjas. Yo estoy en una de ellas desde hace tres años y ha sido como tirarme en un pozo, vine sanísima y ahora me han tenido que cortar las piernas.

    Lo he denunciado al señor ovispo de la diócesis, pero no me han hechon caso. Precisamente en la misma residencia actualmente esta internado el que fue su vicario general, y le tienen desde hace una semana en una habitación sin ventanas, ahora esta agonizando ya desde hace unos días. Está demente desde hace meses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí lo que dice es cierto, se debe de denunciar. Con los actuales métodos modernos tecnológicos de geriatría, estás situaciones podían darse en el pasado, pero hoy es inexcusable. Además, la diócesis tiene suficiente patrimonio como para tratar bien, muy bien, a sus curas enfermos y ancianos: de sobras.

      Eliminar
  6. Magnífico análisis de textos de Cesáreo Marítimo. Propia de quien posee una fe madura y trasciende las glosas de tantas homilías improvisadas y carentes de enseñanza. Los comentarios litúrgicos de antaño de Dom Gregori y esas nuevas aportaciones suyas facilitan la profundización en el misterio de la fe, en el conocimiento del sentido genuino de la Biblia. Muchas expresiones sorprendentes, que nos llaman la atención sólo si nos detenemos en ellas y no nos dejamos guiar por la rutina, desentrañadas como lo hace el blogger de hoy, nos despiertan de la comodidad y del letargo. Más cercano a los comentarios de José Alsina de los conceptos griegos que a las descripciones de De Vaux sobre los lugares sagrados (alturas, montañas, etcétera), ambas perspectivas son complementarias. aquella por racional ésta por histórico-exegética. Gracias Cesáreo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y un millón de gracias a usted, sr. Gallardo, por su enseñanza de hoy, complemento idóneo de lo expuesto magníficamente por el doctoral don Mariano Arnal.

      Eliminar
    2. Lo clásico nunca muere, sólo se perfecciona. Lo moderno ex novo ha muerto, pero sigue zombi...

      Eliminar
  7. Totalmente de acuerdo con el Sr Valderas Gallardo. Feliz día de reyes!

    ResponderEliminar
  8. No me lo puedo creer. Sería vergonzoso e inhumano. Tal como dicen es de juzgado de guardia. Quien debe comprobarlo es el obispado que para eso tiene los medios necersarios humanos y económicos.

    ResponderEliminar