domingo, 8 de octubre de 2017

Revertir la situación de apostasía generalizada e indiferencia religiosa (1ª Parte)

¿Podemos darle la vuelta a la situación recristianizando nuestra sociedad? ¿Tenemos capacidad de ser portadores de la Buena Noticia de Cristo ante las jóvenes generaciones? Esta es la cuestión sobre la que deseo reflexionar hoy. Todo ello supone que tanto los laicos como los sacerdotes, liderados por nuestros obispos, seamos agentes de evangelización; y lo seamos con la capacidad de arrastre de los tocados por el gozo y el entusiasmo contagioso por Cristo y su Iglesia. Si somos gente sombría y triste, si andamos enredados en las mezquindades a las que nos empujan las pulsiones políticas, ¿quién va a creer que el Evangelio es una Buena Noticia?
Sin embargo, visto el panorama en que nos movemos, cuesta sustraerse al pesimismo. Sobre todo, al constatar la alarmante tendencia de retroceso; tendencia a la que la jerarquía le está imprimiendo una aceleración de vértigo.
Numerosas son las razones que explicarían nuestra desmoralización. La Iglesia atraviesa una crisis de desesperanza. Los católicos no somos ilusos: palpamos la profunda crisis del mundo moderno que no sólo incide en la Iglesia, sino que tan a menudo parte de la misma Iglesia. La mayoría de diócesis y órdenes religiosas sufren una obvia falta de vocaciones, fruto de las iglesias vacías y de las constantes defecciones tanto doctrinales como morales y pastorales; pero no por obvia, menos descorazonadora. Muchos sacerdotes han abandonado su vocación, de amplios y generosos objetivos, para lanzarse hacia objetivos mundanos y con breve fecha de caducidad. Ante este panorama, es comprensible que estemos desmoralizados. Que un taxista o un abogado, un contable o un peluquero lo estén, influye muy relativamente en la calidad de su trabajo. Pero la depresión de un sacerdote afecta de manera determinante a su capacidad de cumplir la misión que le ha sido encomendada. Lo vemos en tantos sacerdotes que son la viva imagen de la depresión y el desaliento.
C:\Users\Francesc\Desktop\peregrinación%20capillas%20de%20adoración%20perpetua%20barcelona%202.jpeg.jpg
Jóvenes de Regnum Christi en el Tibidabo
Es momento de preguntarnos si no habremos caído en la desesperanza por haber dejado de creer en el porvenir de la Iglesia y de la humanidad. Es hora de pensar si no nos habremos dejado vencer por el pesimismo. En nuestra travesía apostólica hemos de preguntar qué hemos olvidado de poner en nuestras maletas. O peor todavía, examinar con qué cargas inútiles las hemos atiborrado, convirtiéndolas en lo que los romanos llamaban la “impedimenta”.
La mayor parte de la vida de muchas personas incluso creyentes se ha apoyado en la creencia en el progreso. Cada año nuevos inventos y descubrimientos, nuevas conquistas sociales, nuevas comodidades y lujos al alcance. Retos inimaginables al alcance de la mano. Y contagiados por esa vorágine, imbuidos de la idea de que cambiar es progresar, hemos saludado con ingenuo entusiasmo cada vez más cambios en la Iglesia, a ritmo de vértigo, hasta el punto de hacerla casi irreconocible con la del pasado. Para acomodar el paso de la Iglesia al alocado paso del mundo.
El Reino de Dios no debía estar muy lejos. Pero con el fin de la Guerra Fría, se evaporó la confianza en el progreso. Clérigos hay que prefieren predicar el posible final de la historia poniendo el acento en Fukuyama y en el cambio climático, que en el Evangelio.
Nuestra cultura, totalmente asumida por la Iglesia y antepuesta por muchos clérigos a la cultura del Evangelio, tiene dos largas historias que contar. La primera es la del universo. Los niños han crecido (y han llegado ya a la edad de la jubilación) dando por hecho que tuvo lugar un Big Bang y que habrá un Bing Chill (el Gran Enfriamiento después del Calentamiento Global) cuando la tierra se enfriará antes de morir. Son los nuevos dogmas. Pero todo esto no nos dice mucho. Nos dice que somos insignificantes. No habíamos empezado a ser hombres cuando se extinguieron los dinosaurios, y desapareceremos antes que ciertos insectos. Nuestro paso sobre la tierra no cambiará nada de este relato supuestamente objetivo y científico que no nos ofrece ninguna esperanza.
C:\Users\Francesc\Desktop\1200_1506508169vic.jpgLa segunda historia con la que estamos aprendiendo a vivir es la llamada “guerra contra el terrorismo”, que algunos vislumbran como el inicio de la tercera guerra mundial, con la que se encubre, igual que con la segunda, una estremecedora revolución totalitaria. El relato con que se está tejiendo este fenómeno inequívocamente inducido, nos habla de una situación de violencia creciente que se acentuará cada vez más. Estamos ante una historia desesperante.
En Cataluña este fenómeno cultural está teñido de connotaciones propias en las que la frustración vital que sufre todo el occidente antaño cristiano,  va con “la torna” de una previsión de terrible y real frustración que afecta sobre todo a los jóvenes, adoctrinados en el deseo y la esperanza del nuevo paraíso. Es una generación de jóvenes (hemos visto las manifestaciones juveniles ¡y hasta infantiles!, en estos últimos días) en muy buena parte comprometidos ciegamente con el proceso soberanista como solución a todos sus problemas existenciales y de futuro. Y es sustancial añadir que esta nueva fe ha sido alentada por una gran parte del clero (con sus obispos a la cabeza) para los que ésta es la auténtica Buena Nueva. Una generación en su mayoría pues, ilusionada (¡o ilusa!), terriblemente vulnerable desde el punto de vista emocional y afectivo
Está claro que existe un verdadero deseo de paraíso. Pero al mismo tiempo, es verdad, gana terreno  una gran  desconfianza respecto a los que declaran conocer el camino que les conduce a él. Porque esos tales, que disimulan cuanto pueden su condición de  guías y pastores del Pueblo de Dios, cuando se trata de desviarnos al Paraíso-Nación, disfrazan sus torvas intenciones con los símbolos y vestimentas que los identifican como guías del Paraíso que le prometió Jesús al buen ladrón.
Prudentius de Bárcino

85 comentarios:

  1. Hoy he estado en la imponente manifestación contra la independencia de Cataluña. Me han impresionado dos cosas: el peso importantísimo de la juventud, y la constatación de que esos son los descartados por la conferencia episcopal tarraconense (y la española también, aunque pronunciándose con más doblez que la tarraconense). Y me hacía la pregunta: ¿Tan sobrados de fieles se ven los curas separatistas y sus obispos también separatistas, que pueden permitirse el lujo de descartar sin más a los fieles que no sean separatistas como ellos? Ya sé que esta inmensa multitud no están hoy en la viña del Señor; pero lo estuvieron, y parecería razonable que la Iglesia quisiera recuperarlos. ¿O no? Si estamos en temporada de liquidación, es normal que el obispo-arzobispo-cardenal sea el gran timonel de esa liquidación, y los 400 curas separatistas, sus principales colaboradores. No se le ve a nuestro pastor la menor intención de revertir esta situación, sino más bien la de rematarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mñ.Moreto estaba camuflado entre los asistentes,jeje,parece ser que hacía de espía o Talp ( topo) para quién no domina el Castellano.A ver si ahora se anima a dejar hacer alguna conferencia en su Parroquia a los que no son de su cuerda,por caridad cristiana,vamos!

      Eliminar
    2. Cura, monje: demasiada política8 de octubre de 2017, 23:25

      Ya lo dijo Marco Aurelio en Meditaciones:

      12. Si tuvieras simultáneamente una madrastra y una madre, atenderías a aquélla, pero con todo las visitas a tu madre serían continuas.

      Eso tienes tú ahora: el palacio [la política] y la filosofía.

      Así, pues, retorna a menudo a ella y en ella reposa; gracias a ésta, las cosas de allí te parecen soportables y tú eres soportable entre ellos.

      Eliminar
  2. Estamos tocando el violón a dos manos, Prudentius. La cantidad de tiempo y energía que tenemos que dedicar a desmontar tantos mantras dañinos para la comunidad, tantas payasadas como la que usted denuncia, cuán bien vendrían para la evangelización. Hace escasos días fallecía en Barcelona un conocido filósofo radical en todos sus pronunciamientos, incluidos sus ataques a la doctrina cristiana y a la Iglesia. Recuerdo que, en cierta ocasión, otro filósofo, también fallecido, pero hace años, con una sólida preparación científica (era doctor en física), teológica (doctor en teología) y filosofía (doctor en filosofía), quiso hablar con el primero aprovechando que ambos se encontraban fuera de Barcelona. (En concreto, en Figueras, en el Museo Dalí, donde se celebraba un congreso.) El filósofo radical no se avino, arguyendo que tenía sueño y que necesitaba dormir.
    El segundo era sacerdote. Dedicado a la formación de miembros juveniles del Opus Dei y a los sacerdotes de la Obra en Barcelona (recuerdo un piso de la calle Rosellón). Siempre alegre. Celebraba con suma unción. Abierto a todos los campos. Escribí un artículo en Scientia et Fides sobre su labor doctrinal en los años que estuvo en Barcelona. Un hombre de Dios. Apóstol, como he señalado, a tiempo y destiempo. No me consta que nadie de la curia diocesana, empezando por el arzobispo, reparase en su obra.
    Y a donde quería llegar: ni siquiera en pleno cáncer se deprimió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué no da el nombre de estos ilustres pensadores a los que se refiere? Así podríamos conocer su obra, aprender de ellos y de usted, siempre tan claro y soberbio en sus comentarios. Gracia.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo con el Sr.Valderas. A venido usted a la magnifica e impresionante manifestación a favor de la unidad nacional y en contra del clero separatista?!

      Eliminar
    3. Si el segundo no era Dn. Carlos Cardona Pescador, poco faltará.

      Eliminar
    4. Me refería a quien considero mi hermano mayor, Mariano Artigas.

      Eliminar
    5. José María, ya sabes que yo también te considero como un hermano.

      Mariano

      Eliminar
  3. Esta tarde se ordenas solo 4 diáconos, dos de ellos proceden de los apostolados del OPUS DEI. La aportación de los demás apostolados es así de triste para la Iglesia no así para la diosa cubana que llena nuestras iglesias y sus campanarios de sus seminaristas llenos de odio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre los seminaristas hay poco 'nacionalista'. No así entre los rectores y formadores, especialmente de la 'periferia'.

      Eliminar
    2. Vaya "urbanita" fino, ¿nos lama periferia a los de fuera de Barcelona? A mucha honra señor barcelonés de pro.

      Eliminar
    3. Centro y periferia8 de octubre de 2017, 23:17

      Los de fuera fueron, son y serán periferia de Barcelona, porque Barcelona es una capital.

      Lo mismo somos España y Cataluña periferia en relación con el centro cultural del mundo: EEUU, París, Londres.

      El exceso de absorción de "independentismo" durante años, nos ha alejado de leer cultura de la auténtica.

      Esto ha implicado una caída cultural y religiosa de Cataluña, por sobredosis de "proceso".

      Calcule 2012, año I de la Independencia, hasta hoy, se multiplica 365 días por 5 años y por 2 ó 3 horas diarias.

      Unas 4.000 horas por habitante, multiplicado por 6 millones de jóvenes y adultos con conciencia: 24 mil millones de horas-país.

      Y se contesta, en parte, al artículo de hoy, cómo revertir la situación de apostasía generalizada e indiferencia religiosa: leer más, leer lo bueno (catecismo), leer bien (pensando).

      Marco Aurelio
      Meditaciones

      Esencia de las ideas propias, sin orden ni sistematización, no explica los principios generales de su filosofía. El Emperador habla con las máscaras propias: hombre, romano, anciano, emperador, general, guerras, política (Cicerón, "Los deberes": nuestras máscaras dadas por el destino, la providencia y la libertad). Para los curitas indepes:

      Porque, ¿contra quién te enojas? ¿Contra la ruindad de los hombres?

      Reconsidera este juicio: los seres racionales han nacido el uno para el otro, la tolerancia es parte de la justicia, sus errores son involuntarios.

      Reconsidera también cuántos, declarados ya enemigos, sospechosos u odiosos, atravesados por la lanza, están tendidos, reducidos a ceniza.

      Modérate de una vez.

      Pero, ¿estás molesto por el lote que se te asignó? Rememora la disyuntiva «o una providencia o átomos», y gracias a cuántas pruebas se ha demostrado que el mundo es como una ciudad.

      Pero, ¿te apresarán todavía las cosas corporales?

      Date cuenta de que el pensamiento no se mezcla con el hálito vital que se mueve suave o violentamente, una vez que se ha recuperado y ha comprendido su peculiar poder, y finalmente ten presente cuanto has oído y aceptado respecto al pesar y al placer.

      ¿Acaso te arrastrará la vanagloria?

      Dirige tu mirada a la prontitud con que se olvida todo y al abismo del tiempo infinito por ambos lados, a la vaciedad del eco, a la versatilidad e irreflexión de los que dan la impresión de elogiarte, a la angostura del lugar en que se circunscribe la gloria.

      Porque la tierra entera es un punto y de ella, ¿cuánto ocupa el rinconcillo que habitamos?

      Y allí, ¿cuántos y qué clase de hombres te elogiarán?

      Te resta, pues, tenlo presente, el refugio que se halla en este diminuto campo de ti mismo.

      Y por encima de todo, no te atormentes ni te esfuerces en demasía; antes bien, sé hombre libre y mira las cosas como varón, como hombre, como ciudadano, como ser mortal.

      Y entre las máximas que tendrás a mano y hacia las que te inclinarás, figuren estas dos: una, que las cosas no alcanzan al alma, sino que se encuentran fuera, desprovistas de temblor, y las turbaciones surgen de la única opinión interior.

      Y la segunda, que todas esas cosas que estás viendo, pronto se transformarán y ya no existirán.

      Piensa también constantemente de cuántas transformaciones has sido ya por casualidad testigo.

      «El mundo, alteración; la vida, opinión».

      Eliminar
    4. Mn. Norbert es un gran defensor de la República Catalana. A él le encantaria que "sus seminaristas" fueran tan radicales como él, pero los que lo son, son radicales. Niñatos consentidos, mediocres, que hacen daño a la Iglesia, formados pésimamente en todo, pero para el ogro de Norbert son la creme de la creme... que pena que no sepan donde poner a este personajucho, pues el daño que hace a la Iglesia del futuro es imparable.

      Eliminar
    5. ¿Seminaristas llenos de odio? ¿He leído bien o llenos de oído?.

      Eliminar
    6. Totalmente de acuerdo y por experiencia propia.

      Eliminar
  4. Omella vive en la mentira y el cinismo, castigando a los curas fieles y premiando a los que se hacen selfis en los escraches a la Guardia Civil.

    ResponderEliminar
  5. Hace pocos días salía la noticia de que Benedicto XVI había escrito en prologo de su libro "Teología de la liturgia", para su edición en ruso.

    En este prologo decía: "El oscurecimiento de Dios en la liturgia, es la raíz de la crisis actual de la Iglesia". "En un malentendido generalizado de la reforma liturgica, llevó al hombre a colocar su propia actividad y creatividad en el centro del culto".

    Las Misas ya no reflejan la realidad del Sacricifio de la Cruz, se oscurece la redención que Cristo obró con su muerte, por tanto se oscurece el motivo de tal sacrificio, que es el pecado, se oscurece que somos pecadores, se oscurece que necesitamos ser salvados por la gracia, y necesitamos corresponder a esta Gracia. ¿Alguien ha oido alguna vez en alguna homilia, que es necesario estar en gracia de Dios, para comulgar? Yo nunca.

    Las Misas se parecen más a una reunión de amigos que rezan, (misa protestante), en vez de la renovación del Sacrificio de la cruz. Tal como dice el Cardenal Sarah, en su libro "La fuerza del silencio", en la litugia actual hay demasiada agitación, demasiado ruido. La liturgia de Dios requiere silencio, adoración, dirigirnos a Dios en vez de dirigirnos a la comunidad. A veces salgo de algunas misas con la impresión de que allí no ha estado Dios.

    Se ha oscurecido la necesidad vital de adorar a Dios, se ha oscurecido la necesidad vital de la oración. ¿Cuantas parroquias hay exposición del Santísimo? ¿En cuantas se promueven grupos de oración comprometidos? Cada domingo veo curas y laicos pasar por delante del Sagrario, con la misma indiferencia que pasan delante de un mueble.

    La Iglesia es una obra divina, si no se pone a Cristo en el centro de todo, se convierte en una obra humana, o sea la nada, o como mucho una ONG.

    Tenía un tio abuelo ateo, despreciaba a todos los curas, excepto a uno, que tenía fama de santidad en Girona, Mn. Jordi Carrera, era el unico que dejaba entrar en su casa para dar los sacramentos a su anciana madre. La santidad atrae a propios y extraños. Los curas y obispos no tienen que oler a oveja, tienen que oler a Cristo. Si no se va por este camino, ya pueden hacer miles de planes pastorales, que no servirán de nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo su comentario de principio a fin. Si es que ya lo dijo el Señor: "sin mí no podéis hacer nada".

      Eliminar
  6. Procesos paralelos8 de octubre de 2017, 23:53

    "Es una generación de jóvenes (hemos visto las manifestaciones juveniles ¡y hasta infantiles!, en estos últimos días) en muy buena parte comprometidos ciegamente con el proceso soberanista como solución a todos sus problemas existenciales y de futuro. Y es sustancial añadir que esta nueva fe ha sido alentada por una gran parte del clero (con sus obispos a la cabeza) para los que ésta es la auténtica Buena Nueva. Una generación en su mayoría pues, ilusionada (¡o ilusa!), terriblemente vulnerable desde el punto de vista emocional y afectivo."

    Hay unas presuntas profecías modernas de una española, Marga [1], que dan un hilo común a lo que sucede en Cataluña y la Iglesia: la masonería.

    1. Dice que Francisco aprobó el grave error doctrinal de la comunión de los adúlteros incontinentes en el numeral 305 y nota 351 de Amoris laetitia (prohibida en el Catecismo 1650 y 2384, porque fue (y es aún) mal asesorado por sus consejeros. Aunque no lo ha aprobado (no hace obligatorio tal error doctrinal), existe el riesgo de que lo apruebe el próximo Papa, que será un Antipapa, elegido con engaños, aparentando ser ortodoxo.


    2. Cataluña y su separatismo es un laboratorio de cobayas y conejillos de indias sobre los que se ensaya, bajo prueba y error, experimentos de ingeniería social y religiosa. Si tiene éxito, se exportará a Europa, para causar su implosión, generar microestados débiles, fácilmente controlables.

    Así lo ve Specola en Infovaticana (el Vaticano dialoga con Moscú con la lógica crítica en contra de la Iglesia Ucraniana greco-católica en comunión con Roma):

    Se sigue analizando la posición de la Iglesia en torno a la crisis catalana. Parece que el Papa Francisco ha dicho en privado que no le gusta la cosa pero muchos de sus curas y obispos están tan a favor que lo dicen y afirman públicamente sin problemas. Podemos estar asistiendo a la creación de una Iglesia Catalana separada de Roma o asistiremos a algún tipo de clarificación. El problema para la Iglesia no es tanto mediar entre Madrid y Barcelona sino mediar entre la ruptura real que se ha producido en su interior. Nos tememos que aquí, como en tantas cosas, seguiremos en una buscada confusión. Veremos estos días como evoluciona todo esto pero creemos que se ha entrado en un camino de principios no negociables por ambas partes muy peligroso. Muchas regiones de Europa pueden intentar imitar a Cataluña y la descomposición se puede ver cada día mas. Muchas de las decisiones de estos días no tienen marcha atrás y traerán consecuencias.


    [1] vdcj.org/wp-content/uploads/2016/08/El_Reinado_Eucaristico_Tomo_3.pdf

    ResponderEliminar
  7. La decisión de las grandes empresas catalanas de cambiar el domicilio social para largarse corriendo-volando fuera de Cataluña, ha destapado, con tardanza, el debate nunca realizado con transparencia y verdad sobre los efectos económicos de la separación.

    Ya el 6 de octubre, al saberse la primera deserción de dos empresas "nostradas" hacia "els Paísos Catalans" que-no-son-Estado, (Sabadell se muda a Alicante y CaixaBank estudiaba el traslado a Baleares), enmudeció, al menos en mi barrio, a las caceroladas duplicadas de las 9 (contra el Rey) y de las 10 de la noche (proindependencia), hasta el día de hoy.

    Posiblemente, Puigdemont y Junqueras se tirarán al río ("Declaramos unilateralmente la independencia), pues la historia manda: "hicimos todo lo que pudimos" ante los cientos de miles de sectarios que han creado en 5 años.

    Lo que mola la cárcel y una buena foto de mártir...

    ResponderEliminar
  8. Muerte de monasterios9 de octubre de 2017, 2:09

    ABC informa que cada mes cierra un convento en España.

    Aunque hay otras nuevas órdenes que tienen éxito.

    Un detalle intrigante. La Iglesia, aún yendo mal de vocaciones, vive en un cómodo régimen de opacidad y oscuridad, pues la transparencia no existe.

    Parece que quieren morir antes de abrir puertas:

    "Desde hace un año, la Conferencia Episcopal trabaja además en una base de datos para poder conocer mejor el número de religiosos contemplativos y monasterios que hay en España y poder dar cuenta de su evolución."

    2017, y aún no hay nada. Deben vivir muy bien aunque mueran...

    ResponderEliminar
  9. Aunque parecía que nos habíamos aborregado
    https://youtu.be/crCaqwljigI

    Un pueblo está despertando.
    Y son lo mejor de la Patria.
    Los peores son sus políticos.
    Y asimilados a los políticos, sus Obispos.
    Ambos hace tiempo que abandonaron a su pueblo.

    Viva España, alzad los brazos,
    hijos del pueblo español,
    que vuelve a resurgir.

    Gloria a la Patria que supo seguir,
    sobre el azul del mar el caminar del sol.

    Triunfa España,
    los yunques y las ruedas
    cantan al compás del himno de la fe.

    Juntos con ellos cantemos de pie
    la vida nueva y fuerte de trabajo y paz.

    Viva España, alzad los brazos,
    hijos del pueblo español,
    que vuelve a resurgir.

    Gloria a la Patria que supo seguir,
    sobre el azul del mar el caminar del sol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosa poesía, Laura. Mi más sincera enhorabuena. A veces el verso es mejor que la prosa.

      Eliminar
  10. Se habla, a veces, de autor intelectual para identificar la mano que mueve la cuna. No es la primera vez en España. Don Serapio, el cura melífluo y de aliento hediondo de la novela de Aramburu, es el que justifica los crímenes de ETA, el que tranquiliza la conciencia de los fieles a los que todavía les queda un adarme de conciencia, chispita que irán, con su ayuda, perdiendo.
    Como un Setién redivivo, el arzobispo Jaume Pujol, el idem Vives, Novell, los abades de Montsderrat y Poblet, han venido alentando (con el mismo aliento azufrado) la adhesión a unos mantras mendaces pero incendiarios y llenos de odio, como hemos visto. Lógicamente, Puigdemont los recibía y Junqueras los visitaba. Lo mismo que Setién, incapacitado para la mitra por Juan Pablo II, pero sumamente capaz para ser consejero oficial de Ibarreche. Sé de las lágrimas de don Jacinto Argaya, obispo del que Setién era coadjutor, por el comportamiento de su obispo coadjutor. Esos y otros curas o religiosos, grupo en el que ciertos jesuitas han desempeñado un papel determinante, son los autores intelectuales del golpe de estado y del levantamiento contra el estado de derecho.
    Mientras los mossos se ponían de perfil –conviene que leamos la entrevista de la magistrada con el jefe de ese cuerpo policial—e incumplían las órdenes judiciales, curas y monjas facilitaban y promovían el levantamiento contra el estado de derecho abriendo las casas religiosas, templos incluidos, altar mayor, para que la justicia no interviniera, viejo recuerdo de refugiarse en sagrado. El director general de los colegios jesuitas, publicado está, se puso al frente y diseñó la estrategia a seguir. La razón de ciertos colegios de monjas es gloriosa: nosotros nos debemos al entorno. No se deben al Señor, ni a la verdad, ni a la justicia. No, al entorno.
    Para remachar el clavo, los obispos y determinados curas –por supuesto los cuatrocientos firmamentes cuya hoja de servicios a la felonía es de matrícula de honor—derraman lágrimas de cocodrilo, mientras sin el menor pudor tienen colgadas de la catedral, de las instituciones eclesiales, símbolos de la secesión.
    Los magistrados no los encausarán. Pero en la mente de muchos son unos miserables traidores a la Iglesia. Y al Evangelio. Como don Serapio, sus manos manchadas de odio (ojalá que no se llegue a la sangre como en el cura vasco), lo han hecho por el pueblo. No importa que la víctima sea pueblo. No merece ser respetado porque no es de los nuestros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr Valderas,si ganan estos golpistas nos van a quedar unas pensiones a la altura de BIAFRA,sino al tiempo.Ya verán como muchos de sus incondicionales se van a girar de COZES!!!

      Eliminar
  11. Seamos claros, ¡Habrá tanto que compadecer en nuestro desastre! Y el rigor del juicio de la historia, siempre inexorable, será la sentencia, en este mundo, contra los que se alinearon en la conjura secesionista desde los altares.

    Unos politicuchos cabilistas y rebeldes, liberados a un instinto de rapacidad egoísta, que han ansiado para ellos cuanto tenía un valor económico, político o social en Cataluña. Usurpando funciones del Estado han mostrado al mundo no su pretendida fidelidad al «mandat democratic» sino su apetito rapaz, azuzado por la petulancia de creerse superior al resto de españoles. Seña de identidad del nacionalismo catalán, que vislumbramos en el ciudadano secuestrado por tales ponzoñas políticas, y en esa minoría de clérigos secesionistas.

    Han soñado con un Estado inerte, al que sonrojar y humillar, al que arrebatarle una porción de su territorio (Cataluña), de su población (los catalanes), de su prestigio (visión internacional), de su riqueza (banca y empresas), de su ley y derecho (Constitución, Estatut, ordenamiento jurídico, policía), etc...

    Megunjes, comistrajos, asambleas, omniums y gobiernillos, etc... todo para perpetrar el violentamiento total del orden español. Deslealtad y doblez. De todo se ha servido el independentismo. Gobiernos abigarrados con toda clase de vicios políticos (corrupción, ilegalidad, prevaricación, etc...)

    Hacía falta la foto. Sí: la imagen que rompiese más cosas. Que tocase los corazones de medio mundo. Ya no se puede alcanzar la atención mundial mediante atentados violentos. La lucha de guerrillas pasó con el maoísmo a mejor vida. La sensibilidad posmoderna lo rechaza. Ahora era necesario el martirio.

    Para realizar ese plan martirial, recuperando e imponiendo la noción cristiana de sacrificio, se agruparon todos. Y los eclesiásticos rubricantes del infame manifiesto también. Se subieron al carro de la historia. Pobres. El domingo sagriento de octubre poca compasión en algunos. Era lo que necesitaban. La bomba mediática contra España. La legitimación de su causa. Los porrazos eran el centro de sus sermonejos eclesiásticos. La suprema justificación del «proces». El mundo asistía a unas imágenes de violencia policial que asqueaban... o así se quería hacer ver, a la conciencia democrática. Pero ¿Quién manipuló primero? ¿Quién condujo a ello a tanta gente sencilla de a pie? Piedad por los sencillos, y supremo rigor por eclesiásticos, políticos y pensadores de la peor ralea que hurdieron este malicioso plan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humanamente, habrá DUI porque lo exige la lógica del proceso. Pero siempfe hay un milagro de última hora.

      Eliminar
  12. El Padre Óscar Turrión dejará el sacerdocio tras reconocer la paternidad de dos hijos. Era rector del Pontificio Colegio Internacional María Mater Ecclesiae en Roma.

    La Oficina de Comunicación Internacional de los Legionarios de Cristo informó que el Ex Rector del Pontificio Colegio Internacional María Mater Ecclesiae en Roma, P. Oscar Turrión, dejará el sacerdocio tras reconocer que es padre de dos hijos.

    En un comunicado dado a conocer este viernes 6 de octubre, se explica que el 27 de marzo de 2017 el sacerdote “informó a los superiores que acababa de tener una hija, y pidió que se guardara reserva”.

    “Al conocer este hecho, los superiores procedieron a solicitar a la Santa Sede el nombramiento de un nuevo rector del seminario, que inició su mandato en el mes de agosto”.

    El sacerdote pidió luego “permiso para vivir un tiempo fuera de comunidad para reflexionar y orar” con la “restricción de no ejercer el ministerio sacerdotal en público”.

    Recién el jueves 5 de octubre, el P. Turrión “reconoció que tuvo otro hijo, con la misma mujer, hace unos años. Además, manifestó su intención de abandonar el ministerio sacerdotal y de solicitar la dispensa de las obligaciones contraídas con su ordenación”.

    Los Legionarios explican que el sacerdote fue formador del Pontificio Colegio Internacional Maria Mater Ecclesiae desde el año 2007 y fue nombrado rector de dicho Colegio por un trienio en 2014.

    “Al presentarlo como candidato al puesto de rector, según es costumbre, se revisó su historial y se tuvo un coloquio con él, en el que manifestó que era idóneo para el cargo y agradeció la confianza depositada en él”, indica el comunicado.

    En su comunicado, los Legionarios lamentan lo ocurrido y expresan su compromiso “en el camino de renovación que seguimos recorriendo de la mano de la Iglesia”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué tiene que ver esto con el tema? ¿aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid?

      Eliminar
  13. Estamos en el mes de octubre y el 13 se cumplirá el centenario de las apariciones de Fátima. El día 7 celebramos la fiesta de Nuestra Señora de las Victorias, por Lepanto, ahora más del Rosario. Y algo se está moviendo. Las noticias de hoy siguen temas de días pasados. El caso del rector del legionario seminario Mater Ecclesiae de origen español y alguna noticia sobre la extraña muerte del rector de Valladolid tienen hueco en las noticias italianas. Seguimos con el apartamento de Bertone que entre luces y sombras, secretos y silencios, parece que se cerrará en breve. Pero esto no cambia la historia.

    Creemos que el silenciado rosario rodeando Polonia y las próximas celebraciones en Fátima son mucho más importantes y en estos hechos, como en la gran manifestación anti independentista de Cataluña, se ven dos características que creemos importantes.

    La gente se está organizando solita. Hay un clamor popular en política, y sobre todo en religión, que se está alejando, o mejor vive al margen, de las autoridades constituidas. Están como ovejas sin pastor. Los pastores están ausentes del sensus fidei y quieren, o eso parece, imponer como tiene que pensar las ovejas. Pero da la impresión de que las ovejas se están encabritando y no les gustan mucho las órdenes arbitrarias de unos pastores que las quieren llevar por donde su naturaleza no quiere. “Si callais vosotros hablaran las piedras”. Nos quieren imponer una forma de pensar, una forma de pensamiento único, una forma de entender y vivir la fe única. Parece que cada vez más esto se ve con claridad y las tranquilas ovejas, a las que no les gusta que les rompan mucho su paz, están diciendo que no. No se nos puede decir que la fe vivida durante siglos es un error. Ahora parece que nadie hasta ahora ha entendido bien lo que Jesús quería decir y por fin somos muy profundos y verdaderamente espirituales. Los pobrecitos que nos han precedido, o los que no ven esto con claridad, mejor callados y aparcados porque pueden perturbar la gran hermandad y fraternidad alcanzada y rompen la comunión.

    El otro punto peculiar es que los nuevos medios de comunicación, sobre todo internet, hace que podamos tener una información directa y real sin necesidad de mediaciones. Pronto dejarán de llamarse medios ya que la información es cada vez más directa. No sabemos las consecuencias que estas novedades pueden tener, pero un mundo se ha terminado y otro está naciendo y, para bien o para mal, es el nuestro.

    En Lepanto, con los medios y la mentalidad de su tiempo, supieron dar respuesta a un riesgo de extinción del cristianismo en Europa, ahora, con otra mentalidad y otros medios tenemos delante el mismo reto histórico. En 1571 supieron dar una respuesta hoy nos toca a nosotros. No era fácil entonces y no será fácil ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El centenario de las apariciones de Fátima fue el 13 de mayo. Despistadillo...

      Eliminar
  14. Vivimos tiempos convulsos. Tiempos de referéndums, estatutos de autonomía y banderas. Escocia, Cataluña, Euskadi, Sáhara, Tíbet, Quebec… En no pocos lugares del mundo existen pueblos que reivindican la independencia, un estado propio. Algunos dicen que la secesión no es legal si la prohíbe la Constitución del estado de turno, otros que que sí lo es, porque la ONU avala el derecho de autodeterminación para todos los pueblos (no sólo para los coloniales). Unos juzgan absurdo segregarse en un mundo que tiende a unirse por la globalización y los otros les replican que han nacido docenas de nuevos estados en los últimos años.

    Nacionalista era Adolf Hitler pero también Mahatma Gandhi. Según se utilice, el nacionalismo puede ser un instrumento de opresión o de liberación. Así, con la Biblia en la mano no hallo ningún versículo con el que poder afirmar seriamente que la unidad de España es un bien moral superior a la independencia de Cataluña. O viceversa. Cosa distinta es cuando los catalanistas reclaman la anexión de pueblos vecinos, como Aragón, Valencia o Baleares, en contra de su voluntad y haciendo caso omiso de ese mismo derecho a decidir que tanto exigen para sí mismos. Negarle a otros lo que reclamas para ti es hipócrita, y por ende pecado.

    ¿Pero qué piensa Dios de todo esto? La palabra nacionalismo no aparece en la Biblia ni una sola vez pero sí hay muchas referencias a los pueblos y naciones. Así que ¿qué piensa Dios de las naciones? Para el Señor, Israel es la niña de sus ojos (Zacarías 2:8) pero Él también es Dios de todo linaje, lengua, pueblo y nación (Apocalipsis 5:9). Sabemos que es bueno amar la patria: Jesús amaba la suya y David deseaba la paz para Jerusalén (Salmos 122:6). Pero eso bajo ningún concepto debe hacernos creer mejores que otros, nadie es mejor que nadie por nacer aquí o por nacer allá pues Dios no hace acepción de personas (Romanos 2:11).

    Finalmente, aquí viene lo más fuerte: ¿Qué son todas las naciones a ojos de Dios? Todas las naciones a ojos de Dios son como una gota de agua en un cubo, como una mota de polvo en una balanza, como nada, como menos que nada e insignificantes (Isaías 40:15-17). Y es verdad, porque a Dios no le importan los territorios sino las almas de las gentes que viven en ellos. Buena cosa es defender tu tierra, promover tu lengua y cultura o amar los símbolos patrios. Pero no olvidemos que los cristianos somos extranjeros de paso por este planeta (Hebreos 11:13). No en vano, Jesús le respondió a Poncio Pilato: “Mi Reino no es de este mundo”.

    ResponderEliminar
  15. El Papa Francisco mantuvo un encuentro con cinco jóvenes belgas (flamencos) y un diálogo con ellos. Un encuentro, que si bien era privado, fue grabado por uno de los jóvenes y en el que se pueden ver las respuestas del Papa Francisco ante las cuestiones que los cinco le iban realizando.

    Los jóvenes obtuvieron la entrevista con el Pontífice gracias a monseñor Lucas Van Looy, arzobispo de Gante y gracias también al grupo de comunicación Verse Vis de Flandes.

    Según explica Vatican Insider, los cinco jóvenes que participaron hicieron preguntas en inglés y Francisco respondió en italiano. En el vídeo se puede ver lo espontáneo del encuentro y lo bien que se encontró el Papa charlando sobre sus preocupaciones: “Los jóvenes “tienen inquietudes, y yo siento como un deber servir a estos jóvenes, porque la inquietud es como un signo. Siento que debo hacer un servicio a lo que es más precioso en este momento, que es la inquietud de los jóvenes”, les explicó.

    “Hace dos meses escuché a una persona que dijo: ¡siempre hablando sobre los pobres; este Papa es un comunista! No, esta es una bandera del Evangelio, la pobreza sin ideología: los pobres están en el centro del Evangelio de Jesús”, dijo.

    El Pontífice se relega a las personas en este mundo: “Son expulsados los niños (no queremos niños, sólo familias pequeñas), y son expulsados los ancianos: muchos de ellos mueren por una eutanasia oculta, porque la gente no los cuida. Y ahora también son expulsados los jóvenes: en Italia, por ejemplo, el desempleo de los 25 años en adelante es casi del 50 %. Hemos entrado en una cultura del deshecho, lo que no sirve a esta globalización se deshecha: los ancianos, los niños y los jóvenes”.

    Los jóvenes le preguntaron sobre el futuro de la humanidad y el Papa les contestó: “¿Dónde está Dios y dónde está el hombre? Tú, hombre del siglo XXI, ¿dónde estás? Y esto me hace pensar: ¿Dónde está Dios? Cuando el hombre se encuentra a sí mismo, busca a Dios, tal vez no logra encontrarlo, pero sigue un camino de honestidad al buscar la verdad, un camino de bondad y de belleza. El camino es largo y algunas personas no encuentran a Dios en sus vidas, pero son verdaderas y honestas consigo mismas, amantes de la belleza, y al final tienen una personalidad capaz del encuentro con Dios, y esto siempre es una gracia”.

    Con preguntas valientes, los jóvenes le preguntaron el Papa si se equivoca: “Me he equivocado y me equivoco”, respondió sonriendo. “Se dice que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces en el mismo sitio. Los errores en mi vida han sido así, grandes maestros de vida. No diría que he aprendido de todos mis errores: de algunos no, también soy testarudo. Pero he aprendido de muchos otros errores y esto me hace bien”.

    Incluso les puso un ejemplo: “Lo diré… lo escribí en un libro, está publicado. Fui nombrado superior cuando era muy joven, tenía 36 años, y cometí muchos errores con el autoritarismo. Después aprendí que hay que dialogar, ver qué están pensando los demás. Pero no he aprendido totalmente… todavía me equivoco”.

    También le preguntaron si tiene miedo de algo. “¡De mí mismo!”, respondió con otra sonrisa. “En el Evangelio, Jesús repite muchas veces: ‘¡No tengan miedo!’. Lo dice muchas veces, porque sabe que el miedo es algo normal, entre comillas: tenemos miedo de los desafíos de la vida, miendo frente a Dios. Todos tenemos miedo, todos, no hay que preocuparse por tener miedo… Tienes que tratar de aclarar la situación. Hay un miedo malo y un miedo bueno: este último es la prudencia. El malo te nubla, no te deja actuar, y de este nos tenemos que alejar”.

    La entrevista finaliza con un bellísimo testimonio de felicidad: “Soy completamente feliz. Tengo una cierta paz interior, una paz grande. Es una felicidad que viene con la edad y también con un camino. En mi vida, e incluso ahora, he tenido siempre problemas, pero esta felicidad no se va con los problemas”.

    ResponderEliminar
  16. Una vez más, la Plaza de San Pedro albergó una Audiencia Jubilar con motivo del Año Santo y en ella el Papa Francisco ofreció una catequesis sobre el "diálogo" a los cerca de 100.000 fieles que participaron.

    “El diálogo derriba los muros de las divisiones y de las incomprensiones, crea puentes de comunicación y no consiente que nadie se aísle, cerrándose en su pequeño mundo”, señaló.

    El Pontífice manifestó que “el diálogo permite a la persona conocerse y comprender las exigencias los unos de los otros”. Pero “ante todo es un signo grande de respeto porque pone a las personas en actitud de escucha y en la condición de recibir los aspectos mejores del interlocutor”.

    El Papa también explicó que el diálogo “es expresión de caridad, porque puede ayudar a buscar de nuevo y a compartir el bien común”. “Nos invita a ponernos delante al otro y verle como un don de Dios que nos interpela y nos pide ser reconocido”, añadió.

    Francisco advirtió de que “no dialogamos cuando no escuchamos suficiente o tendemos a interrumpir al otro para demostrar tener razón”. “El verdadero diálogo necesita de momentos de silencio en los que acoger el don extraordinario de la presencia de Dios en el hermano”.

    El Obispo de Roma invitó por tanto a ello porque “ayuda a las personas a humanizar las relaciones y a superar las incomprensiones”.

    Puso de ejemplo el diálogo entre las familias o entre los maestros y los alumnos, así como ente los dirigentes y los trabajadores. “De diálogo vive la Iglesia con los hombres y mujeres de cada tiempo, para comprender la necesidades que están en el corazón de cada persona y contribuir a la realización del bien común”.

    ResponderEliminar
  17. El Papa Francisco recordó a Benedicto XVI en el día de su octogésimo octavo cumpleaños. Y por el Papa emérito ofreció la misa que celebró el jueves 16 de abril, por la mañana, en la capilla de la Casa Santa Marta, invitando a los presentes a unirse a él en la oración «para que el Señor lo sostenga y le done mucha alegría y felicidad».

    En la homilía, el Pontífice hizo referencia al tema de la obediencia, un tema puesto de relieve por la liturgia del día. Y citó inmediatamente las últimas palabras del pasaje del evangelio de Juan (3, 31-36): «El que no crea al Hijo no verá la vida». Refiriéndose a la primera lectura (Hechos de los apóstoles 5, 27-33), el Pontífice recordó también el momento en que «los apóstoles dijeron a los sumos sacerdotes: hay que obedecer a Dios antes que a los hombres».

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Papa emérito Benedicto XVI ha cumplido noventa (90) años. Nació en abril de 1927. Más despistadillos por el foro.

      Eliminar
  18. «La obediencia —explicó el Papa Francisco— muchas veces nos conduce por una senda que no es la que yo pienso que debe ser: existe otra, la obediencia de Jesús que dice al Padre en el huerto de los Olivos “que se cumpla tu voluntad”». Obrando así, Jesús «obedece y nos salva a todos». Por lo tanto, debemos estar dispuestos a «obedecer, tener la valentía de cambiar de camino cuando el Señor nos lo pide». Y «por ello quien obedece tiene la vida eterna; y quien no obedece, la ira de Dios permanece en él».

    Precisamente «en este marco», afirmó el Pontífice, «podemos reflexionar sobre la primera lectura», más precisamente sobre el «diálogo entre los apóstoles y los sumos sacerdotes». Una «historia que había iniciado poco antes, en el mismo capítulo quinto de los Hechos de los apóstoles». Así pues, retomando el tema, «los apóstoles predicaban al pueblo y con frecuencia se reunían en el pórtico de Salomón. Todo el pueblo iba allí a escucharlos: hacían milagros y el número de los creyentes crecía». Pero «un pequeño grupo no se atrevía a unirse a ellos por temor, estaban lejos». Sin embargo, afirmó el Papa, «también de los sitios vecinos, de los poblados vecinos, llevaban a los enfermos a las plazas, en camillas, para que al pasar Pedro, al menos su sombra, los cubriese un poco y los curase. Y se curaban».

    Y así, continúa la narración de los Hechos, «los sacerdotes y el grupo dirigente del pueblo se enfureció»: de hecho tenían «muchos celos porque el pueblo seguía a los apóstoles, los exaltaba, los loaba». Y así dieron orden «de meterlos en la cárcel». Pero, continuó Francisco, «por la noche el ángel de Dios los libera, y no es la primera vez que hará esto». Por eso cuando «por la mañana los sacerdotes se reúnen para juzgarlos la cárcel estaba cerrada, toda cerrada y ellos no estaban». Después tienen conocimiento de que los apóstoles habían regresado allí, al pórtico de Salomón, a predicar al pueblo. Y los convocaron de nuevo a su presencia.

    El Pontífice dijo que el pasaje de los Hechos que propone hoy la liturgia cuenta lo que sucede en aquel momento: los comandantes y los sirvientes «condujeron a los apóstoles y los presentaron en el Sanedrín». Y, se lee también en la Escritura, «el sumo sacerdote los interrogó diciendo: “¿No os habíamos prohibido expresamente enseñar en ese nombre? Y habéis llenado Jerusalén con vuestra enseñanza y queréis hacernos responsables de la sangre de ese hombre».

    .

    ResponderEliminar
  19. A estas acusaciones Pedro responde: «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres». Y así «repite la historia de salvación hasta Jesús». Pero «al oír este kerigma de Pedro, esta predicación de Pedro sobre la redención realizada por Dios a través de Jesús al pueblo», los miembros del Sanedrín «se enfurecieron y querían matarlos». En realidad, «fueron incapaces de reconocer la salvación de Dios» aun siendo «doctores» que «habían estudiado la historia del pueblo, habían estudiado las profecías, habían estudiado la ley, conocían casi toda la teología de pueblo de Israel, la revelación de Dios, sabían todo: eran doctores».

    La pregunta es «¿por qué esta dureza de corazón?». Sí, afirmó el Papa, su dureza «no es dureza de mente, no es una simple testarudez». La dureza está en su corazón. Y entonces «se puede preguntar: ¿cómo es el recorrido de esta testarudez total de mente y corazón? Cómo se llega a esto, a esta cerrazón, que incluso los apóstoles tenían antes de que llegara el Espíritu Santo». Tanto que Jesús dice a los dos discípulos de Emaús: «Necios y torpes para entender las cosas de Dios».

    En el fondo, explicó el Papa Francisco, «la historia de esta testarudez, el itinerario, es cerrarse en sí mismos, no dialogar, es la falta de diálogo». Eran personas que «no sabían dialogar, no sabían dialogar con Dios porque no sabían orar y escuchar la voz del Señor; y no sabían dialogar con los demás».

    Esta cerrazón al diálogo les llevaba a interpretar «la ley para hacerla más precisa, pero estaban cerrados a los signos de Dios en la historia, estaban cerrados al pueblo: estaban cerrados, cerrados». Y «la falta de diálogo, esta cerrazón de corazón, los llevó a no obedecer a Dios».

    Por lo demás «este es el drama de estos doctores de Israel, de estos teólogos del pueblo de Dios: no sabían escuchar, no sabían dialogar». Porque, afirmó el Papa, «el diálogo se hace con Dios y con los hermanos». Y «esta furia y el deseo de hacer callar a todos los que predican, en este caso la novedad de Dios, es decir, que Jesús ha resucitado» es claramente «el signo de que no se sabe dialogar, que una persona no está abierta a la voz del Señor, a los signos que el Señor realiza en el pueblo». Por lo tanto, «no tienen razón, pero llegan» a estar furiosos y a querer matar a los Apóstoles. «Es un itinerario doloroso», insistió el Papa Francisco, también porque «estos son los mismos que pagaron a los guardias del sepulcro para hacer decir que los discípulos habían robado el cuerpo de Jesús: hacen de todo para no abrirse a la voz de Dios».

    Antes de seguir con la celebración de la Eucaristía —«que es la vida de Dios, que nos habla desde lo alto, como Jesús dice a Nicodemo»—, el Papa Francisco pidió «por los maestros, por los doctores, por los que enseñan al pueblo de Dios, para que no se cierren, para que dialoguen, y así se salven de la ira de Dios que, si no cambian de actitud, pesará sobre ellos»

    ResponderEliminar
  20. Para alcanzar la paz, necesitamos comprometernos, dejar de lado la violencia y las armas y dialogar, buscando un acuerdo”. Fue la afirmación del Papa Benedicto XVI después de participar del concierto ofrecido en su honor, en este miércoles, 11.

    ResponderEliminar
  21. En una sociedad en el que a muchos se les llena la boca reclamando todo tipo de derechos, debemos recordar que todo derecho se funda en un deber previo. Hay derecho a la vida, porque existe el deber de respetarla. Hay derecho a la educación, porque los padres tienen el deber de educar a sus hijos. Tenemos derecho a expresarnos, porque nos obliga el deber de defender la verdad. Y Tenemos derechos políticos porque existen deberes comunitarios. Esta verdad tan elemental quieren borrarla de nuestras mentes y almas, precisamente aquellos que alardean de defender todo tipo de pseudoderechos que nada tienen que ver con la naturaleza humana ni la comunidad política. Proclamar derechos sin reconocer deberes, es simple demagogia para manipular las sociedades.
    Entre los deberes más importantes del ser humano se encuentran los de reconocer lo que le debemos a Dios en cuanto nuestro Creador; e igualmente aceptar lo que debemos a nuestros padres y por extensión a nuestra Patria. En la filosofía y teología tradicionales, a estos deberes se les llamaban las virtudes de religión y piedad. Por estas dos virtudes, uno reconoce su limitación esencial pues su ser se debe a otros ya que nadie “se hace así mismo”. Sin embargo, aceptar nuestra realidad finita pero a la vez trascendente, nos descubre también nuestra dignidad y grandeza. Dios y Patria son dos realidades que nos imponen deberes, pero a la par nos garantizan derechos inalienables. Son dos realidades que no nos someten, sino que nos elevan de nuestra contingencia y nos dignifican. En la filiación con la familia, la Patria y Dios, hallan nuestras vidas su sentido y plenitud. Y esto bien lo saben quienes quieren esclavizar almas y pueblos, atacando la familia, la Patria y la Religión.

    ResponderEliminar
  22. Hace decenios, por no decir siglos, se vienen sucediendo embestidas contra estos primigenios deberes: reconocer al verdadero Dios, amar a la Patria y salvaguardar la vida y la familia. En los últimos años las inquinas y odios se han acentuado llegándonos a recordar tristes épocas de persecución religiosa, no tan lejanas en el tiempo. Desde las escuelas, los medios de comunicación, las instituciones y las legislaciones, se agreden constantemente los sentimientos religiosos más íntimos así como los principios constitutivos de nuestra identidad patria. Igualmente, asistimos impávidos a la demolición institucional de la familia. Quienes teorizan y ejecutan estas acometidas se creen dioses con el derecho de manipular hombres y sociedades a su antojo. Su proyecto no es el de forjar patrias de hombres libres, sino esclavos individualistas, apátridas y materialistas sin sentido trascendente de la existencia. ¡Qué fácil es así dominar a hombres y mujeres! … creando masas en vez de gobernar y forjar pueblos.
    Pero hay algo más grave aún que queremos denunciar públicamente. No se ataca a cualquier religión, sólo a la cristiana. En toda Europa se ha desatado –de forma organizada- una oleada de “cristianofobia”. Ello refleja el resentimiento que se está sembrando contra las propias raíces que fundamentaron nuestra civilización. Preguntémonos qué religión es atacada y sabremos cuál es la verdadera. Los que defienden sincretismos, falsos ecumenismos, agnosticismos, multiculturalismos y tantos otros “ismos”, desprecian con un odio visceral el cristianismo. Su tan presumida tolerancia se convierte en persecución implacable; su entusiasmo por otras culturas se transmuta en odio a propia y lo que representa en cuanto que resto de la civilización cristiana.

    ResponderEliminar
  23. Que la emergencia de la “cristianofobia” en España coincida con la explosión de los separatismos no es casualidad. No son corrientes de pensamiento separadas sino que convergen, pues su enemigo es el mismo: la España católica. No caigamos en el error de creer que los movimientos separatistas aman las imaginarias naciones que sus mentes delirantes han creado. El fin del separatismo es asesinar nuestra Patria; aniquilar el patrimonio histórico y espiritual que gestó la Hispanidad como encarnación de la Cristiandad. Esta es su única razón de ser, pues una vez deshecha nuestra verdadera identidad y espiritualidad, seremos entregados a la devastación de los totalitarismos materialistas, llámese capitalismo globalizado, llámese comunismo.
    Si el sentimiento patrio, aunque íntimo, es por su naturaleza público y se visibiliza en nuestras señas de identidad, igualmente pasa con la religión. La intimidad de nuestra fe, también exige su manifestación pública. Y esto lo entendieron generaciones enteras de hombres sencillos cuya única norma vital era el sentido común. De ahí que nuestras villas y ciudades, en los momentos más señalados, se llenaran de procesiones y manifestaciones públicas de la fe popular. Y lo hacían no porque se arrogaran un derecho subjetivo, porque lo entendían como un deber para con el Altísimo. Nuestra religión no es únicamente la de un Dios invisible, sino también la de un Dios encarnado y crucificado. Un Dios entregado a nosotros en el sacrificio de la cruz por nuestra salvación.

    ResponderEliminar
  24. Por ello este Santo Cristo crucificado tiene el derecho humano y divino de ser procesionado, porque nosotros tenemos el deber de anunciar públicamente que la salvación ha llegado a los pueblos. Igualmente, nadie puede eludir el deber de defender la Patria, que está siendo disgregada material y espiritualmente. He aquí nuestros dos amores: Dios y Patria, por ellos vivimos, por ellos nos ofrendamos. Y en esta plaza, corazón de la Ciudad Condal, Cap i casal de Cataluña, proclamamos nuestro derecho a expresarnos libre y públicamente y nuestro deber ineludible de defender nuestros principios hasta sus últimas consecuencias.
    ¡VIVA LA ESPAÑA UNIDA Y CRISTIANA! VISCA LA MARE DE DÉU DE MONTSERRAT!
    VISCA SANT JAUME, PATRÓ D’ESPANYA!
    ¡VIVA EL SANTO CRISTO DE LA BUENA MUERTE!

    ResponderEliminar
  25. La España católica que impuso el dictador Francisco Franco por decreto (“La religión católica, apostólica, romana sigue siendo la única de la Nación española y gozará de los derechos y de las prerrogativas que le corresponden en conformidad con la Ley Divina y el Derecho Canónico”) fue derogada oficialmente en 1978 por el artículo 16 de la Constitución: “Se garantiza la libertad religiosa y de culto. [...] Ninguna confesión tendrá carácter estatal”. En la Comisión Constitucional del Congreso los grupos parlamentarios aprobaron sin debate este principio, que llegaba pactado desde la ponencia por los siete padres de la Constitución. Los diputados solo se enredaron en el punto tercero del artículo, que, tras consagrar la libertad religiosa y la aconfesionalidad, garantizaba también que el Estado cooperaría “con la Iglesia católica” —específicamente— “y las demás confesiones”.

    El primer anteproyecto de Constitución, presentado en enero de 1978, no incluía ninguna mención a la Iglesia católica, lo que enfadó a las autoridades eclesiásticas. “Silenciar la realidad social e institucional de la Iglesia católica en una Constitución para España es una lamentable deficiencia”, avisó monseñor Elías Yanes, entonces arzobispo de Zaragoza. En mayo de ese año, un segundo texto —el que que discutió la comisión constitucional— ya corregía la deficiencia denunciada por el arzobispo e incluía la cooperación del Estado con la Iglesia.

    ResponderEliminar
  26. Una parte de la izquierda defendió en los debates parlamentarios que había que eliminar esa cita porque entendía que, en el futuro, podría obligar a los poderes públicos a dar un trato de favor a la Iglesia católica. Al tiempo que los diputados discutían ese artículo 16.3 —y el 27.3, que garantiza genéricamente “el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”—, el Gobierno negociaba con la Iglesia la revisión de los acuerdos firmados por el régimen franquista con la Santa Sede. Un mes después de que los españoles aprobarán en referéndum la Constitución, el Ejecutivo firmaba —en enero de 1979— el nuevo acuerdo, que garantizaba la financiación pública de la Iglesia en España (del IRPF se detraen más de 200 millones al año) y la enseñanza de la religión en las escuelas.

    ResponderEliminar
  27. Lo que sigue resume el debate de las Cortes en la primavera de 1978 sobre el estatus de la Iglesia católica en la Constitución.

    » Manuel Fraga (AP). “España es un país cristiano y católico. Hay que reconocer a Dios en la Constitución”. “[La Constitución] contiene, porque lo tenía que contener, una referencia al hecho indudable, histórico y sociológico de que España es un país cristiano y, dentro de eso, un país católico. Los hechos no pueden menos de tener relevancia en Derecho. [...] La España del Apóstol Santiago, del Pilar, de Montserrat o de la Virgen de los Desamparados, de la Romería del Rocío, de nuestra Semana Santa, o de nuestras viejas romerías gallegas a San Andrés de Teixido, donde, como es bien sabido, ‘O que non vai de vivo vai de morto’, configuran una manera esencial de ser del alma y del cuerpo social de España. Lo que no puede negarse es que la gran mayoría de los españoles, por encima de sus divisiones políticas o sociológicas, son y se sienten cristianos, y, dentro de esto, cristianos católicos. [...] ¿Vamos a dejar, por falta de cooperación, que ese patrimonio artístico se destruya, o bien siga siendo malbaratado por algunos clérigos que no cumplen con su deber respecto de la Iglesia o de la nación? [...] Para los cristianos, repito, mayoría de los españoles, el Hijo del Hombre es también Dios, más que Señor del Mundo su Creador y Redentor, superador de todo materialismo y símbolo de toda reconciliación, vencedor de la muerte y del odio. A Ese queremos también reconocer en la Constitución”.

    » Enrique Barón (PSOE). “Hay una confesionalidad solapada”. “El argumento que se nos da es que España semiológicamente es mayoritariamente católica. Pero es que por esa razón tendríamos que llegar a extremos tan absurdos como decir que la Constitución española tiene que reconocer que España es un país con orografía muy accidentada; o que la mayoría de los españoles somos morenos y de no muy elevada estatura. Y esto entiendo que es una burla, porque la cuestión religiosa es una cuestión que está en principio en la conciencia. [...] Ese privilegio de mención [a la Iglesia católica] nos lleva a que en esta Constitución hay una confesionalidad solapada. Y esto no lo vamos a ver en este momento sino después, en las leyes ordinarias, cuando discutamos cuestiones como la enseñanza, las cuestiones fiscales, las cuestiones matrimoniales, y ya veremos entonces cómo tendremos que discutir bastante. [...] Yo me preguntaría, a esta altura del debate, por qué los diputados de Alianza Popular y de Unión de Centro Democrático pretenden ser más papistas que el Papa, y por qué pretenden ir, en cuestiones religiosas, más allá de lo que dice la propia Iglesia católica”.

    ResponderEliminar
  28. » Santiago Carrillo (PCE). “Tenemos interés especial en no topar con la Iglesia”. “Si nosotros hemos votado el texto del dictamen no es porque estemos dispuestos a dar ningún privilegio particular a la Iglesia católica, ni porque creamos que es una forma vergonzante o solapada de afirmar la confesionalidad del Estado. Entre paréntesis, ese me parece un argumento peligroso, que puede volverse contra los demócratas y contra la izquierda el día de mañana. No hay ninguna confesionalidad solapada. Lo que hay, me parece, de una manera muy sencilla, es el reconocimiento de que en este país la Iglesia católica, por su peso tradicional, no tiene en cuanto fuerza social ningún parangón con otras confesiones igualmente respetables, y nosotros, precisamente para no resucitar la cuestión religiosa, precisamente para mantener ese tema en sus justos límites, hemos aceptado que se cite a la Iglesia católica y a otras confesiones en un plano de igualdad. Y si alguien, mañana, aquí, tratara de utilizar esa cita para arrancar privilegios injustificados para la Iglesia católica, desde luego nosotros nos opondríamos terminantemente a ello. [...] Tenemos un interés especial en no topar con la Iglesia católica y en no contribuir a mantener ningún obstáculo que pueda enfrentamos con esa fuerza que, no lo olvidemos, dio la base ideológica a la sublevación y a la cruzada y que podría dar todavía la base ideológica a una resistencia que sería peligrosísima para el avance de la democracia y del socialismo”.

    » Gabriel Cisneros (UCD). “Desconocer la singularidad católica sería una monumental hipocresía”. “Se trata de la voluntad de acomodar la norma constitucional a la topografía social a la que ha de servir, que tiene, en este caso, alguna más entidad que el relieve orográfico, señor Barón. No es esta inclusión, esta mención, una afirmación dogmática, ni tiene pretensiones ideológicas, ni pretende asegurar una primacía cualitativa ni, mucho menos, estatalizar la Iglesia católica; es un reconocimiento positivo de una realidad determinante de la vida real de la sociedad española, un reconocimiento no discriminatorio, reconciliante, que tiene o encuentra su fundamentación última justamente en la voluntad de establecer correspondencia entre la realidad del país y su régimen jurídico, para no instaurar, por vía del silencio, estridentes disonancias. Desconocer estos hechos tan manifiestos, hablar en el texto constitucional de la cooperación con las confesiones sin reconocer la singularidad, siquiera fuese cuantitativa, de la Iglesia católica en el espectro religioso del país sería una elipsis ciertamente estrepitosa, una monumental hipocresía. [...] Y este tener en cuenta y esta voluntad de cooperación no se refieren al planeta Marte o a la esfera abstracta y descarnada de una sociedad utópica y ucrónica, sino que se refieren, como parece que debe referirse esta Constitución, al aquí y al ahora de la España de 1978. La mención explícita de la Iglesia católica no puede entenderse como una vía de privilegio, como la introducción vergonzante de un confesionalismo solapado. [...] Si, por volver al ejemplo bien llamativo del patrimonio artístico, el Estado entiende que su responsabilidad acerca de la custodia del patrimonio artístico le lleva a mantener formas de cooperación con las confesiones religiosas, parece razonable aventurar que estas relaciones serán algo más intensas, algo más singulares con la Iglesia católica que, por ejemplo —y dicho sea con el mayor respeto—, con los Testigos de Jehová”.

    ResponderEliminar
  29. » Heribert Barrera (ERC) “Nadie se opondría a proteger el patrimonio artístico, pero con la enseñanza pueden surgir problemas”. “Lo que sobra no es la mención de las confesiones religiosas, sino la obligación que se impone a los poderes públicos de mantener con ellas relaciones de cooperación. Porque debilita la afirmación esencial de no confesionalidad del Estado [...] y es difícil de cumplir. [...] Nadie se opondría, por ejemplo, a cooperar para la salvaguarda del patrimonio artístico, pero si se trata de cooperar en materia de enseñanza o asistencia social pueden empezar ya a surgir problemas y los pareceres no serían tan unánimes ni mucho menos. [...] La mención específica de la Iglesia católica, por comedida que sea en sus términos, puede evocar en el país inoportunos recuerdos, y dar lugar a trasnochadas nostalgias”.

    » Rodolfo Guerra Fontana (Socialistas de Cataluña). “Se institucionaliza y se constitucionaliza a la Iglesia católica”. “Para evitar la injerencia y para evitar la apariencia, qué mejor que no nombrar, qué mejor que no señalar, qué mejor que igualar a todos dentro de ese común denominador que es la confesión religiosa. Con tal redacción última creemos nosotros, los Socialistas de Cataluña, que de hecho se institucionaliza y constitucionaliza a la Iglesia católica. La fórmula ofrecida encubre, de hecho, una confesionalidad disimulada, disfrazada y, quizá, además, de forma vergonzante; porque, si no, se debía haber planteado el problema en el lugar de honor, que era en el primero de los tres apartados del artículo, y no así, como dejándola colar, en el último apartado”.

    » Óscar Alzaga (UCD). “Queremos saldar un largo pleito histórico, sin protecciones desaforadas pero sin laicismos militantes”. “Nosotros lo que queremos es saldar, mediante una fórmula afortunada, este largo pleito histórico, sin protecciones desaforadas para la Iglesia, sin ningún tipo de confesionalidad, pero también sin laicismos militantes que en momentos difíciles puedan degenerar en persecuciones aparatosas. Si la Constitución quiere ser vigente, ha de ser expresión y sistematización de tales realidades sociales subyacentes. La Constitución no es solamente norma, sino que también ha de ser realidad; ha de recoger y mencionar retazos de esa realidad, ha de ser realidad integradora”.

    ResponderEliminar


  30. Dos elementos muy visibles de la cooperación del Estado con la Iglesia son el régimen de financiación por IRPF y el estatus de la asignatura de religión en la escuela. Ambos se han mantenido, con cambios, en estos 35 años.

    La financiación pública a la Iglesia se concretó en 1988 en una aportación estatal a través de la casilla del IRPF que marcan voluntariamente los contribuyentes católicos (aunque el dinero sale de la caja común de los Presupuestos); esa aportación era entonces del 0,5%, y se completaba con otra inyección directa. En 2008 el PSOE eliminó la aportación directa pero subió la casilla del IRPF, del 0,5% al 0,7%, de modo que la Iglesia recibió más dinero que antes.

    La asignatura de Religión ha tenido dos tratamientos, según el signo de los Gobiernos. Siempre ha sido puntuable y ha contado para repetir curso, pero con los Ejecutivos del PSOE —leyes de 1990 y de 2006— no tenía asignatura alternativa y no puntuaba para acceder a becas. El Gobierno del PP introdujo en 2002 la asignatura alternativa y estableció que ambas puntuaran para medias y becas (como había ocurrido hasta 1990), pero esa ley no se llegó a aplicar. Ahora la ley Wert ha recuperado esa fórmula.

    El Concordato ha estado vigente con Gobiernos de PSOE y de PP. Los socialistas han anunciado este año que, cuando vuelvan a gobernar, lo derogarán.

    ResponderEliminar
  31. señalaré algunas conclusiones:

    l.- La proclamación de la República en 1931 aunque no fue bien vista por la Iglesia fue aceptada con toda lealtad.

    2.- Las medidas tomadas por el Gobierno republicano-socialista en 1931 inclinaron a muchos católicos y la jerarquía a separarse progresivamente de la República.

    3.- La revolución de Octubre de 1934, en pleno gobierno de centro-derecha, desató ya bastantes brutalidades y asesinatos contra la Iglesia, sus bienes y sus personas.

    4.- Tras ganar las elecciones el Frente Popular en 1936, la persecución sistemática contra la Iglesia fue, salvo en la Euskadi controlada por el Gobrierno vasco, de una ferocidad nunca conocida en la Historia de Europa. Mientras, en la zona franquísta, todo eran facilidades y ventajas.

    5.- Por todo ello nada tiene de extraño que la jerarquía católica se posicionara favorablemente al alzamiento franquista y emitiera para conocimiento público el texto que acabamos de comentar. Sin embargo, señaláramos, para finalizar que, con ello, en nada ayudó la misma Iglesia a solucionar pacíficamente el conflicto.

    ResponderEliminar
  32. Suelen los obispos católicos ayudarse mutuamente en días de tribulación, en cumplimiento de la ley de caridad y de fraternidad que une en un cuerpo místico a cuantos comulgamos en el pensamiento y amor de Jesucristo. Órgano natural de este intercambio espiritual son los obispos, a quienes puso el Espíritu Santo para regir la Iglesia de Dios. España, que pasa una de las más grandes tribulaciones de su historia, ha recibido múltiples manifestaciones de afecto y condolencia del Episcopado católico extranjero, ya en mensajes colectivos, ya de muchos obispos en particular. Y el Episcopado español, tan terriblemente probado en sus miembros, en sus sacerdotes y en sus Iglesias, quiere hoy corresponder con este Documento colectivo a la gran caridad que se nos ha manifestado desde todos los puntos de la Tierra.

    Nuestro país sufre un trastorno profundo: no es sólo una guerra civil cruentísima la que nos llena de tribulación; es una conmoción tremenda la que sacude los mismos cimientos de la vida social y ha puesto en peligro hasta nuestra existencia como nación. Vosotros lo habéis comprendido, Venerables Hermanos, y vuestras palabras y vuestro corazón se nos han abierto, diremos con el Apóstol, dejándonos ver las entrañas de vuestra caridad para con nuestra patria querida. Que Dios os lo premie.

    Pero con vuestra gratitud, Venerables Hermanos, debemos manifestaros nuestro dolor por el desconocimiento de la verdad de lo que en España ocurre. Es un hecho, que nos consta por documentación copiosa, que el pensamiento de un gran sector de opinión extranjera está disociado de la realidad de los hechos ocurridos en nuestro país. Causas de este extravío podrían ser el espíritu anticristiano, que ha visto en la contienda de España una partida decisiva en pro o contra de la religión de Jesucristo y la civilización cristiana; la corriente opuesta de doctrinas políticas que aspiran a la hegemonía del mundo; la labor tendenciosa de fuerzas internacionales ocultas; la antipatria, que se ha valido de españoles ilusos que, amparándose en el nombre de católicos, han causado enorme daño a la verdadera España. Y lo que más nos duele es que una buena parte de la Prensa católica extranjera haya contribuido a esta desviación mental, que podría ser funesta para los sacratísimos intereses que se ventilan en nuestra patria.

    ResponderEliminar
  33. Ello obliga al Episcopado español a dirigirse colectivamente a los Hermanos de todo el mundo, con el único propósito de que resplandezca la verdad, oscurecida por ligereza o por malicia, y nos ayude a difundirla. Se trata de un punto gravísimo en que se conjugan no los intereses políticos de una nación, sino los mismos fundamentos providenciales de la vida social: la religión, la justicia, la autoridad y la libertad de los ciudadanos.

    Cumplimos con ello, junto con nuestro oficio pastoral -que importa ante todo el magisterio de la verdad-, con un triple deber de religión, de patriotismo y de humanidad. De religión, porque testigos de las grandes prevaricaciones y heroísmos que han tenido escena en nuestro país, podemos ofrecer al mundo lecciones y ejemplos que caen dentro de nuestro ministerio episcopal y que habrán de ser provechosos a todo el mundo; de patriotismo, porque el Obispo es el primer obligado a defender el buen nombre de su patria,” terra patrum”, por cuanto fueron nuestros venerables predecesores los que formaron la nuestra, tan cristiana como es, engendrando a sus hijos para Jesucristo por la predicación del Evangelio; de humanidad, porque ya que Dios ha permitido que fuese nuestro país el lugar de experi­mentación de ideas y procedimientos que aspiran a conquistar el mundo, quisiéramos que el daño se redujese al ámbito de nuestra patria y se salvaran de la ruina las demás naciones.

    ResponderEliminar
  34. Se han cumplido 80 años del más famoso documento del Episcopado español: la Carta Colectiva apoyando la rebelión militar, tras un año de guerra. Datada el 1 de julio de 1937, no se hizo pública hasta el 10 de agosto. El resultado de la guerra parecía entonces indeciso, y todos sabían que se decidiría en las cancillerías internacionales, porque ambos contendientes dependían de los suministros extranjeros. Por eso contrariaba a Franco, que se presentaba como un defensor de la Iglesia, que un sector del catolicismo europeo más avanzado, aunque condenaba la atroz persecución religiosa de la zona republicana, denunciara también la represión en la nacional y rechazara el título de “Cruzada” que se arrogaban los rebeldes.

    Franco pidió al cardenal primado de España durante la Guerra Civil, Isidro Gomá, el 10 de mayo de 1937, que, ya que todos los obispos estaban de su parte, publicaran “un escrito que, dirigido al episcopado de todo el mundo, con ruego de que procure su reproducción en la prensa católica, pueda poner la verdad en su punto”. Gomá era contrario a los documentos colectivos, por el fracaso del que había hecho firmar a los obispos de Vitoria y Pamplona condenando a los católicos vascos por luchar al lado de los comunistas, pero esta vez puso inmediatamente manos a la obra. Comunicó la petición de Franco al cardenal Pacelli, Secretario de Estado del Vaticano, y a todos los obispos españoles. Éstos se adhirieron con entusiasmo al proyecto. Solo el catalán Francesc Vidal y Barraquer y el vasco Mateo Múgica, se negaron a firmar.

    ResponderEliminar
  35. Gomá se moderó muchísimo en la redacción del documento, con la esperanza de que Pío XI se lo aprobara. La carta no dice que la guerra sea una Cruzada, antes bien afirma que no fue convocada por la Iglesia. Con razón denunciaba la persecución religiosa en la zona republicana, pero negaba la que se daba en la llamada “zona nacional”. Pacelli respondía a Gomá acerca de otras cosas, pero no le decía nada de la carta colectiva. Gomá, sin dejar de trabajar en la carta, se queja a sus íntimos del silencio del Vaticano y hasta dice temer que no le contestarán. Cree que el Vaticano, influido por eclesiásticos vascos y catalanes, no entiende el caso de España.

    En el Archivo de la Secretaría de Estado, recientemente abierto a los investigadores, he encontrado una carta, hasta ahora inédita, de fecha 31 de julio de 1937, de Pacelli a Gomá sugiriéndole que no publique el documento porque para ello “sería deseable la unanimidad del episcopado”, y faltan Vidal y Barraquer y Múgica. Pero esta carta no llegó a ser enviada, aunque quedó archivada en Secretaría de Estado con la añadidura en lápiz y a mano, dentro de un círculo, de la palabra “sospeso” (“suspendido”). Si no se llegó a cursar esta carta de Pacelli fue seguramente porque se supo que la carta colectiva ya había sido enviada a los obispos de todo el mundo, aunque no se había hecho pública aun para que antes llegara a sus destinatarios. Además, para Franco, que había pedido el documento y lo estaba haciendo traducir a varias lenguas, prohibirlo hubiera sido un casus belli de imprevisibles consecuencias. Pero aún no enviada, aquella carta de Pacelli a Gomá demuestra que el documento colectivo desagradaba al Vaticano.

    ResponderEliminar
  36. La Santa Sede tardó nueve meses en acusar recibo de la carta colectiva, y lo hizo en una forma que enfureció al gobierno de Burgos. El episcopado mundial se conmovió por la descripción de la persecución religiosa, y empezaron a llegar sentidas respuestas de los episcopados. Entonces la oficina de propaganda religiosa de Burgos (hay que recordar que la carta colectiva no era una instrucción pastoral destinada a los fieles españoles, sino una maniobra de propaganda internacional) recopiló en un volumen las respuestas de los episcopados, y para ese libro querían un prólogo del Papa.

    Vista la gran resonancia de la carta colectiva, algo tenía que hacer el Vaticano. El Papa no escribió el prólogo solicitado, pero Pacelli envió el 8 de marzo de 1938 a Gomá una carta en la que elogiaba el documento español “por los nobles sentimientos en que está inspirado, así como el alto sentido de justicia de esos Excmos. Obispos en condenar absolutamente el mal, de cualquier parte que éste venga”.

    Se publicó el libro con la carta de Pacelli como prólogo, pero suprimiendo las palabras “de cualquier parte que éste venga”. La Santa Sede respondió diciendo que su carta no se había publicado íntegra y la dio a conocer entera. Más tarde, el 2 de noviembre de 1938, el embajador ante la Santa Sede, José de Yanguas Messía, presentó a Pacelli una lista de once capítulos de queja (una demostración de que las relaciones entre Franco y el Vaticano no eran tan idílicas como se quería aparentar). El quinto era, justamente, la “carta-prólogo”. En vez de presentar excusas por haber manipulado un documento del Vaticano, protestaban porque no decía lo que querían que hubiera dicho.

    ResponderEliminar
  37. Del Vaticano, 31 de Julio de 1937

    de Pacelli a Gomá

    Esta es la traducción de la carta en italiano que Pacelli escribió al cardenal Gomá, pero que nunca se envió:

    Emo. y Rdmo. Señor Mío Respetabilísimo,

    Me ha llegado regularmente la venerada carta del 5 del corriente mes N.101, con la que Su Eminencia Revma., como continuación de Sus venerados escritos NN.88 y 92, respectivamente del 8 y el 2 de Junio pasados, amablemente me remitía un ejemplar de las pruebas de imprenta de la Carta Colectiva de ese Excmo. Episcopado a los Obispos de todo el mundo sobre la cuestión española.

    Con el más vivo interés he visto la citada Carta Colectiva apreciando los nobles sentimientos que la han inspirado. Sin embargo, tratándose de una cosa muy delicada que se refiere a todos los Excmos. Obispos de España, esta Secretaría de Estado sería del parecer de que para la publicación de un documento de tanta importancia, como es la mencionada carta, sería deseable la unanimidad de ese Excmo. Episcopado.

    Ya que el Excmo. Señor Vidal y Barraquer, como Usted hace notar en su citada carta N. 88, no estima conveniente la publicación de dicho documento, y por otra parte S. E. Mons. Mugica y tal vez otros Obispos españoles no piensan firmarlo, la misma Secretaría remite a la conocida prudencia de Su Eminencia que vea si no sería del caso suspender por ahora su publicación.

    Aprovecho gustosamente la ocasión pera expresarle los sentimientos de la más profunda veneración con la que besándole humildísimamente las manos me profeso.

    De Su Eminencia Rdma.

    Humildísimo Devotísimo Servidor verdadero.

    ResponderEliminar
  38. En la mente de muchos soys unos miserables traidores a la Iglesia. Y al Evangelio. Como don Serapio, vuestras manos manchadas de odio (ojalá que no se llegue a la sangre como en el 36), lo haceis hecho por la Patria. No importa que la víctima sea la Iglesia. Pero mereceis ser respetados aunque no seais de los nuestros.

    ResponderEliminar
  39. Como un Gomá redivivo, el arzobispo Sanz, el idem del Rio, Novell, han venido alentando (con el mismo aliento azufrado) la adhesión a unos mantras mendaces pero incendiarios y llenos de odio, como hemos visto. Lógicamente, Rajoy los recibía y Soraya los visitaba.

    ResponderEliminar
  40. Cataluña en el alma



    José Utrera Molina



    El hombre está compuesto de esperanzas y de recuerdos. Algunos de estos últimos configuran toda una vida. De ellos arranca una borrachera del corazón, un episodio inolvidable que resuena en nuestras almas. A partir de ellos se configura toda una vida y se fortalece una gran ilusión. Del dolor arrancan siempre las mayores cuestiones, los más inolvidables episodios. Todo aquello que dio a nuestros músculos tensión, a nuestra mente el clamor alborotado, a las decisiones de nuestra voluntad, fortaleza y valor.

    Han pasado muchos años. Yo apenas contaba con la inexperiencia de los diez abriles pero la inolvidable imagen de mi abuelo vencido ante un aparato Telefunken que trasmitía las noticias sobre la quiebra de la unidad española abanderada por Luis Companys, ha dejado en mí una huella tan definitiva y profunda que puedo afirmar que de ahí arranca el sentido último de mi patriotismo, siempre basado en la unidad de las tierras de España.

    Son pues las lágrimas de mi abuelo las que acaso fecunden mi tremendo dolor actual. He llevado siempre a Cataluña en el corazón. Sus modos ejemplares de convivencia, la finura de sus caracteres y su ambición llevada a todas las partes del mundo con el sello de su irreversible personalidad, no pueden ser una anécdota vana. Pero ahora, cuando el griterío demagógico de una parte de los catalanes se empeña en trocear la unidad española, quiero alzar mi voz, tal vez poco resonante pero dramáticamente sincera, en defensa de la irreversible españolidad de Cataluña.

    ResponderEliminar
  41. A todos nos corresponde la defensa de España y no puede tolerarse ya ningún avance más en esta ofensiva secesionista llena de zafiedad y nacida de la mentira que no tiene otro propósito que romper una hermandad con muchos siglos de historia y que ahora aparece falseada en artículos y en lecciones que han aprendido para el mal varias generaciones catalanas. Hay ocasiones de nuestra historia en las que el silencio no es solo culpable, sino alevoso y criminal. Lo que estamos viviendo en estos días es un episodio trascendente que tiene estas señales malditas. Las profundas raíces históricas de la españolidad de Cataluña llevan más de 30 años siendo borradas y manipuladas con notable impunidad por un nacionalismo tan mezquino como astuto que ha contado con el beneplácito silente e irresponsable de los partidos mayoritarios como precio intolerable de su apoyo parlamentario. Yo denuncio esta intolerable actitud de quienes no quisieron atisbar las consecuencias de su dejación y recuerdo las lágrimas de mi abuelo, que se enjugan con las mías de ahora, con la voluntad y atrevimiento de ofrecer mi propia vida si la ocasión lo permite, para defender la españolidad de Cataluña.

    He tenido entre mis colaboradores a catalanes excepcionales. He convivido con ellos y he aprendido la lección de su sobriedad y la pureza de sus empeños. Casi todos han muerto ya, pero acaso Dios ha querido que yo esté vivo todavía para denunciar esta monstruosa intención secesionista y para llamar a las cosas por su nombre y a los políticos tibios y amedrantados como verdaderos traidores que la historia habrá de juzgar algún día. Ha llegado la hora de que el gobierno escuche, por fin, el clamor de quienes lo consideran todo perdido y se sienten abandonados a su suerte en esa parte entrañable de España y demuestre firmeza sin complejos en el cumplimiento de la ley.

    Sé que mis palabras apenas nada significan, que mi emoción está amordazada, que mi decisión de combatir está lastrada, pero declaro firmemente que no quisiera morir sin haber presenciado la resurrección de España. Considero que no vale la pena vivir viendo nuestra patria derrotada y agonizante. Hoy más que nunca, el silencio ante esta cuestión vital es culpable. Pidamos a Dios que la historia no nos condene por cobardía ni nos castiguen por indiferentes, en lo alto de los valles, en la profundidad de nuestras llanuras, en la longitud de nuestras playas, en los pueblos en que viven, tal vez olvidados, los catalanes que sienten a España en su corazón, a los que quiero hacer llegar esta proclama: Nadie tiene derecho a romper lo que los siglos han amasado con gloria, dolor y lágrimas.

    ResponderEliminar
  42. Cuando por ley de vida, España se incorporó a todos los efectos y con todas sus consecuencias a la democracia parlamentaria y entró una vez más, como hubiera dicho Fernando VII, por "la senda constitucional", no había que ser zahorí para ver que volvíamos a las andadas y, lo que era peor, que La Nicolasa, o sea, la Constitución del 78, tenía vicios ocultos que le iban a salir muy caros a la nación española. El tortuoso trazado de esa senda a lo largo de cuatro decenios ha estado incluso a punto de hacerme vulnerable a esa pedagogía política que nos exige avergonzarnos de nuestra historia; mi rechazo se reduce a la de los últimos cuarenta años de "volver a empezar" - título significativo de cierta película -, de volver a las andadas. Otra película de esa nueva época fue la titulada algo así como Mujeres al borde del ataque de nervios. Estaba yo en Ginebra cuando se estrenó y fui a verla, un poco por patriotismo y otro poco porque ya me la habían ponderado en España. Salí de la sala avergonzado de que esa fuera la imagen que la gente tuviera de España. También en Ginebra, en un almuerzo en el Consulado General se me ocurrió terciar en una conversación de señoritos satisfechos de la democracia para decir que la España de Felipe González estaba mejor vista en Europa que la España de Felipe II. Hubo quien me pidió explicaciones y yo las di del modo más diplomático posible, pero todas las explicaciones habrían sobrado si en lugar de "la España de Felipe González" hubiera dicho "la España de Almodóvar". Y ya que miento a González, diré, y no es la primera vez, que de todos los Presidentes el único que alguna vez demostró su patriotismo, o lo intentó por lo menos, fue él cuando, al iniciar su primer mandato, habló de su propósito de "devolvernos el orgullo de ser españoles", cosa que el director de El País no tardó en afearle.

    ResponderEliminar
  43. En el año de 1989, siendo Ministro de Cultura Jorge Semprún, viajaron a Ginebra los cuadros del Prado en mejores condiciones de lo que lo hicieron medio siglo antes, en 1939. Se trataba de conmemorar el cincuentenario de la evacuación de las obras por el derrotado Gobierno rojo y su recuperación por el triunfante Gobierno nacional, que montó una exposición cuyos comisarios fueron el pintor Sotomayor, uno de los mejores retratistas del Generalísimo, y Muguruza, el arquitecto del Valle de los Caídos. Esta exposición de 1989 era reproducción exacta de la de 1939 hasta el punto de que había una "Sala imperial" o "Sala del Imperio" -no recuerdo bien - en la que junto a los tapices de La conquista de Túnez por Carlos V, aparecían los retratos de los principales reyes de la Casa de Austria. Fue una suerte que en aquel año de 1989 hubiera en España un Gobierno socialista y en él uno de los escasos ministros de Cultura a la altura de su cargo, porque no estoy muy seguro de que aquella conmemoración con total respeto de la historia real hubiera sido posible con un Gobierno de la acomplejada derecha vergonzante...o del socialismo rencoroso que lo derribó.
    Dado que, según Jünger, lo que caracteriza a España es su capacidad de reacción, descubro en este agorero fin de verano de 2017 un libro titulado Imperiofobia y Leyenda Negra. Su autora, Elena Roca Barea, es profesora de Instituto en Alhaurín de la Torre. Lo que más llama la atención es la originalidad y la valentía del enfoque con el que estudia y rebate, con destreza polémica y amena prosa, siglos de propaganda panfletaria sobre los cuatro grandes Imperios de Occidente, a saber, el romano, el español, el norteamericano y el ruso. Mucho es lo que se ha progresado en el buen sentido como para que el libro de María Elvira no sea ahora una piedra de escándalo, sino la piedra angular de una reacción saludable. En su estudio comparado de los cuatro imperios desarrolla una filosofía de la historia y maneja las ideas más sólidas de nuestro tiempo. Y una de ellas tal vez sea la de que en las motivaciones de la imperiofobia y la leyenda negra no hay más remedio que pensar en la "envidia mimética" de René Girard. Se lamenta Elena Roca de que los prejuicios y las calumnias contra la España en la que no se ponía el sol se sigan aplicando a la España encerrada en la corraleta de los PIGS. Y es que en esa Europa de siempre la "envidia mimética" ha dado paso al "desprecio mimético".

    ResponderEliminar
  44. Augusto Ferrer-Dalmau

    Blog Generaldavila.com

    Nací hace 53 años en Barcelona, en el seno de una familia tradicional catalana. En el transcurso de mi vida he sido testigo, junto a millones de catalanes, de cómo se creaba día a día una historia “contrafactual”, un relato histórico construido contra la realidad de los hechos, tergiversando y modificando los acontecimientos pasados o, simplemente, inventándolos. Todo ello con el objeto de construir en las mentes y en las voluntades de los ciudadanos, sobre todo de las nuevas generaciones de catalanes, un nuevo referente nacional e identitario contrapuesto, innecesariamente, al resto de los ciudadanos de nuestro país, al sentir de solidaridad del conjunto de los españoles: una Cataluña sorprendente y antinaturalmente no española.

    Nada más lejos de la verdad y de la identidad real de Cataluña, una tierra profundamente hispana desde mucho antes de su propia configuración cultural, territorial y política cuando, precisamente, era conocida en la Alta Edad Media como “Marca de España” o “Marca Hispánica”.

    Nada más lejos de la verdad y de la identidad real de los catalanes. Somos un pueblo comprometido desde siempre con el ideal de la unidad que articuló la Corona de Aragón y que impulsó la unión con Castilla y los demás pueblos de España para construir nuestra Nación común. Un pueblo que, durante los siglos que se sucedieron, vivió los mismos avatares que el resto de nuestros compatriotas: el auge y las crisis del siglo XVII; la Ilustración y la racionalización del XVIII; la gran Guerra Hispano-Francesa de 1808-1814; las guerras civiles carlistas que desgarraron toda nuestra geografía; la extraversión española en el norte de África; el desgarro de Cuba; la última gran contienda fratricida de mediados de los años 30 del siglo XX… y, por último, las cuatro décadas de mayor desarrollo y progreso material, social y democrático vividas por toda España desde la reinstauración en 1975 de la Monarquía como régimen parlamentario.

    Pero, coetáneamente al proceso de creación e invención de una nueva identidad colectivo-nacional catalana por parte de las autoridades nacionalistas de mi tierra, se ha venido produciendo un hecho paralelo y lamentable en el conjunto de nuestro país: la misma desnacionalización de la propia España. El desconocimiento de su historia, la interiorización de complejos falsos y absurdos, el ensalzamiento de la diferencia en vez del de los valores de concordia y unidad…, todo ello favorecido o impulsado por una innegable fragmentación política, educativa y cultural que, inconscientemente, nos ha traído hasta la crítica situación actual.

    Así que, efectivamente, percibo que los decenios de mayor progreso económico y social de nuestro país son también, triste y paradójicamente, los de la aceleración de la descomposición de España a la que asistimos atónitos. Y en este sentido, la situación de Cataluña es, finalmente, un mero correlato de la situación general de España, lo cual, irónicamente, confirma una vez más la profunda españolidad de Cataluña.

    ResponderEliminar
  45. 1- Esta mañana olía a napalm, olía a victoria. Curiosamente, a media tarde, el tufo se ha disipado notoriamente. Si la cosa se confirma -que puede que no-, igual hoy debería ser festivo cada año, pues ha sido uno de lo pocos días de la historia peninsular en el que se ha evitado una carnicería, si exceptuamos una vez que en mi pueblo, hace años, Sanidad clausuró con mascarilla Carnicería Hermanos Puigdecabanes. Hola. Bienvenidos a Procesando la Cosa. La Cosa le hubiera gustado a Kurt Vonnegut, ahora que lo pienso.
    2-Hoy, en Cat, se ha conmemorado la festividad de San Mepiro. La Caixa se pira, Gas Natural se pira, Freixenet dice que si hay indepe se piraría... El Gobierno ha animado la dinámica anunciado que haría cambios legislativos para asegurar el Catexit rapidito de cuantas más empresas mejor. Es decir, ha exhibido un 0'001 de sus posibilidades, lo que sumado al 0'0002 exhibido con anterioridad -Código Penal, utilización del TC como quién toca una campana, violencia, excepcionalidad policial y jurídica, exhibición del primo de Zumosol de la Comisión Europea, y de un Jefe de Estado en modo salid-del-Palacio-de-la-Moneda-o-sus-crujo, diría que ha hecho cierta mella en los tibios. Es decir, en la mayoría de JxS.
    3- Me dice un lector, por otra parte -que puede ser la misma: el patrimoni-, que ayer en Vinarós -frontera cat con el País Valencià; en caso de indepe, sería uno de los puntos donde irían los cats a comprar porno-, estaba repleta de patriotas y agnósticos de los dos bandos para abrir cuentas de ahorro fuera de la proto-República. Lo mismo ha sucedido, me dicen, en todas las zonas limítrofes del continente cat. En BCN, me dicen, si ibas a La Caixa a clausurar tu cuenta, te ofrecían otra, domiciliada en Mad. Y un juego de sartenes, espero. Importante para intuir lo que pasa: antes de ayer, el presi del Banc de Sabadell telefoneó a un político cat para explicarle que la semana que vienen se piraban. Al final, se fueron ayer. Hay prisa. Supongo que más que seguir al miedo, siguen algún consejo gubernamental.

    ResponderEliminar
  46. 4-Se están pirando empresas. Un bufete informa que, en un solo día, tramitó el Catexit de una veintena. Se dice rápido.
    5- ¿Se intuye un yuyu económico? No. O no necesariamente. Hay terror histérico del pequeño ahorrador -no sé quién es ese tipo, pero nunca me ha gustado; es como el chivato de clase; no quiere que nadie la líe cuando sale el profe-, de que en caso de DUI efectiva y, por tanto, de ausencia de marco legal bancario ad-hoc, desaparecerían los fondos de garantía de las cuentas. Me parece, al menos hoy, que eso es un miedo exagerado. Y, tal vez, en cierta medida provocado.
    6- En todo caso, como todos ustedes saben, el capital no tiene patria. El IBEX -una joya sin paralelo en el mundo, salvo en Corea del Sur, que cualquier día va y se llama Samsung DF- diría que, y a la espera de lo que me contestara Rubén Juste, no es patriota. Es peor incluso. Es, glups, feudal. El capitalismo financiero -un psicópata; no dudaría en actuar a fondo en caso de riesgo para el sistema; el sistema bancario, no necesariamente el del 78, quiero decir-, a través del FMI, hoy se ha descolgado pidiendo al Estado que espabile con lo de Cat, que prolongar la espera es un riesgo de inversión. Lo que, se mire por donde se mire, es una salvajada.
    7- Por lo demás, parece que se ha prolongado la espera. Con lo que ayer hizo el PSC. Pidió amparo al TC, pero no pidió la suspensión del pleno del lunes -lo que hubiera sido yuyu; hubiera supuesto, otra vez penalización de la política-, sino su desactivación. Un matiz ocurrente. Y político. Me dicen que hicieron lo mismo cuando el pleno en el que se votaron la Llei de Referèndum y la de Transitorietat. Pero que en aquel momento el TC no pilló el chiste. Ayer, algún crack lo pilló. Lo que habla un poco de la rapidez de los cracks del TC, otra institución que sale tocada -o, peor, manoseada- de esta crisis. La sensación es que con el carnet de ciclomotor y la adhesión inquebrantable al Régimen, te dan el del TC, un tribunal que, tras su reforma, tiene aspecto de tribunal de guardia cutre. Cat, en fin, ha sido el fin del TC.
    8- Lo del PSC ha supuesto ampliar la espera. Detener la presumible explosión de violencia del Estado para el lunes. Lo que ha supuesto, a su vez, un cambio de velocidad en la Cosa, que estaba acelerada e hiperventilada.

    ResponderEliminar
  47. 9-Es difícil analizar las decisiones de la Cosa, como lo era también durante el Procés. La razón: está dirigida por un comité oscuro, en el que hay cargos electos -Puigde, Junque, Rovira, Turull; ninguno está propuesto al Nobel de Química-, la cosa peronista -Sánchez/ANC, Cuixart/Òmnium-, y personas sin cargo electo y, hasta cierto, punto sorprendentes -Vendrell, Madí, Soler; quizás, puedo equivocarme, harían un papel discreto en Pasapalabra-. Aún así, aún a pesar de la opacidad y la rareza de este liderazgo y este sistema de toma de decisiones no sometido a control, transparencia y democracia, diría que se respira cierto raje.
    10-Sobre el Raje. Les presento a Santi Vila, Conseller y un politico flotador. Siempre flota, vamos, lo que es un ejercicio constante de cambio de opinión, según la modalidad de la marea que le empuja-. En los glory days del Procés declaró que el Procés era un invento para la cohesión social en un momento de recortes, en los glory days de la Cosa declaró que hala, palante. Hoy publica en Ara un artículo pidiendo un alto el fuego entre los dos Gobiernos, en el que dibuja que la Cosa ha sido un éxito, teniendo en cuenta que obedece al 40% de la sociedad, por lo que habría que ir pensando en pasar de la DUI, algo que requiere mucho más del 40%. Recuerda también que la Cosa tiene mucha fuerza social y pacífica, y el Estado mucha fuerza coercitiva, lo que aboca a un "empate técnico", lo llama, glups, él.
    11- Más sobre el punto 10. Puigdemont ha solicitado su comparecencia en un pleno para el martes. En un pleno Cat, puede pasar de todo. Menos, diría, sexo. Es decir, se pueden levantar dos de dos grupos y cambiar el orden del día. Pero parece ser en el orden del día no se evaluará la cosa referéndum. Y no aparecerá la cosa DUI. El hecho de que la Cosa no aparezca en el orden del día, y el hecho de renunciar a un pleno el lunes, es un indicio de que asume el TC. Es decir, está rebajado la tensión.

    ResponderEliminar
  48. 12- Todo el mundo da por hecho que, no obstante, se hará una DUI, ese u otro día. La opción, parece ser, sería una DUI Procesista. Una DUI parecida a una DUI, en la que se haría ver que se hace una DUI. Por lo visto, se daría un margen a la efectividad de la DUI de varios meses. En los que -si el Gobierno, el Jefe del Estado y el TC entienden el chiste, no se suben a la parra, y no llaman a la caballería- se podría negociar. Un respiro, en el caso de que el Gobierno cambie de opinión 180 grados, y deje de creer que Dialogar es una palabra griega, que Sócrates era homosexual, y que todos los griegos son homosexuales. Y tal, me temo.
    13- Y aquí, clases prácticas de soberanía. A) no existe en Europa. Se la dimos todos, sin pasar por la casilla de salida, a la UE. La Consti del 78, por cierto, estaba provista de serie del regalo de la soberanía. Es una Consti con muy poco control parlamentario -como se vio- para los tratados internacionales, y con ninguno para los comerciales -lo que será una juerga cuando se vaya Trump y vuelva lo del TTIP; se irá, ¿no?, ¿no?, ¿no?-. No obstante, ahí van una diferencias entre una DUI de verdad y una DUI fake. La de verdad se declara, no se vota. Al emitirla, la autoridad emisora accede al control del territorio y de la población. Lo implementa. Si alguien se resiste, se le da para el pelo, como está haciendo el Estado con Cat en estos días. Un Estado, en fin, y como su nombre indica, no es una ONG. Mata. El Estado, en fin, aporrea abuelas, asusta al pequeño ahorrador, te salta el patrimoni, o emite las agresiones verbales del rey el otro día. Una DUI fake se vota, no implica ningún control sobre la población y el territorio -vamos, que un banco no tiene por qué pirarse-, y puede agregar alguna gracia concreta, como decir que avisas que algún día, en unos meses, tendrás control sobre etc. Recuerden estas diferencias el día en el que se proclame la DUI. Y hablamos.
    14- A lo largo del día se han producido rayos de sol no esperados. Trapero, el Major de los mossos, Sánchez/ANC y Cuixart/Òmium, han salido por su propio pie de la Audiencia Nacional. El fiscal -como la Legión, van más allá del deber-, ha advertido que, a la luz de nuevos informes policiales, tendrán que volver a declarar, y que no está claro que esa noche duerman en casa.

    ResponderEliminar
  49. 15-De pronto, al final de la tarde, todo, zas, ha cambiado. El Gobierno ha comunicado que lamenta las actuaciones policiales del 1-O. Todo un ejercicio político, sabiendo que no las lamenta, sino que fueron un instrumento de comunicación gubernamental. Y Mas -es decir, uno de los pollos que cortan el bacalao en la sombra-, anuncia, en el Finantial Times, que sería un tanto precario declarar la indepe, pues no garantizaría el dominio del territorio y la población. "Faltan estructuras de Estado". Mas, posteriormente matizó el titular del FT -que potenciaba el componente raje-, pero no el contenido de la entrevista. La creación non-stop de estructuras de Estado -no se creó ni una-, era, por cierto, el llenapistas y el gran qué del Procés. Vamos, que si finalmente se rajan y vuelen a la casilla estructuras de Estado/Procés, es decir, al tema territorial de toda la vida, es como para dejar de escribir de la Cosa y poner el emoticono de carita llorando de risa, carita llorando de risa, carita llorando de risa, carita llorando de risa.
    16-¿El gesto del Gobierno pidiendo disculpas por su brutalidad, es el gesto que esperaba la Gene/el comité oculto para poder retirarse con honor?, ¿Una DUI trucha será suficiente para que el Gobierno no haga lo de Dresde -de ahí el Dresding del título; sí, es un juego de palabras mangui, pero es viernesZzz-? ¿Es posible que un sistema propagandístico, que simplemente quería ganar elecciones y que, en ese trance, ha convencido al 40% de la sociedad de que son la mayoría democrática, pueda frenar y dar marcha atrás? ¿Es posible que el Gobierno entienda que el 40% indepe, y el 80% pro-referéndum es, en una sociedad, un problema político que requiere diálogo y cambios efectivos? ¿Habrá el célebre pacto hispánico en las alturas, que se pelará, como es tradición, un 40% y un 80% de la sociedad? ¿Habrá un desborde, iniciado por del 40%, intentando dominar población y territorio, ocupando aeropuertos y zonas gubernamentales? ¿Qué haría la CUP? El peronismo disciplinado, ¿seguiría disciplinado, o se haría Montonero?

    ResponderEliminar
  50. 17- Frente a estas impresiones de pacto, ahí va una sensación de todo lo contrario. El Gobierno decidió reprimir esto, en primer lugar, judicialmente. Cuando un juzgado empieza, no puede parar. Un elenco de líderes y de machacas están expuestos a penas notorias, que irán cayendo. Si han de pasar 20 años en la trena, por el mismo precio y por el de-perdidos-al-río-System, ¿no pueden apostar por una DUI efectiva, que no sería implementada, pero que les aportaría honor y pureza? Porque, llegados a este puto, ya se trata sólo de eso, quizás.
    18- Todo esto lo iré explicando en breve. Y, espero, no hacerlo mañana, sabadete. Mi intención, si no hay ni sangre ni río, y si el TC o el Ejército de Tierra no se ponen estajovenistas, es sondarme esta noche y dormir como un poseso 24h sur 24h. Igual, sabes qué, ni me sondoZzzzz. Nos vemos el domingo, espero, en la mani -me temo- facha de BCN, que se prevee histórica. Sólo hay una cosa más peligrosa que un mono con una pistola, y es un mono con una bandera. Tenemos toneladas de banderas de todos los tipos. La crisis cat está salvando, en fin, al textil chino, por lo que se merece una plaza en Pekín.
    19- Espero que, snif, no sea la de Tiananmen.

    ResponderEliminar


  51. Entiendo perfectamente a los catalanes que se sienten españoles en uno de los momentos más cruciales de la Historia de España. Entiendo perfectamente a los catalanes que sufren el quebranto de todas las reglas del juego por parte de quienes tienen la responsabilidad de representarles, que viven el incumplimiento sistemático de la legislación y de la Constitución porque no es sólo una cuestión de Cataluña, es de todos los españoles.

    Entiendo a los catalanes que, pese a que sepan que existen herramientas jurídicas para resolver esta situación, son conscientes de que es mucho más preocupante la fractura social y de las propias familias, donde incluso se ha decidido que se puede hablar de todo menos de política.

    Entiendo a los catalanes que sufren con las manifestaciones de quienes han decidido salir a la calle a favor de la independencia, que sufren con el comportamiento hacia los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y que ven todos estos actos con profunda tristeza e indignación

    Entiendo las implicaciones de una deriva secesionista sin igual en nuestra democracia y ello me reafirma más que nunca en mis convicciones, a favor de la justicia y de la libertad. Como he hecho siempre.

    Por eso mismo, porque entiendo a los catalanes y orgullosamente españoles estuve presente en la manifestación de ayer domingo en Barcelona. Quise estar al lado de la sociedad civil catalana que se siente catalana y española por igual, quise estar al lado de mi amigo Xavi García Albiol, y quise estar al lado de todos los que piensan que la manifestación silenciosa de los que defendemos la libertad tiene que transformarse en la manifestación clamorosa de estar también en la calle defendiendo lo que la inmensa mayoría piensa. Y no sólo quise estar en demanda de un final feliz de una situación más que difícil, sino también porque no quiero que suponga el inicio de la misma situación en otros puntos de la geografía española. Digo que les entiendo con conocimiento de causa. Sé lo que es gobernar una comunidad autónoma con un creciente sentimiento nacionalista e independentista en los últimos años, entre otras cosas como consecuencia del uso de la educación y la lengua para cambiar la realidad e inocular el sentimiento nacionalista desde muy pequeños a los niños, que crecen con una historia que algunos se han inventado para sus propios intereses secesionistas.

    Sé que, entre todos podemos conseguir que la magnífica manifestación de Barcelona suponga el inicio de un tiempo nuevo, un punto de inflexión que nos lleve a trabajar por una España unida, con vocación europea y que empiece a dejar atrás los nacionalismos excluyentes y empobrecedores. Quise estar al lado de los que sienten lo mismo que yo, sin necesidad de coincidir ideológicamente, para juntos mostar algo que nos une, el un orgullo ser españoles. Porque las cosas han cambiado, ya nada volverá a ser como antes. Por eso el domingo estuve en Barcelona enarbolando la bandera de la pluralidad y la unidad. La bandera de todos los españoles. La bandera de España.

    ResponderEliminar
  52. Entre 1895 y 1898 se vivió en España un fervor patriótico que no distinguió regiones. La integridad del territorio ultramarino y la defensa de lo español, de sus leyes y costumbres, animaron a la gente a salir a la calle. La clase política y los intelectuales no supieron canalizar toda aquella vitalidad en un proyecto nacional, desperdiciando una ocasión de oro que hubiera casi coincidido con el comienzo del reinado efectivo de Alfonso XIII.
    Ese ímpetu patriótico ya se había levantado con la Guerra de África (1859), por el conflicto con Alemania por las islas Carolinas, en 1885, y se repitió diez años después. Era espontáneo y casi general. Hubo quien se opuso a la intervención militar en las Antillas, como Pi y Margall o Blasco Ibáñez. Tampoco faltaron los indiferentes, que siguieron su vida cotidiana en el trabajo, el café y los teatros. Lo cierto es que la mayor parte de la sociedad española apoyó la decisión del gobierno, indiscutida por la oposición, de hacer la guerra a los independentistas y luego a Estados Unidos. Quince días después del Grito de Baire (1895), con el que comenzó la segunda guerra de independencia, el primer batallón destinado allí recorrió las calles de Madrid en loor de multitudes. Corpus Barga, testigo de la ocasión, escribió que, entre gritos de «Viva España», «la gente borraba las alturas». Lo mismo ocurrió en Sevilla, Valencia o Barcelona, de donde partió un nutrido grupo de voluntarios entre banderas nacionales y las voces de «¡Visca Espanya!». «La Vanguardia» decía el 10 de marzo que no había «un solo español que no esté dispuesto a consumar los mayores sacrificios, a trueque de asegurar la conservación íntegra del patrimonio nacional».
    El primer año de guerra no dio buenos resultados. 3.690 muertos, de los cuales tres mil cayeron por enfermedades. Martínez Campos, el héroe de la Paz de Zanjón (1878) fue sustituido por el general Weyler, partidario de la mano dura. Las manifestaciones populares patrióticas se redoblaron: según la prensa, unas 40.000 personas acompañaron en Cádiz a Weyler cuando embarcó para Cuba. La injerencia de Estados Unidos comenzó entonces, lo que excitó el ánimo patriótico. Toda la prensa habló de honor y dignidad frente a vergüenza y traición. «La Vanguardia» del 1 de marzo de 1896 editorializaba que ante estos norteamericanos había «motivo sobrado (...) para pedir al patriotismo español acentos viriles», porque, frente a una amenaza, «en España no puede haber más que españoles que apoyen sin condiciones al gobierno que lleva la voz y la acción de la patria española».
    A comienzos de noviembre de 1896 volvió el general Polavieja a España desde Filipinas. Había dimitido por la negativa del gobierno de Cánovas a enviar veinte batallones a aquellas islas. «El Imparcial» convocó a los periódicos de Madrid para que animaran el recibimiento del militar. El 13 de mayo de 1897 llegó a Barcelona, donde le esperaban un Arco de Triunfo y unas 40.000 personas en Las Ramblas y calles adyacentes en una «manifestación tan entusiasta que no tiene precedentes en esta ciudad». La Cruz Roja empezó a nutrirse de aportaciones particulares y toda la «prensa barcelonesa sin una sola excepción», se leía en «La Vanguardia» del 8 de noviembre de 1896, decidió «secundar activamente estas patrióticas iniciativas». Lo mismo ocurrió en el resto del país, cuya prensa y políticos promovieron las donaciones.

    ResponderEliminar
  53. Protestas callejeras
    A pesar de que Weyler no tuvo un gran recibimiento como otros militares por su oposición a la política antillana del gobierno liberal, la movilización patriótica no decayó. Cuando EE UU declaró «beligerantes» a los independentistas, no solo hubo críticas de parte de los políticos, sino numerosas protestas callejeras. La campaña en la prensa para denigrar a los «yankees» fue intensa: los motes animalescos, los cánticos y las caricaturas –especialmente del barcelonés La Campana de Gracia y del madrileño El Motín, ambos republicanos–. También aparecieron las protestas y los insultos cuando se sugirió que la Santa Sede podía mediar.
    La injerencia de Estados Unidos molestó sobre todo en Cataluña. En Barcelona se concentraron 15.000 personas y atacaron el consulado norteamericano. Algo similar ocurrió en Bilbao, Zaragoza, Valencia y Tarragona. La voladura del Maine, el 15 de febrero de 1898, fue tildada por toda la prensa como de «engaño». El barcelonés «La Esquella de la Torratxa» publicó en portada una fotografía de la manifestación patriótica. El 20 de abril, la Regente pronunció en las Cortes su discurso de apertura de las sesiones defendiendo la integridad del territorio. A su salida, una muchedumbre la vitoreó; no en vano, el día anterior el Congreso de EE UU había declarado que las colonias españolas tenían derecho a la independencia.
    La guerra con el país norteamericano fue seguida por demostraciones de fervor patriótico en todas las ciudades de España. Sin embargo, la población empezó a considerar al gobierno el culpable de la situación cuando se conoció la derrota de Cavite, el 1º de mayo de 1898. Los motines comenzaron, y el Ejecutivo tuvo que declarar el estado de guerra en Madrid. Carlistas y republicanos organizaron un levantamiento, y el estado de excepción se aplicó en todo el país en el mes de julio. A partir de ese momento, el fervor se convirtió en tristeza, confirmada con la rendición y el Tratado de París. Luego llegó la «invención del 98», es decir, su uso político para crear movimientos y conceptos que a la postre sirvieron para denigrar el régimen, generar desafección, alimentar un discurso falsamente democrático y dar pábulo a ideologías oligárquicas y disolventes, como el nacionalismo catalán. El regeneracionismo tomó el «desastre del 98» como una demostración de la crisis nacional que los críticos con la monarquía constitucional venían haciendo desde la década de 1880. Por eso, tras la derrota, la cuestión principal fue el «problema de España», que generó una literatura política en torno al pasado, el espíritu, la estructura social, los errores, la psicología del pueblo, la economía e incluso la orografía y el clima.

    ResponderEliminar
  54. Según Novell obispo de Solsona, parece que en privado comenta que consultaron su actuación en lo referente a la independencia con el Papa y que éste no les desanimó. ¿Le parece fea la cosa? ¿contemporiza con todo movimiento por el mero hecho de ser disidente? ¿utiliza el dar la razón con todos como parece ser que actúa en otros temas dando la razón o quitandola dependiendo de quién sea el interlocutor?.

    ResponderEliminar
  55. A moretó le ví,compungido,descalzo y rezando el santo Rosario,entre la masa humana.
    Supongo que estaba perdón,por sus pecados cometidos contra sus hermanos no inependentistas

    ResponderEliminar
  56. Al anónimo-enciclopedia Espasa9 de octubre de 2017, 13:39

    Los prolijos comentarios de este señor quizá estén bien. Yo no tengo paciencia para leerlos. Dado que se trata de simples "copiar Y pegar" ¿no sería más práctico que directamente diese los enlaces y punto? ¿O que escriba usted un blog con todo este material? Sinceramente, por muy buenos que sean los textos, me parece un poco egoísta esto que hace sepultando el artículo principal y los comentarios de otras personas, bajo estos tostones que pone. ¿Ha pensado en qué se convertiría esto si todos hicieran como usted? Por respeto al autor y a los demás comentaristas, le ruego deje de actuar de esta manera, ¡por favor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abundando en la observación AL ANÓNIMO-ENCICLOPEDIA ESPASA (13:39 DE 9 OCTUBRE), creo que estaría bien que el webmaster numerara los comentarios de un mismo comentarista anónimo, sirviendo de identificador, la hora de su primer comentario. Porque me he tomado la molestia de leerlos todos (todos tienen su interés, claro está), y tengo la impresión de que por lo menos una decena eran del mismo comentarista. Y creo que el lector tiene derecho a disponer de este dato, es decir a saber cuántos comentarios cuelga un mismo comentarista ya que se admite como identificador el "anónimo", y somos muchos los que así nos identificamos.

      Hay comentaristas que numeran sus sucesivos comentarios, con lo cual sabemos que se trata de la misma persona y de la misma línea. Es de agradecer, porque así el lector sabe dónde está y puede optar por leer o dejar de leer.

      Por eso me parecería bien que cuando no es el mismo comentarista el que numera sus sucesivos comentarios, lo haga el webmaster.

      Eliminar
  57. Al anónimo-enciclopedia Espasa9 de octubre de 2017, 13:40

    SOBERBIO el sr. VALDERAS GALLARDO. ¡Como siempre!

    ResponderEliminar
  58. Pero...¿de qué se extrañan ahora los obispos? ¿que las iglesias cada vez están más vacías? Pero si son ellos los que han crontribuido a desalojarlas. Desde hace cuarenta años la tarraconense y curas trabucaires han ido sembrando el odio a España. Un padre Custodio, valiente y sin pelos en la lengua, criticó a la tarraconense por el manifiesto a favor del referendum (en concreto la independencia de Cataluña,no pasaron dos meses sin que Omella lo largara. Sin embargo más de 300 curas y religiosos (párrocos, salesianos, jesuitas....) firman un manifiesto en favor de esa independencia (no olvidemos que era ilaegal) y los obispos mirando para otro lado. El cantamañanas de Novell haciéndose fotos mientras votaba. Un cura permitiendo hacer el recuento de votos mientras él asistía a un oficio religioso. Muchos curas que guardaban celosamente las urnas, sabiendo que estaban actuando en contra de la ley.
    ¿De qué se extrañan? Cada vez somos más católico que hemos de buscar una iglesia donde se celebren misas que no dan soflamas independentistas.
    Obispos rastreros y politiquillos: No esperéis la X en la declaración de la renta. Somos muchísimos los que, a partir de vuestro manifiesto, hemos marcado un antes y un después.
    Y el hecho de que parece ser que hasta el propio papa era simpatizante de la independencia, nos lleva a muchísimos católicos a buscar aquellas iglesias fieles a la tradición; la pena que en Cataluña quedan muy pocas, pero quedan. A esos pastores es a quienes hemos de dar emolumentos para su subsistencia, pero nunca más a los obispos y curas trabucaires

    ResponderEliminar
  59. Al anónimo-enciclopedia Espasa9 de octubre de 2017, 13:51

    Olvidaba decirle a este sr. que podría tomar ejemplo del sr. Valderas: LO BUENO, SI BREVE...

    ¡No confundamos cantidad con calidad!

    ResponderEliminar
  60. ¿Miras hacia otro lado cuando alguien necesita ayuda?
    Aciprensa
    9 octubre, 2017

    Esta es la pregunta que ha planteado el Papa Francisco durante la homilía de la misa celebrada en la Casa de Santa Marta.

    (ACI Prensa)– La conocida parábola del Buen Samaritano centró la homilía del Papa Francisco en la Casa Santa Marta, un ejemplo de cómo debe actuar todo cristiano cuando alguien necesita ayuda, según dijo.

    Jesús responde con esta historia a los doctores de la ley que querían probar, como en otras ocasiones, a Jesús.

    El Papa describió el comportamiento de las personas que pasan delante del herido sin prestarle ayuda: “Es una actitud muy habitual entre nosotros: observar una calamidad, mirar algo feo y pasar de largo. Y después, leerla en los periódicos, un poco adornada de escándalo o sensacionalismo”, dijo.

    Sin embargo, el pecador “lo ve y no pasa de largo, tiene compasión”. “No se alejó, se acercó. Le curó las heridas vertiendo en ellas aceite y vino, pero no lo dejó ahí diciendo ‘he hecho mi trabajo y le dejo’”.

    Este “es el misterio de Cristo”, que “se ha hecho siervo, se abajó, se hizo nada y murió por nosotros”. “No es un cuento para niños” sino “el misterio de Jesucristo”.

    “Y viendo esta parábola entenderemos mejor la profundidad, hasta donde llega el misterio de Jesucristo. El doctor de la ley se fue, callado, lleno de vergüenza, no entendió. No entendió el misterio de Cristo. Quizás habrá entendido el principio humano que nos acerca a entender el misterio de Cristo: que cada hombre mira a otro hombre desde arriba hacia abajo, solo cuando debe ayudarlo a alzarse. Y si alguno hace esto, está en el buen camino, hacia Jesús”.

    “¿Qué hago yo?, ¿soy un bandido, un impostor, un corrupto?”, invitó a cuestionarse. “¿Soy un sacerdote que observa, ve y mira hacia otro lado y pasa de largo?; ¿o un dirigente católico que hace lo mismo?; ¿O soy un pecador?, ¿uno que tiene que ser condenado por sus propios pecados?”

    “¿Y me acerco, me hago próximo, presto atención al que tiene necesidad?, ¿cómo hago ante tantas heridas, ante tantas personas heridas con las que me encuentro todos los días?, ¿hago como Jesús?, ¿Tomo la forma de siervo?”

    “Nos hará bien esta reflexión, leyendo y releyendo este pasaje. Aquí se manifiesta el misterio de Jesucristo, que siendo pecadores ha venido por nosotros, para sanarnos y dar la vida por nosotros”.

    ResponderEliminar
  61. Estamos en el mes de octubre y el 13 se cumplirá el centenario de las apariciones de Fátima. El día 7 celebramos la fiesta de Nuestra Señora de las Victorias, por Lepanto, ahora más del Rosario. Y algo se está moviendo. Las noticias de hoy siguen temas de días pasados. El caso del rector del legionario seminario Mater Ecclesiae de origen español y alguna noticia sobre la extraña muerte del rector de Valladolid tienen hueco en las noticias italianas. Seguimos con el apartamento de Bertone que entre luces y sombras, secretos y silencios, parece que se cerrará en breve. Pero esto no cambia la historia.

    Creemos que el silenciado rosario rodeando Polonia y las próximas celebraciones en Fátima son mucho más importantes y en estos hechos, como en la gran manifestación anti independentista de Cataluña, se ven dos características que creemos importantes.

    La gente se está organizando solita. Hay un clamor popular en política, y sobre todo en religión, que se está alejando, o mejor vive al margen, de las autoridades constituidas. Están como ovejas sin pastor. Los pastores están ausentes del sensus fidei y quieren, o eso parece, imponer como tiene que pensar las ovejas. Pero da la impresión de que las ovejas se están encabritando y no les gustan mucho las órdenes arbitrarias de unos pastores que las quieren llevar por donde su naturaleza no quiere. “Si callais vosotros hablaran las piedras”. Nos quieren imponer una forma de pensar, una forma de pensamiento único, una forma de entender y vivir la fe única. Parece que cada vez más esto se ve con claridad y las tranquilas ovejas, a las que no les gusta que les rompan mucho su paz, están diciendo que no. No se nos puede decir que la fe vivida durante siglos es un error. Ahora parece que nadie hasta ahora ha entendido bien lo que Jesús quería decir y por fin somos muy profundos y verdaderamente espirituales. Los pobrecitos que nos han precedido, o los que no ven esto con claridad, mejor callados y aparcados porque pueden perturbar la gran hermandad y fraternidad alcanzada y rompen la comunión.

    El otro punto peculiar es que los nuevos medios de comunicación, sobre todo internet, hace que podamos tener una información directa y real sin necesidad de mediaciones. Pronto dejarán de llamarse medios ya que la información es cada vez más directa. No sabemos las consecuencias que estas novedades pueden tener, pero un mundo se ha terminado y otro está naciendo y, para bien o para mal, es el nuestro.

    En Lepanto, con los medios y la mentalidad de su tiempo, supieron dar respuesta a un riesgo de extinción del cristianismo en Europa, Espinar gordinflón, ahora, con otra mentalidad y otros medios tenemos delante el mismo reto histórico. En 1571 supieron dar una respuesta hoy nos toca a nosotros. No era fácil entonces y no será fácil ahora

    ResponderEliminar
  62. El hombre está compuesto de esperanzas y de recuerdos. Algunos de estos últimos configuran toda una vida. De ellos arranca una borrachera del corazón, un episodio inolvidable que resuena en nuestras almas. A partir de ellos se configura toda una vida y se fortalece una gran ilusión. Del dolor arrancan siempre las mayores cuestiones, los más inolvidables episodios. Todo aquello que dio a nuestros músculos tensión, a nuestra mente el clamor alborotado, a las decisiones de nuestra voluntad, fortaleza y valor.

    Han pasado muchos años. Yo apenas contaba con la inexperiencia de los diez abriles pero la inolvidable imagen de mi abuelo vencido ante un aparato Telefunken que trasmitía las noticias sobre la quiebra de la unidad española abanderada por Luis Companys, ha dejado en mí una huella tan definitiva y profunda que puedo afirmar que de ahí arranca el sentido último de mi patriotismo, siempre basado en la unidad de las tierras de España.

    Son pues las lágrimas de mi abuelo las que acaso fecunden mi tremendo dolor actual. He llevado siempre a Cataluña en el corazón. Sus modos ejemplares de convivencia, la finura de sus caracteres y su ambición llevada a todas las partes del mundo con el sello de su irreversible personalidad, no pueden ser una anécdota vana. Pero ahora, cuando el griterío demagógico de una parte de los catalanes se empeña en trocear la unidad española, quiero alzar mi voz, tal vez poco resonante pero dramáticamente sincera, en defensa de la irreversible españolidad de Cataluña.

    ResponderEliminar
  63. Por desgracia es todo cosa del NOM. Como la primavera árabe que fue y es un desastre. Si Israel reconoce el primero Catalunya por la noche o a las dos horas estamos perdidos.

    ResponderEliminar
  64. Anónimo de las 10:22.
    Qué le importan a Dios las naciones.

    Respondo con un fragmento de un poema perteneciente al "Libro de los dones o del aura" (2015):

    Participo en la desavenencia de los aconsejados y tristes/y en la dislocación consternada de las cuencas fluviales./Me infundiste valor para fijar los auspicios/de tanta desazonante colisión sin matices./Es un milenario gemir/lo que me queda conferido/y el que a veces las ciudades es preciso que caigan,/desolación mía, como un atributo de paz,/como un remedio./Soy las coordenadas de tu pulso de amor/sobre pueblos enteros de cadena salobre,/pueblos fugitivos de sus planes de huida./No te estorban el saqueo al esplendor de las flores/ni el ver cabeceantes almenas en la deriva de los océanos./Te conciernen tan solo el sinsabor en las naciones/y el desasosiego fecundo en la virtud de los pechos./Y aquí, modestamente, a tu lado me tienes, en la conflagración.

    ResponderEliminar