viernes, 12 de mayo de 2017

La Glosa Dominical de Gérminans

C:\Users\Cesc\Desktop\christ1024.jpg
LA MODESTIA DE CRISTO
Aún Él, siempre Él: casi vienen las ganas de decir “por suerte que está Él” que nos hace pisar sobre firme. La vez pasada era el rostro de incredulidad de Tomás: “si no veo, si no toco, si no meto”. ¿Qué es si no la incredulidad sino un no entregarse a la belleza? A la Belleza que salva. Hoy de nuevo Tomás y con una pregunta que surge del desconcierto: “Señor, si no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos conocer el camino?” Tomás, el hombre con los pies sobre el suelo, el realista casi descarado: el sentido común que revolotea y se enfrenta con la radicalidad de la propia fe. El hombre sediento de transparencia y que de ahora en adelante -ahora que su fe ha sido confirmada por el Señor Resucitado- querrá ver claras las cosas.
Y Cristo reinicia, aún una vez más, la enésima vez, no la última vez: “Yo soy el Camino y la Verdad y la Vida”. Que sea el Camino puede pasar, incluso que sea la Vida; pero además ser la Verdad, parece muy atrevido. Pilatos en medio de aquella farsa de interrogatorio, primogénito de la farsa de muchos interrogatorios e investigaciones, se preguntó y Le preguntó: ¿Qué es la verdad? Él no se daba cuenta, botón de muestra de un imperio que explotaba por dentro, que tenía la Verdad delante. Era una Persona: aquel día el Imputado no respondió a la pregunta. Y Pilatos se estampó contra la roca dura de sus prejuicios y suposiciones.
A Tomás ya no se le concede el dudar más. Esta vez Cristo responde: “Soy yo, Tomás. Soy Camino, Verdad y Vida”. Una Verdad que al mismo tiempo es Camino: siempre a punto de ser traicionada, de frágil esencia como las cosas más queridas y apreciadas, tan íntima como para ser más intima que nosotros mismos. Cualquier otro hombre que pronunciase tal discurso sería acusado como falto de modestia. Cristo no: dice ser la Verdad. Es la palabra más humilde que existe. El orgullo sería decir: tengo la verdad. La poseo, la he redactado en una fórmula. La Verdad no es una idea sino una Presencia. Yo soy. Punto y final.
C:\Users\Cesc\Desktop\quinto-domingo-de-pascua-fil-eminimizer-14-728.jpg
Y reiniciar de nuevo junto a la orilla de aquel lago azul, tierra natal de Felipe de Betsaida. También él rasca la corteza y quiere exprimir el jugo de aquel Amigo tan raro que parece de verdad Dios. Y sin embargo tan familiar como para atreverse a presentarle la última petición, quizás la que más celosamente guardaba en su corazón. Se la hace directamente a Él, cuando percibe que está marchándose. Casi como condición para aceptar todo lo demás. “Señor, muéstranos al Padre y nos basta”. Le reclamó aquello que hizo arder de deseo a miles de hombres, que fue la causa y el misterio de decenas de profetas, que era el ansia y la espera de toda una humanidad a la desesperada búsqueda de su Salvador. Felipe se la hizo así, como si fuese algo cotidiano. Y cotidiano lo era realmente. Tan cotidiano que Felipe no se dio cuenta de que había vivido con el Padre junto a Él, que estaba preguntándole justo a Él, que estaba de cara a Él, la razón última de su búsqueda y de su existencia.
Como en Emaús: caminaron junto a Él varios kilómetros y no le reconocieron hasta partir el pan. Como en mi casa: camina junto a mí desde hace años y aún hoy me pregunto qué rostro tendrá el Cristo de la Resurrección. Como hoy, como ayer, como siempre: inquietante, misterioso, sorprendente por su voluntad de esconderse detrás de lo cotidiano, de la rutina de cada día.  El Padre y nos basta. Nos basta aquel que hizo una única promesa y la mantuvo de veras. Dejándose burlar por una chusma de inapetentes para recordar al mundo que el verdadero problema es que los estúpidos siempre están seguros de sí mismos, mientras que los inteligentes están llenos de dudas. Aquellas dudas que son el anticipo de la Verdad. De la Verdad que es el Cristo de los evangelios.
Mn. Francesc M. Espinar Comas
Párroco del Fondo de Santa Coloma de Gramenet

13 comentarios:

  1. Muéstranos al Padre... esa es la pregunta clave del alma cristiana. Y la respuesta es Cristo mismo: quien me ve a Mi ve al Padre.

    Cuesta maridar esos pensamientos evangélicos con la estupidez cretina de nuestros obispos. Repito con conciencia cierta de que es una estupidez cretina. No es ningún insulto. Es una denuncia. La estupidez cretina de los obispos de acá respaldando lo de realidad nacional, singularidad nacional y demás utopías.

    Ninguno de ellos, ninguno de los obispos tiene formación académica suficiente para afirmar semejante tesis. Una tesis que está en el origel del odio africano de los secesionistas contra el resto de los españoles, aunque de boquilla lo desmientan. Odio africano es el de los docentes cristianos acollonando a niños y padres.

    Esos obispos sin formación académica para afirmar con rotundidad de estólido y ebrio embotado semejantes mantras hablan de Estado Español por no pronunciar la palabra España. Necios los llamó el rector Estapé a quienes caían en semejantes torpezas y malévolas intenciones.

    ¿Qué hemos hecho para que los obispos reunidos no sean montes parturient mures, sino monstruos que avivan la mentira y el odio. Estupidez cretina.

    Ni un título civil entre tanto alocado, entre tanto vehemente secesionista. (Bueno con la excepción del licenciado en filosofía, las luces no le dieron para el doctorado por lo visto y añade en su curriculum "estudios de doctorado.)

    ¿Por qué ese énfasis no en mostrarnos al Padre a través de Cristo, que debería ser su función, sino avivando en estos tiempos de tensión la ruptura con sorprendentes salidas de tono. Además mienten a doble carrillo. Afirman que es una tesis tradicional de los obispos. No será la del obispo de Gerona que yo conocí, ni la de Gomá, ni remontándonos más atrás, la de Lorenzana.

    Mala gente. Obispos entregados babosamente al poder político, al que respaldan con afirmaciones incendiarias de ese tenor. Con la misma tranquilidad de ánimo que denuncio esa estupidez cretina, su actuar, afirmo, es propio de gente ayuna de principios morales. ¿Es mi barrio un barrio de realidad nacional con sus 97% de gente castellanohablante, 1% catalanohablante y 2% árabe de lengua? Un barrio que ahora llamarían transversal. ¿Singularidad nacional? Pero, ¿qué quieren esos?

    En vez de indicarnos el Camino, la Verdad y la Vida... la realidad nacional, la singularidad nacional... !La madre que los amamantó! Dicho sea con toda paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su escrito, JMGV, describe mis pensamientos de esta mañana cuando he leído la noticia.
      ¡Enhorabuena! Aún quedan personas sensatas capaces de hablar.
      El catalán auténtico no es como dan a entender estos y otros señores. Se lo digo desde mi calidad de catalán con solera mínima de trece generaciones.
      El Señor le bendiga, sea quien sea, JMVG.

      Eliminar
    2. Muy bien por el Sr.Valderas,valientes como el faltan en este país, no perros mudos que ni ladran ni dejan ladrar!

      Eliminar
  2. Con permiso del sr. moderador, pero es que creo que esto ya pasa de castaño oscuro.

    Uno se sienta tranquilamente a leer la homilía de Mn. Espinar. Ya son años siguiendo la costumbre. Primero Fr. Tomás Sanguinetti, ahora Mn. Espinar. Tanto da. Lo cierto es que sale uno con el alma atemperada, mejor preparado para la misa dominical.

    Pero a continuación, encontrarse con esta sarta de... no sé cómo llamarlos (¿exabruptos, escupitajos, descargas de bilis?) de este sr. JMVG, ¡qué mal sabor de boca le dejan a uno!

    Dice que no insulta, que solo denuncia... La verdad es que hacía tiempo que no leía unas palabras tan cargadas de odio. De verdad, me he quedado como un témpano. Me niego a admitir que un católico pueda utilizar semejante lenguaje contra otros católicos. Más bien me hace pensar en un barbudo ayatolá lanzando invectivas. Llama cretinos, estúpidos, monstruos... a los obispos de su tierra. ¿¿ES NECESARIO TANTO ODIO EN SUS PALABRAS?? Es que no es propio de un católico, aunque pueda tener 100% de razón, hablar así.

    La verdad, sr. Valderas, creo que lo suyo no es del todo normal, dicho sea con toda paz, como usted dice.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimus Cabreadus14 de mayo de 2017, 13:33

      Sr. Kempis,el señor Valderas usa este tipo de lenguaje porque es un hombre de "CARACTER".Recuerde el pasaje evangélico de la expulsión de los mercaderes del templo,el mismísimo Jesus saca a la luz SU carácter,o sea, cada cual tendrá sus RAZONES.

      Eliminar
    2. Sr.Anonimus, permítame una pregunta:

      ¿A usted le gustaría que le llamasen "estúpido cretino"?

      Eliminar
  3. Motaraz de Solsona13 de mayo de 2017, 19:51

    Los Obispos y Curas en general salvo algunas excepciones siempre han estado al lado del PODER CIVIL.La poca creencia en Dios que queda en Catalunya se la están cargando a velocidad de vértigo colocándose al lado del SOL QUE MAS CALIENTA.Lo que ellos tendrían que hacer es ayudarnos a encontrar el camino que lleva a DIOS, no al ABISMO que nos quieren llevar los políticos CORRUPTOS.Por cierto,porque no entona algún eclesiástico de alto rango el MEA CULPA por calificar al PUJOLET & Cia de MODELO DE FAMILIA CRISTIANA y de HONESTIDAD?,le tendría de caer la cara de VERGUENZA.Y con todos los SACRILEGIOS cometidos en templos Católicos en los últimos tiempos por gente que se declara abiertamente INDEPENDENTISTA no dicen ni MU,vamos, que se les ve el PLUMERO.

    ResponderEliminar
  4. Señor Valderas, le felicito por su claridad. ¿Qué habremos hecho los católicos de Cataluña para que Dios nos haya mandado esta indigencia intelectual y moral de obispos? No blasfemes, me dirá más de uno; Dios no puede cometer tales aberraciones contra su Iglesia.

    En fin, señor Valderas mi respeto y mi agradecimiento por su gran claridad (¡ah!, y si alguien echa en falta su caridad, yo pienso también que quienes están necesitados, muy necesitados de caridad no son los obispos, sino sus víctimas).

    ResponderEliminar
  5. Lo mejor de la WEB, los comentarios de la Palabra de Dios de Mn.Francesc Espinar. Más claros, concisos, sencillos y profundos que " algunos liturgistas" de laboratorio.

    ResponderEliminar
  6. A mí me gustaría que el sr. JMVG usase también palabras duras contra otros males que los cristianos no podemos aceptar:

    -El aborto, asesinato masivo.
    -Las guerras y conflictos que atormentan el mundo, algunas que duran desde hace décadas.
    -La movida LGTBI.
    -La desigual distribución de riqueza en el mundo.
    -Los católicos que no aceptan que la Iglesia es una pero diversa e insultan a sus hermanos.
    -Etc. etc.

    Desgraciadamente, hasta ahora el sr. JMVG parece que sólo emplea su encendida prosa contra el monotema catalanista. Sobre este último son necesarias palabras claras y altas, no lo dudo. Pero mucho más si cabe, lo necesitan los otros temas que cito. Y sobre ellos, el sr. JVG no acostumbra a decir nada. ¿Es que solamente somos católicos a tiempo parcial?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su atención. No creo que nadie se haya expresado con mayor claridad que un digo proabortista. Proabortista es mirar a otro lado mientras se sacrifican embriones y fetos en hospitales dependientes o no de la Iglesia. Nadie ha sido tan insistente en el maquiavélico pensamiento del Instituto Borja, con un comportamiento asesino que va desde la política de elección de la dirección del centro hasta los docentes y los escritos que emiten.

      No veo a muchos que hayan sido más contundentes en la denuncia del matrimonio homosexual. Siempre buscando las razones científicas (genéticas, neurológicas) que soporten su supuesta "naturalidad".

      La verdad es que los hospitales dependen de nuestros obispos. La dirección del Borja depende de nuestros obispos. Los curas y monjas que defienden al lobby gay dependen de nuestros obispos. Y éstos silencian su comportamiento porque normalmente coinciden con su significación política. Usted puede quedarse con el énfasis en la razón política, pero a mí sólo me interesa la razón moral.

      Pero admito que uno es católico a tiempo parcial. Más a tiempo parcial de lo que uno quisiera. ¿No es acaso el pecado una suspensión del comportamiento católico? Y uno tropieza setenta veces siete.

      Eliminar
  7. Malas noticias para Mataró centro: Sacan a Segis,METEN a BUENO.

    ResponderEliminar
  8. Dios mio parecen Vds.los reporters del antigüo periódico El Caso, no dan mas q noticias funestas y sobre todo sin respeto alguno al projimo...y eso q se dicen sentir en Paz. No quiero mi pensar como trataran Vds. D vivir su vida siguiendo el Evangelio i la humilitat q mencionan y de todos conocida por la cual se reconoce a Jesús..y q por supuesto carecen Vds.

    ResponderEliminar