martes, 7 de febrero de 2017

Turull: Sus números no mejoran con Omella

Sólo cinco nuevos seminaristas este año
Mn. Josep Maria Turull, en la conmemoración de los 25 años de su ordenación sacerdotal este pasado diciembre
Ha pasado más de un año desde la llegada de Don Juan José a la sede barcelonesa y el Rvdo. Josep Maria Turull sigue al frente de la institución más importante de la diócesis (la que marca el futuro de la misma), algo sorprendente porque lo habitual con la llegada de un nuevo obispo es cambiar al rector del Seminario de forma bastante inmediata, incluso cuando el anterior lo estuviera haciendo bien (que no es el caso).

Desde esta web hemos criticado en muchas ocasiones los números paupérrimos del rectorado de Turull, e incluso las triquiñuelas para maquillar sus cifras, pero al final los datos cantan y dejan al actual rector en muy mala posición. No hay duda que su nombramiento, era una pieza del pacto importante entre Sistach y el progresismo (la famosa pax sistachiana), Turull se había significado como la gran esperanza joven (el Puer Haeres) del progresismo al encabezar aquella famosa manifestación de clérigos en el Palacio Episcopal contra Roma.

Como consecuencia de ello el clero más conservador receló mayoritariamente de confiarle sus vocaciones y buscó otras salidas para los chicos que querían ser sacerdotes. Y los que le dieron un voto de confianza salieron trasquilados cuando vieron que el Director Espiritual, el Rvdo. Josep Anton Arenas estropeó muchas vocaciones, que entraron siendo piadosas y tradicionales y salieron a imagen y semejanza de su Director Espiritual.  Es cierto que ya el Rvdo. Arenas está jubilado y que su sucesor, el Rvdo. Joan Rodríguez es un excelente sacerdote, pero con tales antecedentes no es fácil confiar en Turull.

Sistach, Turull y los seminaristas el pasado mes
de diciembre, siendo ya Omella arzobispo
Teniendo en cuenta que sólo las parroquias "germinantes" son las que generan vocaciones (las progresistas son totalmente estériles en este ámbito) se produce la lamentable situación de que el Seminario de Turull se queda prácticamente con cero vocaciones surgidas de las parroquias, que se supone que es la fuente principal de las mismas.

Por este motivo el Rvdo. Turull, muy poco amigo de los nuevos movimientos y del Opus Dei no ha tenido más remedio que tragarse el sapo, y hacerse su amigo, porque sólo ellos pueden liberarle del descalabro, aún así las cifras siguen siendo pésimas. Es conocido el "chaqueterismo" del actual rector del Seminario con tal de salvanguardar sus intereses personales y su "carrerismo", pero por muchos equilibrios que haya hecho los número siguen sin salir.

Este año sólo cinco nuevas incorporaciones al Seminario diocesano. (Lógicamente no incluyo los de la diócesis de Sant Feliu que también estudian en Barcelona). Pero lo más significativo es su procedencia: Dos son "pamplonicas", es decir esos chicos que el Opus Dei envía a estudiar a Pamplona y cuando cree conveniente los devuelve a Barcelona. Uno pertenece al Camino Neocatecumenal, otro ha estado vinculado hasta ahora a una Congregación religiosa y el último ha estado marcado por su experiencia en Medjugorje. Se puede decir que prácticamente cero entradas procedentes de las parroquias, aunque hay una vinculada a la de Santa María Reina.

 Es evidente que hay algo que no cuadra, por una parte unas parroquias en manos mayoritarias de sacerdotes incapaces de generar ilusión y de despertar vocaciones sacerdotales, pero también un rector de Seminario que ha demostrado durante demasiados años su ineptitud y la falta de confianza que genera en los sacerdotes que sí que "producen" vocaciones. La solución de la diócesis no es fácil y requiere de tiempo y de obispos dispuestos de verdad a regenerarla, pero el Seminario sí que tiene una solución fácil y lógica, que pasa por el final de la era Turull y la entrada de nuevos aires al frente del Seminario.

Antoninus Pius

24 comentarios:

  1. Hay Señor....
    Si no se reza, no se vive en consecuencia con la fe que se tiene en este mar de aguas bravas, y por tanto si no se recibe ayuda para todo esto, no esperen vocaciones.
    Las vocaciones no salen como setas, las vocaciones surgen de entornos donde se vive de la fe, de familias que educan en cristiano a sus hijos, de parroquias donde el parroco dedica tiempo a los jovenes porque son el futuro de la Iglesia, en el matrimonio, o como sacerdotes.
    Las vocaciones sacerdotales salen cuando el sacerdote vive su sacerdocio con pasión, con entrega...
    En fin como toda la vida, no hay nada nuevo ...
    Cuando los jovenes ven sacerdotes convencidos, cuando ven matrimonios convencidos, entonces tienen "modelos" a pesar de las limitaciones que pueda haber en esas personas....
    Hay Señor .. y si nos ponemos a rezar con mas fe, a trabajar bien, a no murmurar, ha ser ..... cristianos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que diferenciar algunos detalles:

      --- Vocación

      --- Vocación ordenada diácono o presbítero

      --- Diácono o presbítero residente permanente en la diócesis


      Por lo que observo, hay kikos y opusinos, los cuales, en principio, son versos libres: pueden o no residir en Cataluña.

      El de Medjugorje ha recibido su carisma fuera de la vida parroquial ordinaria.

      Los kikos y opusinos están respaldados por sus grupos de apoyo. El de Medjugorje, por la unción del lugar (por mi experiencia, es muy fuerte y sólida).

      Los fundadores del Opus y el Camino no son catalanes. Medjugorje no está en Montserrat.

      Para meditar profundamente.

      Y sólo son cinco.

      Faltan muchísimos.

      Eliminar
  2. Ante los rumores generados por las posibles vacantes que se generen en la diócesis de Barcelona para ocupar el puesto de obispo auxiliar, ustedes han emprendido una campaña de crítica y desprestigio hacia los potenciales y posibles candidatos al mismo de acuerdo a su condición de lobby de la que tanto rehúyen. Sobre sus comentarios y apreciaciones de esas figuras nada puedo decir, ya que no los conozco a todos personalmente ni en profundidad. Tan sólo puede formarme una opinión a raíz de interpretar los hechos que exponen.

    Está vez le ha tocado al Rector del Seminario, Mn Josep M. Turull, sobre el cual han renovado sus perseverantes y feroces críticas. Sobre éste, sí que contesto a su escrito, ya que, como es un tema sobre el cual conozco, puedo exponer verdades y rebatir falsedades. Si se quedan sólo en los hechos, algunos incorrectos, sólo generan interpretaciones que no hacen más que llevarnos a un relativismo nada útil.

    Vayamos por orden. Hablan de que este año se han incorporado cinco seminaristas y que sus números con Omella no mejoran. Por favor, documéntese correctamente y haga bien las cuentas. Son un total de siete. Se ve claramente en la portada de “Portal Obert”, donde además puede encontrar un reportaje en las pág 14-15 con información de detalle de los mismos. Por si no lo saben es la revista que edita el seminario con carácter semestral y se puede obtener gratuitamente en la c/ Diputació 231 entre las calles Balmes y Enrique Granados. El Seminario siempre tiene las puertas abiertas para todo los que quieran conocerlo.

    En segundo lugar, no tan importante como los seminaristas que entran son los que salen. Y, es evidente, que terminan menos de los que entran cosa que denota que no sólo los números importan. Es verdad, que entran pocos en relación a los que se necesitan, pero ésta no es responsabilidad del Rector del Seminario. La razón de que esto ocurra tampoco depende ni del arzobispo de la diócesis ni del Papa. Hay razones de mayor peso y calado que ya se ha discutido con anterioridad y que no se pueden atribuir a una sola persona.

    Lo que se puede atribuir a su responsabilidad es el funcionamiento de la institución, que por cierto no es la más importante, ya que ese mérito recae en el obispado que es la máxima institución de la diócesis y, por tanto, quien nombra a los miembros del Seminario. Por tanto, el Rector del mismo no tiene potestad para nombrar a su equipo de colaboradores, sino que tiene el deber de gestionar y administrar lo que ha recibido, lo que le permiten y lo que le ordenan.

    Por último y no menos importante. Critican a la persona sin conocerla. En el pie de la foto que acompaña su artículo se refieren al mes de enero. Eso es equivocado. La celebración por la conmemoración de los 25 años de la ordenación sacerdotal de Mn. Turull tuvo lugar el pasado 18 de diciembre de 2016, cuatro días antes de la fecha exacta. Un sacerdote de 50 años consagrado al ministerio de la Iglesia durante 25 años. Eso es una cosa que hoy cuesta de ver y, por tanto, es motivo de gran satisfacción y orgullo. Pocos pueden acreditarlo.

    ¿Es Mn. Turull una persona perfecta y un sacerdote ejemplar? La respuesta es no. ¿Tiene defectos? La respuesta es sí. Como cualquier hombre. Eso sí, también posee numerosas virtudes que no es preciso enumerar ni explicar aquí públicamente. Pocos tienen la valentía de reconocer sus errores, arrepentirse y pedir perdón por ellos tanto privada como públicamente y un buen cristiano debe saber perdonar cuando esta petición llega del fondo del corazón.

    Tengan cuidado con el ego y lo que pueda germinar de él. Desvalorizar al otro, puede causar su aniquilación o bien generar una guerra civil en el nosotros capaz de llevar a una destrucción completa. Esto se llama cisma y no es nada deseable. Por tanto, les propongo que abran su corazón a la misericordia y dediquen tiempo al verdadero diálogo, que precisa de escucha atenta de ambas partes y de la voluntad abierta a la verdad que aparece del conocimiento del otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Joan Lluís:
      Los seminaristas nuevos que hay este año en el Seminario de Barcelona son 5, recuerde que no se cuentan los que entran en la diócesis de Sant Feliu, esos son de Sant Feliu no de Barcelona, aunque estudien con los seminaristas de Barcelona.
      Si usted se lee bien el "POrtal Obert" podrá comprobar que hay un ingreso que pertenece a la diócesis de SanT Feliu.

      Totalemente de acuerdo con lo de que lo importante no es los que entran sino los que salen, porque uno de los siete que salen sólo entró, se hizo la foto y ya está, pero no está en el Seminario. Entrada y salida al mismo tiempo. Si mis matemáticas no fallan, quedan cinco.

      Eliminar
    2. El Sr. Joan Lluís dice: "Pocos tienen la valentía de reconocer sus errores, arrepentirse y pedir perdón por ellos tanto privada como públicamente y un buen cristiano debe saber perdonar cuando esta petición llega del fondo del corazón"

      Supongo que eso no lo dirá por Turull, porque no he conocido una persona más creída y prepotente que él. Incapaz de reconocer sus errores y limitaciones

      Eliminar
    3. Sr. Antoni Molins
      Cuando me refería a los que salen quizás no me he explicado bien. Me refería a los que salen ordenados. Lo importante no es si entran 5, 7, 10 o 20 seminaristas. Lo realmente determinante es cuántos acaban siendo sacerdotes. Normalmente, los que terminan son, en número, inferiores a los que entran, ya que alguno abandona por el camino o es invitado a marchar. Es en este caso que se puede acreditar cierta calidad en el proceso de formación. Sería deseable tener cantidad y calidad al mismo tiempo, pero ante la tesitura de tener que escoger me inclinaría por la calidad antes que por la cantidad.

      Si tan preocupados estamos por los números y las procedencias geográficas ¿Dónde ubicamos al nuevo formador Mn. Joan Pere Pulido? A la iglesia católica le faltan recursos humanos en todas partes para gestionar una comunidad que en nada se parece a la que existía en el siglo pasado tanto en Barcelona como en muchas otras partes.

      Eliminar
    4. Sr Anónimo, 8 de febrero de 2017, 11:23

      ¿Usted no estaba en el Seminario Conciliar de Barcelona el pasado domingo 18 de diciembre de 2016 por la tarde, verdad?

      Eliminar
    5. Gracias Sr. Joan LLuis por su comentario.
      Simplemente decir que el pie de foto no es obra del autor del escrito, que personalmente considero impecable, sino de quien insertó las fotografías. La que indica en el pie de foto que es de enero, se puso porque apareció en el Facebook del Seminario con fecha de enero.
      Le agradecemos su clarificación, ya se ve que conoce muy bien a Mn. Turull y que es una persona muy próxima a él, por tanto procedemos a cambiar el pie de foto

      Eliminar
    6. Rectificar es de sabios. Errar es humano, Perdonar…, haya cada uno con su conciencia… Ahora bien, cuando uno detecta imprecisiones y errores en la información que se publica en un medio acerca de un tema que conoce. ¿Qué credibilidad le puede dar a las informaciones que aparecen en él sobre otros temas? ¿Cuántos errores, equivocaciones e inexactitudes más habrá? La verdad es que con ello lo único que se consigue es sembrar dudas. Y eso no es nada bueno. Así nos va con la época de la posverdad.

      Eliminar
    7. Radiografía a un zombi8 de febrero de 2017, 12:45

      Joan Lluis:

      Si Cataluña fuera Polonia, debería de tener estas cifras de vocaciones:

      Cataluña - Año 2017

      Seminaristas... 1.000 (teórico)
      Sacerdotes..... 5.000 (teórico)

      En Cataluña hay aproximadamente unos 1.500 sacerdotes. Faltan 3.500... ¿dónde están?

      En Cataluña, faltan casi 1.000 seminaristas ¿dónde están?


      La edad media de los sacerdotes activos en Cataluña (1.500) es ésta:

      - Barcelona, Tarragona y Tortosa: 60 años

      - Gerona, Vic, Solsona y Lérida: 70 años

      - Sant Feliu de Llobregat: 65 años

      - Tarrasa: 50 años


      Dentro de pocos años, todas las diócesis de los Pirineos desaparecerán, una de ellas Gerona.

      Eliminar
    8. Más les valdría cerrar el seminario,total para lo que SIRVE.Solo genera curas que sólo lo son para Nacionalistas y pseudoluteranos,vamos para VACIAR IGLESIAS.

      Eliminar
    9. Si es cierto lo de Polonia, en la diócesis de Barcelona deberían de haber unas 330 vocaciones, y si sólo son 5, y todos de fuera, los números no engañan:

      --- el catolicismo catalán y barcelonés es de 60 a 70 veces menos fervoroso, devoto, orante, practicante, espiritual y preparado teológicamente que Polonia.

      Catolicismo catalán: un enano.

      Eliminar
    10. Sr Radiografía a un zombi:

      En primer lugar, me parece fuera de toda lógica comparar Cataluña con Polonia, ya que se trata de dos realidades completamente distintas. Por un lado, la primera actualmente no es más que una comunidad autónoma de unos 7, 5 millones de habitantes, mientras que la segunda es un estado independiente en el que viven cerca de 40 millones de personas. Por otro lado, la primera pertenece al Reino de España que se define en su constitución como Estado aconfesional, siendo la religión católica la predominante en el país. Mientras que Polonia sigue siendo uno de los países más devotamente católicos de Europa, especialmente tras los horrores de la Segunda Guerra Mundial, dando lugar a una figura tan destacada como San Juan Pablo II cuyo pontificado es el tercero más largo de la historia. Es decir, dos realidades que se sitúan a las antípodas y que, por su naturaleza, no tiene sentido comparar.

      En cuanto a los números que presenta puede que sean correctos o no. Lo que sí está claro es que la realidad demográfica de hace un siglo en España, el hecho de que hubiera una guerra civil y las posteriores consecuencias que se derivaron de la misma, que aún a día de hoy todavía vivimos pues las heridas de una guerra como ésta nunca se llegan a suturar correctamente ni a cerrar debidamente, nos han llevado a una realidad con las necesidades y carencias que usted apunta, pero no sólo en el ámbito espiritual sino en otros ámbitos tan importantes como el político, social, económico, etc.

      En este escenario de crisis, donde lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer ¿Qué es lo que va a desaparecer primero? Para mí la respuesta es clara. La fe y la confianza en el otro. De hecho, ya lo está haciendo, Ese es el mal de nuestra época y el que nos toca vivir. ¿Cómo la superamos? Con la honestidad. La única manera de generar confianza en los demás es siendo honestos. Esa es nuestra obligación. Nuestro deber, por tanto, es exigir esta misma política a los demás. Quizás, entonces, haya espacio para la esperanza.

      Eliminar
    11. Muy interesante y ponderada toda su aportación al hilo del artículo sobre el rector del seminario. Hace días que quería contestarle, por trabajo no he podido hasta ahora.

      En realidad tiene razón en todo lo que dice en todas sus intervenciones, su exposición es impecable, pero permítame decirle que se sale usted por la tangente.

      Ni en su aportación sobre el señor rector ni en la otra replicando la comparación entre Polonia y Cataluña entra usted en el fondo de la cuestión.

      Yo no conozco a Mn Turull y por lo tanto más allá de lo que he leído de él en esta web, no sé nada. No voy a entrar a juzgar su personalidad y tampoco me gusta el sarcasmo dirigido a él o a cualquier otro eclesiástico.

      El problema de los números del seminario, así como de los números de todos los indicadores de esta mortecina diócesis (colectas, vocaciones religiosas, matrimonios, bautizos, confirmaciones, x en la renta, etc. etc, etc.), no se debe a la personalidad del arzobispo ni del rector del seminario, se debe al modelo pastoral, teológico y eclesial que se sigue.

      Ese modelo que aquí llamamos "progresismo eclesial" pero que podríamos llamar "liberal" o incluso "modernista" es la causa causorum del fracaso pastoral de la Iglesia en Barcelona. Ese modelo es el opuesto al amor y al apego al pilar de la Santa Tradición, a la belleza y a la humildad de la Tradición.

      No sé si Mn Turull es todas las cosas que de él se han dicho aquí pero de lo que no me cabe ninguna duda es de que él encarna y representa ese viejo modelo caduco y fracasado, igual que M. Sistach. Los números no pueden ser otros.

      Podemos discutir ampliamente lo que implican uno y otro modelo y esa es la cuestión.

      Eliminar
    12. Sr. Anónimo 10 de febrero de 2017, 11:02:

      Es una grata sorpresa recibir una contestación de cierto nivel en este foro, pero discrepo del planteamiento que usted propone. La causa causorum del fracaso pastoral de la Iglesia en Barcelona, si es que usted lo quiere llamar así, no es una cuestión de modelo entre progresistas y conservadores. Que yo sepa en la Iglesia siempre han existido estas dos sensibilidades y siempre han estado acogidas ambas en su seno.

      La secularización de la sociedad y su falta de atención por lo que supone la Iglesia católica creo, a mi humilde entender, que es debido más bien, no a la existencia de estas dos sensibilidades, sino más bien a su progresiva confrontación y enfrentamiento que cada vez se va acrecentando y da muestras y síntomas de una elevada desconexión entre ambas. Y no hablo sólo de la geografía de la ciudad condal, de Cataluña o del Reino de España.

      Estos aires de cisma se pueden incluso oler a tanta distancia como los que parecen llegar de la misma Roma. Esa sí que es una poderosa razón para dar cabida a la cada vez mayor desconexión de la sociedad con la institución que ostenta el papel de acreditar y difundir el mensaje de Jesús.

      Esta es la razón que considero de peso y que explica el problema que tanto preocupa a unos y a otros. Todo lo otro en lo que se fijan tan solo son los detalles de una relación que da claros signos de fatiga y muestra indicios de una posible ruptura sino le ponen un pronto remedio que sea contundente y certero.

      Eliminar
    13. Sigue usted elegante y moderado...pero evasivo...

      No creo que en la Iglesia hayan existido siempre estos dos "modelos". Sensibilidades y carismas hay muchos y todos legítimos mientras se sujeten al Magisterio de la Iglesia. Cuando una de estas sensibilidades se aparta y contradice al Magisterio entonces ya no puede ser tenida en pie de igualdad con otras sensibilidades sí conformes al Magisterio.

      Es decir, no podemos dar por buena, por ejemplo, la opinión expresada hace unos días por Lucía Caram. No podemos decir "en la Iglesia, hay dos posturas, los que creen en la virginidad de María y los que no y tan legítima es una como la otra".

      Lo que ha venido a darse en estos últimos tiempos es que realmente en la Iglesia coexisten corrientes contrapuestas como las del ejemplo anterior y esa misma coexistencia, fruto de la omisión de los pastores, es la que destruye a la Iglesia por dentro. Antes del Vaticano II, estas "corrientes" eran apartadas visiblemente y no había confusión entre los fieles.

      Tampoco estoy de acuerdo con su tesis. La confrontación a la que alude la conocemos usted y yo, los articulistas y comentaristas de esta web y mucha gente de Iglesia (no toda) pero para el gran público esto son matices imperceptibles.

      En Cataluña hay muchos sacerdotes ya sesentones (lo digo por indicar un tiempo y unas corrientes de formación) que se han desvivido y se desviven por "caer bien" no a su grey sino a la sociedad. Quieren no ser percibidos como el estereotipo y la caricatura que de los sacerdotes y la Iglesia se ha hecho...

      Pero estos esfuerzos resultan inútiles. Cuando se trata de ir contra la Iglesia, los promotores de esas campañas no se paran a diferenciar curas progres de curas carcas. Nunca he visto tanta hostilidad organizada contra la Iglesia como ahora, en tiempos de...¡el Papa Francisco!, que no me dirán que no es simpático y que no se esfuerza en serlo. ¿Y qué diríamos del flamante Cardenal de Madrid? ¿En qué parte del Antiguo o del Nuevo Testamento se habla de la "cultura del encuentro"?

      En fin...disculpe. A lo mejor he divagado demasiado y no he conseguido ser claro en mi comentario.

      Eliminar
    14. Sr Anónimo13 de febrero de 2017, 8:35

      En vistas a que hemos encontrado el tono adecuado para establecer un diálogo verdadero procuraré enmendarme y no evitar el meollo de la cuestión, que es dónde hay que llegar si se quiere abordar la raíz del problema.

      El magisterio de la iglesia nunca ha estado cerrado e inamovible a lo largo de su larga y densa historia. Fruto de los cambios que se han producido en la misma, los distintos concilios han ido moldeando y modulando una roca con muchas aristas que se asentó sobre el paganismo inicial, que utilizo como pilar sobre el cual reposar y descansar con todo su peso de forma que gozara siempre de un gran equilibrio dinámico, ya que, ante cualquier vendaval que contra ella arremetiera, restaba quieta e imperturbable o a lo sumo adoptaba una posición ligeramente distinta descansando sobre otra base igual de estable. Esta ha sido su fortaleza durante siglos y su fuente de poder.

      Sin embargo, las erosiones cada vez son mayores. Unas provienen del exterior a raíz de merecidos ataques en algunos casos y falta de compresión de la institución en otros. Otras veces, vienen nacen del mismo interior donde las peleas internas son tan visibles y llamativas que no sólo sorprenden a los miembros de la misma, sino que dejan estupefactos a los que restan fueran y les dotan de mayores argumentos para permanecer cada vez más ajenos en número y valor.

      En otras palabras, cuando en un gallinero hay dos gallos, las peleas son tan fuertes y estruendosas que no sólo las oyen los miembros del corral, independientemente de en qué facción se adscriban, si no que su estruendo y revuelo traspasa todas las barreras y llega con total claridad y nitidez a los oídos de todo el mundo. Y éstos se preguntan ¿Estos que se pelean así, entre sí, por el poder son los que predican el amor al prójimo? Ante esta diatriba no es que no los sigan o escuchen, es que huyen despavoridos hartos ya de oír tanto chillido y cacareo en vez de escuchar misericordia y perdón.

      Esta es la raíz del problema. ¿Quién puede creer en una Iglesia cuya misión es predicar el evangelio y en la que demasiado tiempo prevalece en ella la tarea de demostrar quién lo debe hacer y cómo lo debe ejercer bajo el amparo de poseer una mayor autoridad y desvalorizando al otro?

      Todo esto ha llevado a la iglesia a transformarse de una roca con numerosas caras y aristas que descansaba estable sobre el pilar del paganismo en una esfera cada vez más lisa y pulida fruto de los distintos embates y vaivenes anteriormente descritos, que se mantiene en su sitio, de momento, por la contraposición de dos fuerzas de igual intensidad, pero de distinto sentido que garantizan su sitio. Ésta es una situación que lleva a un equilibrio dinámico inestable, ya que cualquier movimiento que se produzca, en un sentido u otro, puede llevar a mover a la iglesia a una posición distinta, pero no estable, y, al final, correr, con cada vez menor esfuerzo, el riesgo de caer de su estado, hasta ahora tan elevado, para encontrarse en un lugar del cuál no volverá a recuperarse jamás.

      Eliminar
  3. Los progresistas quieren que no haya vocaciones para así poder decir: "El Señor no nos manda vocaciones, pues será que Él quiere la abolición del celibato sacerdotal"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O como dijo un dirigente jesuita: menos a repartir.

      Eliminar
  4. Sin entrar a valorar las cualidades morales de fulano o mengano, entiendo que lo que con estas serie de posts se busca es dar un volantazo a las inbstituciones diocesanas. Por ejemplo, las publicaciones y medios de comunicación. Es obvio que no pueden estar en manos de sectarios secesionistas. La Iglesia está jibarizada en ese terreno.

    Sea, por ejemplo, las instituciones relacionadas con la ética. Es lastimoso, desde el punto de vista doctrinal, lo que acontece en el Instituto Borja de Bioética. La pobreza intelectusal es clamorosa, con problemas vigentes que ni rozan, de la edición génica a la biología sintética, pasando por los problemas de potenciación de la conciencia, etcétera.

    O la Ramón Lull

    O las fundaciones.

    Hace falta un viento huracanado, que limpie de raíz tanta caspa y miseria que el nacionalismo rampante enloda y recubre hasta ahogar la doctrina de Cristo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con JMVG.

      Eliminar
  5. Que decir del seminario, en mi epoca bajo el mandato de l muy amado Don Ricardo Maria carles.
    Se respiraba un ambiente genial, tanto en la casa de Diputación, como en el convictorio.
    Y ahora con este rector, la casa se ha convertido en un castillo del terror, o eres mi amigo o te hundo, y que decir si te consideras hijo Espiritual de Don Ricardo.

    ResponderEliminar
  6. Turull, es buena persona y sufre, pero su fallo, que le ha traicionado es su nacionalismo. Ello lo tenía que haber guardado desde el día en que fue ordenado sacerdotede Cristo ya que la falta de vocaiones sacerdotales son varias como la baja de natalidad, el abandono de los valores de la familia, la apertura a filosofías y teologías contrarias a las enseñanzas de la Iglesia y el nacionalismo. En Cataluña nos encontramos con un clero nacionalista, progresista e independentista. Las mejores dosis para educar a nuestros jóvenes en un Cristo tenue y débil, un Cristo que no penetra en el interior de las almas. Porque al poco tiempo de dejar los locales paroquiales es dejar a la Iglesia y derivar en el agnosticismo el ateísmo, en que todo vale, y que cualquier religión es correcta y verdadera. Y eso no es lo que dice el Evangeio, que lo interpretan acoplçandolo a sus diversas ideas. Sólo hace falta leer lo que escribe Mossen Moretó en su hoja parroquial, sobre el encuentro ecuménico de su Parroquia. Entre otras lindezas habla de los jóvenes que tocaron las guitarras en el encuentro; pero él no se habrá planteado que la mayoría de estos jóvenes no saben el Ave María, o que no van a misa si no les toca actuar como músicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé de jóvenes que "van a la Iglesia" como músicos- guitarra etc. pero no se descarta- lo tengo comprobado- que en reuniones posteriores, en ensayos, se suscitan interrogantres de la fe. No avancemos "conversiones" de jóvenes " a misa" . es todo un proceso. Y este contacto, grupo, liturgia, responsabilidades..etc,. ¿por qué negar que puede y es un posible vehículo para descubrir la fe en Cristo...No siganos la triste cultura del " descarte"...

      Eliminar