jueves, 12 de marzo de 2015

La "Pasión" de J.R.

Los abortos, silencios y mentiras del Hospital de Sant Pau
Josep Ramón Pérez es el párroco de Santa Inés en el exclusivo barrio de San Gervasio de Barcelona. Allí llegó en 2002 de la mano del Cardenal Ricard Mª Carles. Con él fue durante varios años Canciller y Secretario General del Arzobispado. Canónigo de la S.E. Catedral es el representante eclesiástico en la Muy Ilustre Administración (MIA) del Hospital de la Santa Creu y Sant Pau. Josep Ramón Pérez es conocido en los mentideros eclesiales desde tiempo inmemorial por el acróstico que forman las iniciales de su nombre de pila: J.R.

En esa parroquia chic, premio a los servicios prestados al cardenal Carles, puede codearse con ilustres personajillos de la burguesía catalana, de esa que no cree en nada, pero que conserva ese leve barniz de estética católica que permite a J. R. casar –ahora poco, ciertamente-, celebrar los aniversarios y hasta bautizar a los hijos adoptados de algunas lesbianas pijas del barrio. Personajes como Trías, el alcalde de la Ciudad Condal y público promotor del lobby gay, Boi Ruíz, conseller de Salut –el que financia los abortos con cargo a la Generalitat- y el mismo Artur Mas, el President, han pasado por la ilustre parroquia. Todo ello ha creado en el corazón y en la mente de J.R. una serie de dependencias psicológicas y afectivas que han determinado su actuación en el abortista Hospital de Sant Pau durante los últimos años ¡y las últimas semanas!

El pobre se enteró de los abortos en el Hospital de Sant Pau por la prensa en el ya lejano 2010, cuando el diario ABC abrió la caja de los truenos consultando los datos que publicaba periódicamente el Ministerio de Sanidad y que estaban colgados en internet desde hacía más de quince años.  En ese momento era el P. Josep Mª Turull el representante en la MIA del Hospital. Sin embargo, Josep Ramón Pérez ya había sido durante muchos años representante del Arzobispo junto con el P. Forcada –médico y miembro de la nefasta Casa de Santiago- y Joan Benito en el patronato del Hospital, donde parece que no se enteró de nada: ni de los abortos, ni de las esterilizaciones, ni de las píldoras abortivas, ni de la nevera de embriones congelados. Estar en el staff siempre conlleva -claro está!- hacer la vista gorda. ¡Y vaya si la hicieron!

El cardenal Martínez Sistach con su singular astucia relevó al rector del Seminario, Josep Mª Turull, episcopable en aquel momento,  del pringue que suponía representar al Arzobispado en un hospital abortista y volvió a colocar a J.R. –siempre servicial- para que se comiera el marrón. Y se lo ha comido a dos carrillos.

El Hospital de Sant Pau empezó por negar la mayor contra todas las evidencias: “En el Hospital de Sant Pau no se hacen abortos”.  Posteriormente, el gerente del centro afirmaba con toda la cara que en el Sant Pau no se realizaban abortos provocados, sino interrupciones médicas del embarazo en casos extremos siempre, claro. Es decir, abortos por compasión, los de Mons. Rino Fisichella.  Y si se hacen por compasión en San Pablo o en cualquier otro sitio, abortar no es abortar y matar no es matar.

Pero, en fin, la realidad es tozuda  y las piedras empezaron a gritar: también se dedican a las reducciones embrionarias en caso de embarazos múltiples. Por tanto, a abortar selectivamente a los embriones “sobrantes”. Práctica y lenguaje propios de las Waffen SS. ¡Qué gentuza!

Pero al final, J.R. de convidado de piedra en la Muy Ilustre Administración del hospital pareció convertirse en miembro activo de la Santa Iglesia cuando empezó a pedir la cabeza del Ginecólogo Jefe del hospital: el abortista Joaquín Calaf, que debía estar jubilado hace años, pero que por un misterioso designio, que J.R. todavía no ha conseguido descifrar, continúa en activo y dando mal.

La cosa se le complicó todavía más cuando fue despedida por mobbing ideológico y moral la técnico de Rayos X Montserrat Balsells. Ella denunció ante sus jefes directos y ante el Arzobispado las prácticas abortivas del Hospital de Sant Pau y fue inmediatamente represaliada.  Aquí la indignación de J.R. ante la injusticia –cosa que le honra- llegó al paroxismo. Movió Roma con Santiago para  reparar la injusticia y conseguir la readmisión. Habló con los jefazos y exigió la cabeza del jefe inmediato de Montse si no volvían a contratarla, pero al final todas sus gestiones se estrellaron contra la intransigencia de Margarita Esteve, jefa de enfermería, que chuleó por demás al P. Josep Ramón asegurándole que la Sra. Balsells nunca jamás volverá a trabajar en el Hospital de Sant Pau. 

J.R pareció entonces rendirse, ¡pero no! Cabreado por acabar reducido a ninot de falla de segunda clase se descolgó del discurso políticamente correcto y declaró al diario ABC: La Iglesia abandonará el Sant Pau si se practican más abortos. Reconocía J.R. que el hospital nunca había dejado de hacer abortos y que, si era necesario, bloquearían el funcionamiento del patronato del hospital: Estamos dispuestos a morir matando. ¡Qué tío!  

Pues no. Se asustó de su propia valentía. Boi Ruiz, conseller de Salut, le hizo llegar la inquietud del mismo Artur Mas por sus declaraciones. Algunos médicos del San Pablo –los beatorros siempre, que son los peores-  pedían por carta, firmada entre otros por el Dr. Craven, la cabeza de J.R. al Cabildo de la Catedral. Aquello era demasiado. Podía quedarse sin amigos. No podía romper la baraja de mus. Se había pasado… Sin embargo, no todo eran malas noticias. El P. Forcada –Casa de Santiago- había comido con el abortista Calaf y éste le había dicho en confidencia que ¡perdonaba a J.R.! Y que había desactivado la indignación de los matarifes de su equipo que querían también cargarse al pobre canónigo

Una semana después, el 27 de enero, el propio presidente del patronato del Hospital de Sant Pau, Enric Argelagués, escribió la carta de rectificación que el P. Josep Ramón Pérez entregó firmada ¡al autor de la misma!: Enric Argelagués, representante de la Generalitat. Ahí va: 

A raíz de las informaciones que han aparecido en los medios atribuidas a mi persona, quisiera expresar mi desencanto al no ver reflejadas mis palabras y haber podido provocar equívocos o perjudicar a personas o instituciones.

Así pues, quisiera expresar:

1. Mi más alta consideración personal a todos los profesionales del Hospital.
2. Mi total adhesión al resto de miembros del Patronato y a su Presidente, en el sentido sincero de reconocer y tener en gran estima a toda la organización por los esfuerzos llevados a cabo en los últimos años, que han permitido resituar nuestro Hospital en equilibrio presupuestario con una muy alta calidad asistencial.
3. Mi convicción del correcto cumplimiento de los acuerdos institucionales que rigen en el funcionamiento del Patronato del Hospital.

Finalmente, quisiera reafirmar que el Capítulo de la Catedral de Barcelona ha sido, está y estará siempre para ayudar a la Institución.

Y nuevamente disculparme si alguien se ha molestado.

Parece ser que no molestó a la dirección el tema del aborto –salvo al matarife Calaf-, sino la referencia de J.R. a la deuda económica acumulada por el hospital durante años con la Seguridad Social y que no nunca pagará. Pero con esa excusa le arrancaron la carta de rectificación en la que beatifica a todos los profesionales del Hospital: al abortista Calaf, a sus secuaces y a los dos anestesistas del Sant Pau, imputados por trabajar con el criminal Morín en su clínica. Con esa excusa, J.R. afirma que cree que ya no se hacen los abortos que se siguen naciendo, pues se cumplen correctamente los acuerdos institucionales que rigen en el funcionamiento del Patronato del Hospital y que pase lo que pase, el Capítulo de la Catedral de Barcelona ha sido, está y estará siempre para ayudar a la Institución. 

Algo debió avergonzar a Josep Ramón de todo ello pues, unos días después de su carta apócrifa, Cristina Iniesta, representante del Ayuntamiento de Barcelona en el patronato del hospital, se encontró con Martínez Sistach, el cual la conminó a hacer una declaración pública en nombre del Hospital asegurando que ya no se hacían abortos quirúrgicos. Lo de las píldoras abortivas, las esterilizaciones y los embriones congelados nunca ha acabado de interesar demasiado al prelado, por aquello de la conciencia gruesa, suponemos.

Cuando Enric Argelagués propuso en la Muy Ilustre Administración redactar esa declaración pública y nota de prensa -a instancias del Cardenal-, exonerando al hospital de toda mancha de aborto, la vergüenza torera de J.R. le llevó a asegurar que esa nota nunca llevaría su firma, pues si durante veinte años habían engañado al Cabildo bien podían seguir haciéndolo sin remordimiento. Y que si ahora no tenía pruebas de que se realizaran abortos, tampoco las tenía de que éstos hubieran terminado. La cosa quedó ahí y el Cardenal finalmente se quedó sin la nota que debía llegar a Roma como prueba aparente de su diligencia en hacer cumplir la doctrina católica. Aparente, sí, porque el Arzobispado nunca bloqueará la marcha del hospital con las elecciones municipales tan cerca y luego las autonómicas, y las generales… y tampoco quiere echar el resto para sustituir el equipo de ginecólogos abortistas del hospital, pues debería enfrentarse al Ayuntamiento y a la Generalitat. Y es que, al decir del propio J.R., ¡hay que seguir viviendo! Viviendo ellos, los del staff, claro. Mientras, las vidas de los no nacidos serán sacrificadas en el Sant Pau o en cualquier otro sitio. ¡En verdad os digo que cuanto dejasteis de hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejasteis: Cada vez que dejasteis de hacerlo con uno de éstos más pequeños, también conmigo dejasteis de hacerlo! (Mt 25,45)

El Directorio de Mayo Floreal

20 comentarios:

  1. Por qué la Gene subvenciona el Full Dominical (ahora a tutti colori) dioceano de Bracelona?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Actualmente el FD no sirve ni para papel higienice en una urgencia........ yo si cae en mis manos lo rompo, no pierdo el tiempo con tanta tontería e idolatría al Martinez Sistach.....

      Eliminar
  2. Simplemente los Mandamientos están para cumplirlos.

    Reconozco que todos hemos pecado por omisión, cada cual según su responsabilidad, en las muchas facetas de la vida social en que podía impedirse esa barbaridad del aborto.

    Antes de cumplir con el quinto mandamiento hay un primero que habla muy claro:

    Nos dice Evangelio que un doctor de la Ley se acercó a Jesús para tentarle: "Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?". La respuesta fue: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el mayor y el primer mandamiento" (Mateo 22,36-38).

    En el primer mandamiento se incluye el deber de adorar a Dios. Cuando el demonio tentó a Cristo pidiéndole que se postrase y le adorase, el Señor replicó: "Apártate, Satanás, pues escrito está: al Señor tu Dios adorarás, sólo a Él darás culto" (Mateo 4,10).

    La adoración del Dios verdadero aparece en el libro de Daniel -y en la vida real de cada hombre- como el contraste del primer mandamiento.

    Para amar a Dios hay que reconocer antes su señorío y adorarle; y si no se le adora es porque no se le conoce y no se le ama, habiendo sido sustituido por las criaturas, que son los falsos dioses del egoísmo y del pecado.

    ResponderEliminar
  3. Me quedo de piedra. Misericordina para todos -divorciados, gays, adúlteros- pero no para los no nacidos. A esos... ¡que les bomben¡ hasta en los hospitales de la Iglesia. ¡Qué gente tan falsa!

    ResponderEliminar
  4. Excelente investigación y excelente artículo. Es una vergüenza que en el tema del aborto nuestros eclesiásticos sean tan permisivos, tan laxos y tan rendidos al poder establecido... una pena por no decir más.

    ResponderEliminar
  5. Un artículo de investigación que se lleva un 10, y también en su estilo literario muy elegante y audaz. Felicidades.
    Silveri Garrell

    ResponderEliminar
  6. O sea, que Margarita Esteve, una enfermera sin mayor formación que se sepa, , aupada a jefa de enfermería de san Pablo --¿con qué méritos? ¿por oposición? ¿a dedo? ¿por elección entre enfermeros? -- tiene vara alta para decidir quién trabaja y quién no. En cuanto jefa de enfermería, todo parece indicar que del asunto del aborto y otras menudencias tiene amplio conocimiento. No sé si experiencia. ¿Y basta el plante de una enfermera, repito, sin mayor preparación, estoy convencido de que ayuna en conocimientos radiológicos, para decidir rescindir (eufemísticamente no renovar) el contrato de la señora Balsells? Vaya, vaya, con el cardenal, y tutti quanti...Vaya, vaya qué figuras...

    ResponderEliminar
  7. Los dos terribles años de pontificado de Francisco13 de marzo de 2015, 14:36

    Dos años de cambio en el Vaticano, editorial del día de hoy de La Vanguardia, es una prueba más de la pervivencia de la falsa Iglesia mediática y la verdadera Iglesia real, del Francisco imaginado contra el Francisco real. Al margen de esto, en mi opinión, este pontificado sitúa a la Iglesia en el borde del precipicio por esta política de Francisco de promocionar lo social en detrimento absoluto de la vida, la familia y el matrimonio. Es su opción, válida y legítima, pero tendrá consecuencias nefastas para la Iglesia:

    1. Exégesis y teología: prosigue la herética teoría de la 'Búsqueda del Jesús histórico', nacido y establecido en la teología del Rin (Alemania, Bélgica, Holanda, Austria y Suiza): los evangelios son novelas de ficción con finalidad catequética, creadas por desconocidos autores colectivos (comunidades cristianas primitivas), y que sólo la ciencia teológica de hoy ha descubierto la verdadera historia de Cristo (Fuente Q). Y la teología moral sigue en sus caminos de heterodoxia sobre vida, familia y matrimonio. Incompetencia.

    2. La defensa pontificia y eclesial a la vida, familia y matrimonio ha experimentado un retroceso evidente. A diferencia de otros casos (pobreza, Lampedusa 'Vergogna!', Filipinas 'los niños de la calle', abandono de abuelos 'es un pecado mortal'), no ha hecho ningún casus belli, no ha soliviantado ni ha hecho ninguna denuncia profética ante los poderes del mundo contra el aborto, la eutanasia y la eugenesia de la reproducción asistida. Silencio pontifical y episcopal. Y eso que en la Unión Europea, según las estadísticas oficiales, se han producido más de dos millones de abortos registrados (y una cifra parecida de embriones congelados en la reproducción asistida) durante los dos años de pontificado de Francisco. Curiosamente, la nula condena pontificia del aborto parece que ha contribuido a la popularidad de Francisco: sin mención a un tema polémico, no hay escándalo alguno y todo son sonrisas mediáticas. Inexplicable.

    3. Prosiguen los abusos, irregularidades y delitos cometidos en la Liturgia de la misa: desobediencia del rito, comuniones sacrílegas, administraciones de la comunión ilícitas. Desatención.

    4. El gobierno del Sínodo de las Familias no ha podido ser más catastrófico. La herética teología del Rin (Kasper, Bonny, Marx) venció almenos en la redacción del primer cuestionario (sin mencionar el aborto), en la primera conclusión del Sínodo (a favor de la homosexualidad), y también en la confección del segundo cuestionario (no se refiere al aborto y congelación de embriones de la reproducción asistida). Mala gestión.

    5. En Cataluña, el pontificado de Francisco es inútil, 'eixorc': prosigue igual el nacional-progresismo en sus ámbitos de no defensa de la vida, la familia y el matrimonio, la falsificación de la exégesis, teología, liturgia y sacramentalidad, la subordinación al nacionalismo y al oficialismo, su mundanización y secularización. Y sigue sor Forcades con su participación política anticatólica en el movimiento social Procés Constituent. Irrelevancia.

    www.lavanguardia.com/opinion/editorial/20150313/54428113631/anos-cambio-vaticano.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto plenamente su opinión..... pero Francisco, es Pedro. Acato al Papa, a pesar de todo..... para mi la Iglesia es Madre y Maestra. El Papa actual pasara, como han pasado tantos Papas, pero la Esposa de Cristo, la Iglesia, permanecerá.....

      Eliminar
  8. EL PAPA ANUNCIA LA CELEBRACIÓN DE UN AÑO SANTO EXTRAORDINARIO; EL JUBILEO DE LA MISERICORDIA.

    El Papa Francisco ha anunciado este viernes, 13 de marzo de 2015, en la Basílica de San Pedro, la celebración de un Año Santo extraordinario. Este Jubileo de la Misericordia comenzará el presente año con la apertura de la Puerta Santa en la Basílica Vaticana durante la solemnidad de la Inmaculada Concepción y concluirá el 20 de noviembre de 2016 con la solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo.

    Francisco: 'Nadie puede ser excluido de la misericordia de Dios'

    El Santo Padre preside en la Basí­lica de San Pedro una Liturgia Penitencial y recuerda que cuanto más grande es el pecado, mayor debe ser el amor que la Iglesia expresa hacia aquellos que se convierten

    El sacramento de la Reconciliación nos permite acercarnos con confianza al Padre para tener la certeza de su perdón. Él es verdaderamente rico en misericordia y la extiende con abundancia sobre quienes acuden a Él con corazón sincero. Lo ha recordado esta tarde el papa Francisco, que ha presidido una Liturgia Penitencial en la Basílica de San Pedro, unido a muchos cristianos que en todas las partes del mundo, “han acogido la invitación a vivir este momento como signo de la bondad del Señor”. Esta tarde el Papa ha recordado a los fieles que Dios perdona todo, Dios perdona siempre. Nunca se asusta de nuestros pecados.

    Durante su homilia, el Papa ha señalado que Dios no cesa nunca de mostrar la riqueza de su misericordia a lo largo de los siglos. “Ser tocados con ternura de su mano y plasmados por su gracia nos permite, por tanto, acercarnos al sacerdote sin temor por nuestras culpas, pero con la certeza de ser acogidos por él en el nombre de Dios, y comprendidos a pesar de nuestras miserias”, ha recordado el Papa. Saliendo del confesionario --ha asegurado-- sentiremos su fuerza que dona de nuevo la vida y restituye el entusiasmo de la fe.

    Haciendo referencia al pasaje del Evangelio leído anteriormente (Lc 7, 36-50), de la mujer pecadora en la casa del fariseo, el Papa ha hecho referencia a dos palabras concretas: amor y juicio.

    “Está el amor de la mujer pecadora que se humilla delante del Señor, pero antes aún está el amor misericordioso de Jesús por ella, que la empuja a acercarse”, ha indicado. Cada gesto de esta mujer --ha explicado el Santo Padre-- habla de amor y expresa su deseo de tener una certeza inquebrantable en su vida: la de haber sido perdonada. Y es Jesús quien da esta certeza a la mujer: “acogiéndola le demuestra el amor de Dios por ella”. De este modo, el Pontífice ha señalado que el amor y el perdón son simultáneos. Para ella, “no habrá ningún juicio sino el que viene de Dios, y este es el juicio de la misericordia”. “El protagonista de este encuentro es ciertamente el amor que va más allá de la justicia”, ha indicado el Papa.

    Por otro lado está el ejemplo de Simón el fariseo, que “no consigue encontrar el camino del amor”. “En sus pensamientos invoca solo la justicia y haciendo eso se equivoca”, ha advertido. Así, Francisco ha explicado que “la llamada de Jesús empuja a cada uno de nosotros a no pararnos nunca en la superficie de las cosas, sobre todo cuando estamos delante de una persona”. Estamos llamados --ha añadido-- a mirar más allá, a centrarnos en el corazón para ver de cuánta generosidad es capaz. El Santo Padre ha afirmado que “nadie puede ser excluido de la misericordia de Dios, todos conocen el camino para acceder a ella y la Iglesia es la casa que acoge a todos y no rechaza a nadie”. Sus puertas, ha proseguido el Papa, permanecen abiertas, “para que los que son tocados por la gracia puedan encontrar la certeza del perdón”. Asimismo, Francisco ha afirmado que cuanto más grande es el pecado, mayor debe ser el amor que la Iglesia expresa hacia aquellos que se convierten.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que le pasa a este papa es que está empeñado en abolir el pecado y no sabe cómo hacerlo. Se cree el inventor de la misericordia y ahora pretende levantarle el gran monumento a su invento: un año santo para justificar su apertura de puertas de la Iglesia a la homosexualidad (¿Quién soy yo -y quién es la Iglesia- para juzgar?), a la poligamia (¡gran Sínodo!), a toda la ideología de género, aborto incluido, a cuya condena dedica un minuto al año. ¿Cree que conseguirá disfrazar todo eso con un año ni con un decenio dedicado a la exaltación de su reinventada misericordia?

      Eliminar
    2. Sr. Anónimo de las 7,20.

      ¿No querrá decir usted que este Papa se ha empeñado en que nosotros, le abramos el corazón a Dios, le pidamos perdón de nuestros pecados, para que con la absolución sacramental, Dios pueda ejercer su Misericordia infinita sobre nosotros.

      Para ello es necesario que demos el paso de darnos cuenta que hemos pecado, que hemos ofendido a Dios, de lo contrario no hay Misericordia posible, puede haber compasión, pero no es lo mismo.

      Eliminar
  9. Cada dia 25, unos pocos CATÓLICOS nos manifestamos ante el ASESINATORIO del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, luegos bajamos rezando el rosario hasta la Basílica Expiatoria de la Sagrada Familia, donde imploramos la ayuda de la Santisima Trinidad para que dejen de ASESINAR a sus hijos.
    Nunca hemos visto al Cardenal, al Obispo al Canónigo ni a JR en ella.
    Luego ni apoyan a la Iglesia Católica ni rezando. Qué diferencia con Obispos que se hincan de rodillas ante los matarifes, con el buen sacerdote de Cristo que envió a la M. el super sueldo del Hospital de Sant Celoni que solo daba pastillas del día después.
    Como ya he dicho, tenemos a SATANÁS en lugar de un Obispo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con todo lo que dice usted. Pero por favor, no se pase. No creo que sea de buen católico llamar SATANÁS a su arzobispo, por muy en desacuerdo que se esté con su proceder.

      Eliminar
    2. Pido PERDÓN, por las palabras, quería reproducir la frase del Beato Pablo VI, EL HUMO DE SATANÁS HA ENTRADO y por el duende de la estupidez propia no lo redacte completo y bien.
      Gracias por la corrección fraterna.

      Eliminar
  10. ¿No fue san Juan Pablo II quien dijo que el humo de Satanás se había colado en la Iglesia? Sabiendo eso será cuestión, digo yo, de andar con el olfato bien aguzado al acercarse a los hombres de Iglesia: algunos huelen a azufre.

    ResponderEliminar
  11. Particularmente solo puedo hablar bien de Mn. J.R. Pérez.
    En el cuidado de su parroquia y de sus feligreses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y NO LO TRAJO EL CARDENAL CARLES LOTRAJO Mn JAUME ARMENGOL
      SIENDO UN ADOLESCENTE DE ANDALUCIA LO TENGO POR UNA GRAN PERSONA Y ME INDIGNA COMO TRATAIS A GENTE BUENA OS SIGO PERO DEJARE DE HACERLO NO ME GUSTA LA MENTIRA

      Eliminar
  12. Qué hace uno cuando sabe que el partido está a punto de finalizar?
    Simplemente, pide más tiempo.
    Estamos en tiempo de descuento.
    Estamos en el tiempo de la Misericordia.
    JPII, BXVI lo sabían y Francisco también lo sabe.
    Si Francisco como Pastor Supremo de la Iglesia ratifica la condena de todos los pecados mortales que se cometen actualmente, si no hace la vista gorda, ni la Santísima Virgen María podrá deshacer lo que él ate. Tal es el poder conferido por Jesucristo a su Vicario y tal el respeto de Ella a la Iglesia. Si el papa Francisco es devoto de la Virgen Desatanudos por algo será.

    ResponderEliminar
  13. Un soplo de aire fresco es este artículo y otros de esta misma página, en medio de unos clérigos que sólo se preocupan por mantener su cargo y no enemistarse con los separatistas catalanes. Muy triste, desde luego. Pero es posible una alternativa.

    ResponderEliminar