miércoles, 26 de febrero de 2014

El cuarto jinete del Hospital de Sant Pau

“Miré, y he aquí que vi un caballo amarillo y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra.” (Apocalipsis 6,8)

Joaquim Calaf Alsina es todavía -y por mucho tiempo, debe pensar él- el Jefe del Servicio de Ginecología del Hospital de San Pablo. Abortista declarado, promotor de la anticoncepción y de la píldora abortiva junto con el Departament de Salut de la Generalitat de Cataluña. Experimentador genético compulsivo, fue la  mano derecha de la exconsellera Marina Geli en materia eugenésica. Debería por edad estar retirado, pero continúa en su puesto a causa de una especie de figura laboral creada para él por sus amiguetes, pues tiene muchos… porque parece que es imprescindible. En resumen, una especie de jefe de servicio senior incombustible e injubilable.    

Partner asociado de Calaf es también la cabeza visible de este consultorio web sobre anticoncepción y aborto, avalado por la Sociedad Española de Contracepción y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, financiado por la compañía Janssen -multinacional fabricante de abortivos- y que pretende ser un “punto de encuentro y un referente” para aquellas personas que tengan alguna consulta sobre los diferentes métodos anticonceptivos y abortivos.  Una especie de wikipedia online para neófitos con ganas de aprender.
 
El cardenal Sistach junto a la ex-consellera Marina Geli
Con motivo de la puesta en marcha de la Ley Aído -el aborto como derecho-, en rueda de prensa con Marina Geli, Joaquim Calaf, director del servicio de ginecología y obstetricia del Hospital de Sant Pau de Barcelona, afirmó que antes de las seis semanas de gestación, el pequeño tamaño del embrión no permite la interrupción quirúrgica del embarazo. En estos casos se opta, "en la mayoría de países", por la interrupción farmacológica. El Dr. Calaf destacó que "cuanto antes se realice la interrupción voluntaria del embarazo, mejor: tanto por razones médicas como psicológicas". Además, añadió, "los riesgos o efectos indeseables son muy pocos". ¡Pocos, dice! Entre ellos, destacan las pérdidas de sangre abundantes, el dolor o una posible infección. Por esa razón “los hospitales ingleses ofrecen un tratamiento de antibióticos siete días después de la interrupción del embarazo”. Y eso que no hay riesgo. ¡Qué amables!

Cuando la píldora RU-486 se toma antes de la séptima semana de gestación, da lugar a una menstruación abundante, sin mayor repercusión física”. O sea que para el presidente de la Comisión de Técnicas de Reproducción Asistida de la Generalitat, Joaquim Calaf, la píldora abortiva no deja de ser un placebo con alguna que otra mínima repercusión. Y pontifica cual oráculo de Delfos: Cataluña debería apostar con firmeza por el aborto farmacológico, ya que es una opción menos agresiva y menos traumática para las mujeres”.  Sí lo es para el niño; pero no se quejará hasta el punto de que usted lo pueda oír, ¿verdad, doctor?


El Dr. Calaf promocionando mujeressincomplejos.com
Los cuatro años transcurridos desde entonces no han moderado ni aplacado a Calaf, sino que lo han radicalizado. Se cubrió de gloria con unas desafiantes declaraciones al diario ARA el pasado 22 de diciembre. Mientras los jefes de servicio del Clínico o del Valle de Hebrón callaban como muertos, Joaquim Calaf, jefe de Ginecología en un Hospital de la Iglesia afirmaba: Con la nueva ley española  del aborto volveremos a las prácticas que, como mínimo, serán oscuras. La ley actual permite saber dónde, cuándo y cómo, ya que las interrupciones voluntarias del embarazo están reguladas y ahora dejaremos de saberlo”. 

¿Quién puede pensar que la Ley eliminará automáticamente los 20.000 abortos anuales  en Cataluña? Se descubrirán vías para dar salida a esta demanda”, afirmó Calaf cada vez más envalentonado; y explicó que un elevado porcentaje de los profesionales que trabajan en salud de la mujer, están a favor de no cambiar la ley. Nos colocan  en una situación tercermundista en el ámbito de la salud de la mujer”, destacó Calaf. Y añade que la nueva ley “es un retroceso en los derechos de las mujeres, ya que con la ley en la mano la mujer que quiera interrumpir un embarazo no deseado sin ninguna otra circunstancia adicional, no podrá”. Y es que para este hombre el aborto es otro derecho humano.

Y sigue hablando por los codos: Los médicos -dice- consideran que la ley sólo puede atribuirse a criterios ideológicos, ya que no hay ninguna razón clínica para cambiar una ley que “no ha sido conflictiva ni para los usuarios ni para los profesionales. La ley actual no obliga a nadie a hacer nada y respeta a todos, mientras que la nueva impondrá cosas en contra de la voluntad de la paciente”, sentenció Joaquín Calaf, insigne defensor de la libertad para matar. 

Mn Joan Benito, representante del arzobispado
acompañado de Marina Geli, Moratinos y Hereu
Esta cara dura impresionante, ese morro de cemento, ese provocativo engreimiento es el que ha debido “enamorar” a la delegada diocesana de Pastoral de la Salud de Barcelona, Mª José Martínez Lapeña. Desde hace tiempo se ha convertido en la solitaria defensora del esclarecido doctor ante el Cabildo de la Catedral -copropietario y responsable moral de la institución- cuyos canónigos están exigiendo, cada vez con más fuerza, la cabeza del Dr. Calaf a la Muy Ilustre Administración del hospital (MIA). Los dignos eclesiásticos todavía se hacen cruces al escuchar a la delegada abogar por el abortista ginecólogo: “Parece mentira que ustedes quieran arruinarle la carrera ¡con lo bueno y cristiano que es! Y además tiene unos hijos preciosos…” La pobre señora debe habitar en un licuado limbo de nubes sonrosadas; no lee los periódicos y debe pensar que los burros vuelan… Un espectáculo verdaderamente lastimoso. Su chifladura por Calaf  ha llegado a tal extremo, que Dª María José se atrevió a confiar a uno de sus colaboradores más cercanos que “si el Cardenal no le ha parado los pies a mossèn Custodio en esto del Sant Pau, es porque, en el fondo, piensa como él”. Lo cual, creo humildemente, que honra a nuestra diócesis y a su Pastor. Y muestra de paso que la máxima valedora de un doctor abortista como jefe de ginecología de Sant Pau, es la delegada diocesana de Pastoral de la Salud. A esta gran figura de la Pastoral de la salud en nuestra diócesis, le parece mal que el cardenal y el Cabildo catedralicio se sientan incómodos con el máximo responsable y promotor de los abortos en el Hospital de San Pablo: el doctor Calaf.

Sin embargo, aunque el Hospital de Sant Pau es un barco que hace aguas -morales y económicas-, abandonarlo no es factible. Entre otras cosas, la diócesis tendría que hacerse cargo de la parte correspondiente de su abultada deuda. Hay que bregar pues en medio de la tormenta y enderezar el rumbo cambiando al capitán, es decir, al jefe de servicio de ginecología del hospital. La mayoría de los miembros del Cabildo  están apremiando con verdadero enojo a la dirección del centro sanitario para obtener una verdadera reparación tras años de engaños y mentiras: el retiro inmediato de Calaf. Se sienten estafados y timados por unos caraduras sin escrúpulos. Los abortos –en “casos extremos” siempre, claro- son moneda corriente en el servicio de ginecología del Sant Pau.
El Dr, Josep Maria Simón, presidente de la FIAMC
El Dr. Simón, Presidente de la Federación Internacional de Médicos Católicos (FIAMC), me confió con médica sabiduría: “La medicina tiene mucho de mecánico: Si las cosas se hacen bien desde el principio, se hacen siempre bien. Si los actos médicos comienzan haciéndose mal, se hacen siempre mal”. Por ello, el Ilustre Cabildo de la Santa Iglesia Catedral de Barcelona no quiere que un hospital históricamente católico acabe en manos de esos “despiertos para el mal” (Is 29, 17), en manos de ese cuarto jinete del Apocalipsis (cf. Ap 6,8) que ha convertido un lugar de misericordia y compasión, en un antro de homicidio y muerte para los no nacidos, sobre todo para los que vienen enfermos o malformados: la “interrupción médica del embarazo” en la que Calaf ha especializado a su equipo.  

Dios bendiga a esos buenos canónigos que honran con su valiente actitud a la Archidiócesis de Barcelona y nos hacen olvidar con su católica firmeza tantas traiciones y cobardías. ¡Dios les bendiga!
  
Custodio Ballester Bielsa, pbro.
www.sacerdotesporlavida.es

11 comentarios:

  1. - "Además, añadió, "los riesgos o efectos indeseables son muy pocos"... Entre ellos, destacan las pérdidas de sangre abundantes, el dolor o una posible infección. Por esa razón “los hospitales ingleses ofrecen un tratamiento de antibióticos siete días después de la interrupción del embarazo”. Y eso que no hay riesgo. ¡Qué amables!"

    Una afirmación de este calibre requiere de información médica que la avale ("cita requerida"), y no la da, con lo cual no da información completa y veraz, y podría, por tal razón, si hay una infección con resultado de muerte o lesiones graves en una mujer, el ser objeto de una reclamación de daños y perjuicios.


    - "La ley actual no obliga a nadie a hacer nada y respeta a todos, mientras que la nueva impondrá cosas en contra de la voluntad de la paciente”

    Si como médico tiene objeciones científicas, como jurista es una verdadera nulidad. Toda ley que concede el ejercicio de un derecho ciertamente no obliga a ejercer el derecho, como diría el letrado Perogrullo.

    Pero toda ley tiene una cláusula final que obliga a todos los poderes públicos y ciudadanos a respetarla y a hacerla cumplir si hay un ciudadano que ejerza este derecho, excepto el ejercicio del derecho a la objeción de conciencia, que también es obligatorio respetarlo.

    Por ejemplo, la ley del aborto de Zapatero del 2010 al final dice esto:

    Disposición final sexta. Por tanto, mando [=obligo] a todos los españoles, particulares y autoridades, que guarden [=cumplan] y hagan guardar [=cumplir] esta ley orgánica.

    A los efectos prácticos: si una mujer quiere cometer el homicidio legal de su hijo no nacido bajo las condiciones de la ley, entonces esto es su derecho y, a la vez, una obligación para el resto de la sociedad, que ha de poner los medios públicos para realizar efectivamente el derecho al homicidio de su hijo no nacido.

    Por lo tanto, toda ley de derechos, a su vez, obliga a los ciudadanos y poderes públicos para que se realice efectivamente: si hay un padre o familiar que quiera impedir el homicidio abortivo, si éste es legal, no lo podrá impedir.

    ResponderEliminar
  2. - “si el Cardenal no le ha parado los pies a mossèn Custodio en esto del Sant Pau, es porque, en el fondo, piensa como él”

    El Cardenal, en este caso, debe estar cogido por dos sitios: quizás puede pensar como Mn. Custodio, pero está la autoridad de Juan Pablo II y su Evangelium Vitae: si se le hiciera callar, hablarían las piedras.

    Además, según Francisco I, la Iglesia debe ir a la periferia de los pobres y centrarse en lo social: luego si la vida, la familia y el matrimonio son la célula de la sociedad, si el feto y embrión es el más pobre entre los pobres, entonces la defensa de la vida del no nacido (aborto, congelación, eutanasia) es inexcusablemente prioritaria y central.


    - "el Hospital de Sant Pau es un barco que hace aguas -morales y económicas-, abandonarlo no es factible. Entre otras cosas, la diócesis tendría que hacerse cargo de la parte correspondiente de su abultada deuda".

    Esto no es admisible bajo ningún concepto. Respetando las actuaciones de dirección política y deber de discreción, se debe apostar con decisión por la política de transparencia.

    Basta ya de vender burras paticojas, que transparenten lo máximo legal posible su gestión integral (ingresos, gastos, personal, organización, dirección, actos médicos), dando muchííísima más información que la disponible en su memoria www.santpau.cat/memoria/memoria_2012.pdf.

    Y además, si el hospital es católico, debe de cumplir los requisitos de toda entidad católica, debe de tener un certificado de garantía de prácticas conformes a la catolicidad: código ético, misión, filosofía, valores, objetivos, estatutos.

    Por ejemplo, debe de impedir la invasión de la cultura de la muerte: teoría de género, aborto, congelación, selección e investigación de embriones, la reproducción humana asistida, la muerte asistida y la eutanasia de niños, ancianos y enfermos.


    - "el Ilustre Cabildo de la Santa Iglesia Catedral de Barcelona no quiere que un hospital históricamente católico acabe en manos de esos “despiertos para el mal”

    Me alegro que se den muestras de inteligencia moral y ejecutiva colectiva en este Cabildo, pero lamentablemente, sigo pensando que, por los antecedentes históricos, este Cabildo vale menos que la escopeta de caña del perro: la de años que han dejado pasar. A ver si ahora despiertan.

    ResponderEliminar
  3. Mn. Custodio, muchas gracias por su valiente artículo.

    Melanie Pritchar, activista pro-vida: Quedó clínicamente muerta 10 minutos al dar a luz y se recuperó por la oración de 150.000 personas contra todo pronóstico médico

    * Ella afirma: “Si Dios puede despertarme de la muerte, puede hacer tus ojos completamente nuevos, puede hacer tu corazón completo, puede cambiar la vida en un instante si simplemente estamos un poco dispuestos a para caminar bajo su dirección”

    22 de octubre de 2011.- Unos dolores por contracciones a medianoche le indicaron a Melanie Pritchard que estaba comenzando su parto. Si todo iba bien, su bebé podría tener como fecha de nacimiento el 28 de julio de 2010. Melanie telefoneó a su madre para decirle que su esposo Doug la llevaba al hospital. Esa llamada telefónica fue la última acción que Melanie recuerda, ya que luego de ese momento comenzó una odisea dramática de 3 días que casi le quitó la vida y la vida de su hijo por nacer.

    Pritchard, de 34 años de edad, es una católica conocida a nivel nacional en los Estados Unidos de América, defensora de los no nacidos y vocera de la modestia y la castidad. Su trabajo con las organizaciones pro-vida y pro-familia de Arizona ha sido descrita como “legendaria”..

    En un plazo de 15 horas, unas 150.000 personas estimadas estaban orando por Melanie. Ese mismo día Melanie fue la persona número uno en Google en Arizona, su Estado natal. Ella fue la top 10 en Twitter en todo el mundo.

    Cero por ciento de probabilidad de supervivencia

    La exitosa operación de cesárea trajo al mundo a una saludable niña con cabello rubio y ojos azules. Doug la llamó Gabriella, o Ella para abreviar. Melanie llevaba ya clínicamente muerta durante 10 minutos. Le aplicaron resucitación cardiopulmonar y 4 veces golpes de corriente con un desfibrilador antes que el equipo médico lograra resucitarla.

    Melanie lloró cuando Doug le ayudó a sostener por primera vez a la recién nacida Ella, apenas 48 horas después del nacimiento por cesárea. Y ante el asombro de todos, Melanie fue dada de alta del hospital sólo 6 días después que había comenzado la odisea.

    El milagro más grande de todos

    “Creo sinceramente que este momento no era para mí. Yo siempre he dicho: ‘úsame, Señor, en la forma que quieras y cuando quieras’. Ese período de 24 horas fue para la familia, para los amigos y para las personas que estuvieron expuestas a esta historia. El Señor me ha usado para abrir los ojos, para ayudarles a entender que ellos deben apoyarse y confiar en él, y sólo en él. Fue para que Dios mostrara lo poderoso que es él”.

    Encontrando alegría en el sufrimiento

    Ella dice que el difícil proceso de recuperación fue una verdadera prueba del mutuo compromiso de ella y de Doug en el matrimonio. Como defensora del matrimonio como una “especie de amor libre, total, fiel y fecundo”, dice que todo lo que ella y su marido sabían del matrimonio a través de un “conocimiento-intelectual”, de repente tuvo sentido para ellos en la esfera del “corazón”. “Todo lo que estábamos enseñando acerca del plan de Dios para un matrimonio lleno de alegría se volvió realmente verdad. Incluso en medio de este sufrimiento, Doug y yo todavía encontrábamos alegría. Hemos descubierto que todavía se puede encontrar alegría en el matrimonio, incluso en las profundidades de esta clase de sufrimiento”. El ‘amor sacrificial’ y el ‘don de sí mismo’ que habíamos estado enseñando cobró vida realmente en nuestro matrimonio”.

    Melanie ha descrito en detalle su viaje físico y emocional en su libro, “The Day I Died: Finding Hope in Suffering” [El día que fallecí: hallando esperanza en el sufrimiento]. Está disponible en Vitae Press y a través de su página web.

    ResponderEliminar
  4. --- ¿Quién puede pensar que la Ley eliminará automáticamente los 20.000 abortos anuales en Cataluña? Se descubrirán vías para dar salida a esta demanda

    Una posible vía fraudulenta será hacer partos prematuros en la semana 23ª con la intención de que el feto muera por falta de supervivencia.


    --- Con la nueva ley española del aborto volveremos a las prácticas que, como mínimo, serán oscuras. La ley actual permite saber dónde, cuándo y cómo, ya que las interrupciones voluntarias del embarazo están reguladas y ahora dejaremos de saberlo”.

    Parece mentira como son estos médicos, y los juristas, políticos y periodistas promuerte. A la media hora de ser fecundado el óvulo (cigoto), se produce una votación parlamentaria por la que se "autodeterminan" las características del niño: tal rasgo del padre, tal otro de la madre (ojos, cabello).

    El hombre tiene unos 80 billones de células, y su personalidad y humanidad se inicía desde esta célula inicial, el cigoto, que contiene toda la información genética individualizada e intransferible y que conduce al desarrollo de un ser humano único e irrepetible.

    Algún día, todos estos políticos y médicos (y consagrados y directivos de hospital, junto con todos los que apoyan al aborto) deberán de responder por crímenes contra la Humanidad por genocidio intergeneracional. En efecto, en Cataluña matan cada día de promedio unos 60 fetos y embriones y congelan unos 80 embriones en las técnicas de reproducción humana asistida.

    Pues bien, 30 fetos abortados y 40 congelados son de niñas, es decir, que son mujeres que no llegarán a la edad fértil y no podrán tener hijos propios ni podrán desarrollar su vida familiar, matrimonial ni personal, lo que se traduce en familicidio, feminicidio prenatal y nada de patriotismo para con sus propios ciudadanos.

    Sin duda creo que la actual situación de doble brecha social y política es un abandono de Dios de España y Cataluña: si una Constitución, si un Estatuto sirven para matar a inocentes no nacidos masivamente y de forma reiterada (desde hace 30 años), y encima disfrazarlo de avance social, entonces no habrá desarrollo humano integral de la persona y del pueblo. ¿Derecho a decidir para quien decide que los niños no nacidos no tendrán derecho ni a vivir ni a decidir?

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué hace este MATASANOS, no es un eufemismo es desgraciadamente la realidad en el Colegio de Médicos? NO están para curar enfermos, el embarazo NO ES ninguna enfermedad, el la GRAN ALEGRÍA DE LA VIDA.
    La colaboración directa o indirecta de católicos y mas aun de Obispos en estos asesinatos hace abrir las puertas del INFIERNO para su triunfo.
    Un amigo de CIVICA (http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/ ) Todos ellos doctores y cientificos me dijo que hay que gritar bien fuerte a estos asesinos y a las FEMINAZIS y politicastros del PSOE / COMUNISTAS que el hombre tambien es responsable al 50% del hijo con este grito NOSOTROS EYACULAMOS NOSOTROS PARTICIPAMOS, para decer a las FACHAS del n. parimos n. decidimos que si se han abierto de piernas son responsables de ello como el hombre que aceptan.
    Gracias por estas palabras M. Custodio, lo tengo siempre presente en mis oraciones, que el próximo 22 de Marzo a las 11 de la mañana llenemos la Sagrada Familia de Barcelona conjuntamente con las miles de otras aciones que este día se realizaran en el mundo al grito de VIVA LA VIDA !!!! desde su concepción hasta su muerte natural.

    ResponderEliminar
  6. De todas maneras, el fuero interno del Cardenal debe ser muy interno, pues no se pierde una foto delante del Sant Pau con el alcalde y con Arturo Mas, que son los que pagan los abortos.

    ResponderEliminar
  7. Yo no sé quien debe saltar antes: ¿Calaf, el abortista o Mª José Martínez Lapeña, la incompetente?

    ResponderEliminar
  8. Sr. Anónimo de las 14,09, gracias por su comentario.

    ¿Nos damos cuenta del mundo tan hipócrita que vivimos?

    El aborto, que según la ley natural, es contraria al 5º Mandamiento, se convierte en un derecho, solo para que el "sexo pueda seguir siendo un juego de niños" y sus promotores puedan obtener importantes beneficios económicos, sin importar el daño que hacen a la mujer y a la sociedad en general.

    La corrupción, que según la misma ley natural es contraria al 7º Mandamiento hay que penalizarla.

    Los dos moralmente hablando son pecados graves, pero los humanos somos así: a lo malo queremos que sea o verlo bueno y viceversa.

    ResponderEliminar
  9. Yo quiero estar convencida que en este hospital conseguiremos lo que nos proponemos y que no habrá delegadas ni mandamases que con sus burdas mentiras y presiones acallen nuestra lucha en defensa de los que no pueden hacerlo.

    Sabemos que como en todo, un buen cristiano (Dr Calaf ?) tiene que parecerlo además de serlo y que evidentemente es una incongruencia total el serlo y ser abortista... ¿cuánto más el hecho de que un médico tenga las manos manchadas de muerte ex profeso de su propio paciente? ¿Es que puede tolerarse semejante violación al código deontológico?

    Pero han de venir nuevos tiempos; aquellos en los que la "permisividad" da paso a la "acción" y el sabernos en buenas manos es un buen comienzo. ¡Yo tengo Fe en que ello es posible!

    ResponderEliminar
  10. Tuve que tratar con María José Martínez por una cuestión grave.................. que hipócrita. No es más falsa porque no lo práctica.

    ResponderEliminar
  11. Ahora me entero que en el colegio La Vall han recibido la visita de la ATS Marina Geli... ex consejera de sanidad, corrupción de menores y aborto masivo.
    Qué c.... está pasando con los "católicos"... no somos más tontos porque no practicamos.

    ResponderEliminar