martes, 16 de enero de 2018

Centenario del nacimiento de Don Marcelo

Su secretario, Santiago Calvo, recuerda su paso por Barcelona: «Lo que pasa hoy en Cataluña se fraguó entonces»

Ayer se cumplieron los cien años del nacimiento de uno de los más grandes obispos que tuvo España en el siglo XX, y que fue arzobispo de Barcelona entre 1967 y 1971. Me refiero lógicamente a Don Marcelo González Martín, que después de marchar de Barcelona, echado por su clero  y por los líderes nacionalistas del momento (Pujol, Benet...)  tuvo un pontificado esplendoroso en la diócesis primada de Toledo, reflejado de manera especial en su Seminario, y jugó un papel fundamental en el proceso de Transición Democrática como contrapeso del otro gran protagonista eclesial del momento: el cardenal Vicente Enrique Tarancón.

Con motivo de este centenario, el que fuera su secretario, el Rvdo. Santiago Calvo Valencia, repasa para el diario ABC, los años que Don Marcelo estuvo en Barcelona, con una afirmación en forma de titular: "Lo que hoy pasa en Cataluña se fraguó entonces". Ciertamente, que expulsar a un obispo no catalán que cuatro años más tarde presidiría los funerales por el Generalísimo, fue un verdadero triunfo contra el ya decadente régimen, lo que envalentonó al nacionalismo catalán, que con éste y muchos otros pequeños éxitos de "guerrilla", acabó creyéndose que podía conseguir sus objetivos máximos, incluyendo la Independencia. De ahí tantos paralelismos que vemos estos días en el bando secesionista, por comparar la situación actual con la que se vivió en aquellos tiempos cuando aún no había democracia.

lunes, 15 de enero de 2018

Monjas en Bruselas

Aunque no lo parezcan las dos mujeres que salen en la foto al lado de Carles Puigdemont son dos monjas benedictinas del monasterio de San Daniel de Gerona. La del pelo blanco es nada menos que la priora del monasterio, la hermana Assumpció Pifarré Clapés. Ella y la hermana Núria se fueron de viaje a Bruselas la semana pasada, para mostrar su apoyo y solidaridad al huido ex presidente de la Generalitat. Hasta ahora ya teníamos una benedictina famosa como Teresa Forcades del monasterio de Sant Benet, en la montaña de Montserrat; pero parece que el activismo político cunde en la
s religiosas que profesan la Regla de San Benito y les es permitido abandonar el claustro, con la propia superiora predicando con el ejemplo. 

El monasterio de San Daniel, ubicado en las afueras de la capital gerundense, cumple este año el milenario de su fundación. No quedan muchas monjas en sus inmensas instalaciones y como otros muchos monasterios tiene que dedicarse como principal tarea a la hospedería de turistas y peregrinos. La hermana Assumpció Pifarré es su priora desde el año 2006. Hija de una familia muy religiosa de quince hijos, ya lleva 52 años como profesa. Entre sus hermanos hubo otro benedictino, el padre Cebrià Pifarré, fallecido a principios de 2016.

domingo, 14 de enero de 2018

Omella adopta el relato de la progresía eclesial

C:\Users\Francesc\Desktop\36977_orig.jpgEncabezada por una foto que al webmáster de la página oficial del Arzobispado de Barcelona le haría merecedor de un juicio sumarísimo con sentencia de ergástulo, nuestro Cardenal publicó su carta dominical del pasado 7 de enero titulada “La concordia, un objetivo prioritario”, dejando claras algunas ideas ciertamente reveladoras de su mentalidad. Es cierto que el objetivo de esa carta  es puramente de índole política (que no explícitamente partidista): abogar por la concordia, la unidad, el respeto, la pluralidad y un largo etcétera de lugares comunes del buenismo, en la sociedad catalana.
Pero junto a ello (marcando tendencia) y hablando del trabajo de las parroquias de periferia y de su labor de integración y despliegue social, hace una solemne “canonización” de aquella Iglesia de izquierdas, germen del nacional-progresismo que ha destruido nuestra diócesis.

viernes, 12 de enero de 2018

La Glosa Dominical de Gérminans

http://1.bp.blogspot.com/-Yh14ULuZb4Q/VLeouPQ-BZI/AAAAAAAAGJ0/MTiCHABezoQ/s1600/Tomas.jpg
LAS CUATRO DE LA TARDE

¿Quién de nosotros, especialmente los más “vejetes”, no tiene un año, un día, una hora para recordar, ligada a un momento central de la propia vida? Hay hechos -y quiero subrayarlo pensando en los más jóvenes- que no se borrarán de nuestro corazón, acontecimientos que en cierta manera han cambiado nuestra vida, trastornado nuestras existencias. Hechos que no queremos olvidar, sobre los que nos gusta volver con la memoria y el pensamiento, acontecimientos que forman el armazón concreto de nuestra existencia y que a veces -al menos así me pasa a mí- nos hacen preguntarnos cuántas cosas nos habríamos perdido si no hubiesen tenido lugar.
 

Estos recuerdos están como cristalizados en nuestra mente, vivos y llenos de color como si hubiesen acaecido hace pocos días, aunque hayan pasado décadas. Somos capaces de recordar cómo íbamos vestidos; la luz y la atmósfera del día y el lugar los tenemos tan presentes que hasta la hora, el minuto y el segundo se convierten en fundamentales e imborrables.

jueves, 11 de enero de 2018

Independencia a la sueca

La teoría sueca del amor: el triunfo del estado del bienestar
Acabo de ver un video que me ha impactado: La teoría sueca del amor. Trata del último nivel de independencia: ciertamente ilimitada. Una independencia que llega obviamente a la persona y termina en la liquidación de los lazos de interdependencia personal (básicamente los familiares). Es desmontar la célula de la familia para dejar sueltos los átomos individuales. Más allá de ese límite viene la rotura, el desquiciamiento. Pero ¡qué va!, resulta que en Suecia han tenido tiempo suficiente para experimentar la independencia hasta ese nivel, y han podido constatar que la rotura y el desquiciamiento del individuo suelto y “libre” no es menos dramático que la rotura y el desquiciamiento de la familia. De lo cual es fácil inferir que soportar los inconvenientes de vivir en la célula familiar no es más duro que soportar los inconvenientes que sufre el átomo individual. En efecto, una de las consecuencias  derivadas de esta novedosa ingeniería social, es el aumento espectacular del número de suicidios y de los muchísimos fallecidos en soledad (uno de cada cuatro) sin vínculo familiar, cuyo patrimonio pasa al Estado.

Este planteamiento tan rabiosamente individualista parte de una filosofía muy singular según la cual, al ser la independencia un valor tan absoluto que se mancillaría si se le pusieran límites, condena sin remilgos cualquier atisbo de interdependencia como un mal per se. La lógica del planteamiento no permite ninguna otra línea de solución. Si la independencia es un bien absoluto, es la forma necesaria de la libertad absoluta, la interdependencia no puede ser más que un mal absoluto. De ahí que muchísimas suecas, tras elegir online el perfil racial, físico e intelectual del donante, se auto-inseminen artificialmente en su propia casa gracias al envío postal del “ingrediente” en recipiente congelado. Así sacian el deseo hormonal de la maternidad independiente sin necesidad de relacionarse con varón. Y éstos satisfarán su libido viendo pornografía y acumulando “altruistas” donaciones de esperma. Cada uno por su cuenta. ¡Y todos tan panchos!

miércoles, 10 de enero de 2018

Católicos, conservadores y anti-comunistas, los enemigos catalanes con los que Franco no contaba

El libro 'Sabotatge contra Franco', de Joan Safont, recoge la resistencia anti-franquista de sectores que inicialmente le apoyaron
Con una imagen en portada de Franco en Montserrat, acompañado del Abad Aureli Maria Escarré se ha publicado un libro de Joan Safont titulado "Sabotatge contra Franco" (Sabotaje contra Franco), con el subtítulo "Episodios de oposición de los que habían ganado la guerra". Y aunque se habla también de burgueses y empresarios, que acogieron con gozo la victoria de los "nacionales", la Iglesia catalana, o al menos una buena parte de ella, así como algunos católicos ilustres, acabaron dando la espalda a quien les había salvado, dominados por un espiritu de revuelta nacionalista.

Entre ellos estaban una parte de los militantes de la Unió Democràtica de Catalunya, partido democrata-cristiano, cuyos miembros fueron perseguidos por católicos por comunistas y anarquistas, y después por nacionalistas, insurrectos y contrarios al régimen de Franco. El ejemplo más claro es el de su dirigente Manuel Carrasco y Formiguera que acabó fusilado.

martes, 9 de enero de 2018

Junqueras y su pareja Neus Bramona ¿son católicos practicantes?

A la izquierda Oriol Junqueras, a la derecha su pareja Neus Bramona
Oriol Junqueras participa semanalmente de la Santa Misa los domingos en la cárcel de Estremera, aunque ahora ya no va acompañado de los también ex-consellers Jordi Turull (primo hermano del actual Rector del Seminario de Barcelona) y de Josep Rull. Estos dos últimos quedaron en libertad, y ahora el máximo dirigente de Esquerra Republicana sólo comparte Centro Penitenciario con los llamados "Jordis", los ex-dirigentes de Omnium Cultural y ANC, y el ex-conseller Joaquim Forn.

La prensa subvencionada o del régimen independentista ha utilizado la figura de Junqueras para contrarestar las afirmaciones de S.E.R. el cardenal Antonio Cañizares cuando dijo en el diario "La Razón" que no es compatible ser un buen católico y a la vez independentista. Afirman que el ahora encarcelado dirigente republicano es la muestra de que  es perfectamente compatible. Y no utilizan como ejemplo ni a Puigdemont, ni a Mas, ni a Turull o Rull u otros dirigentes "católicos" de la antigua Convergència, y supongo que no es porque Junqueras sea más voluminoso, sino porque están hablando de un independentista puro, no de un reconvertido convergente, que por sus ideas es capaz de ir a la cárcel y no escaparse cobardemente como el ex-president.