domingo, 22 de octubre de 2017

Amaño para un engaño

 C:\Users\Francesc\Desktop\abat3img_9821.jpgDon Juan José, nuestro sonriente Cardenal Arzobispo, se dedica a cancanear por los salones cívicos de la burguesía catalana y a ronronear entre las enaguas de los-las-les que, por su silencio y componendas, han permitido esta chafarrinada que va a llevar a Cataluña hacia la mayor depresión económica del siglo y a la mayor escisión social que ha conocido nuestra tierra desde los tristes años de la República y la Guerra Civil. ¡Mira por dónde, nuestro cardenal ha llegado a tiempo para convertirse en actor (bueno, en comparsa) de esta debacle!
Pero nuestro sor sonrisa va sólo como oscuro acólito del nefasto Abad Soler, con espolones de gallo canario, dispuesto a dejar al monasterio de Montserrat sumido en una crisis y decadencia peor de la que sufrió en el siglo XV. Tuvieron que ser los Reyes Católicos quienes al ver su estado de abandono espiritual, pidieron al Papa Alejandro VI que afiliara aquella decadente comunidad de monjes catalanes, al monasterio de San Benito el Real de Valladolid. Su renacimiento sólo empezó con el gran abad García Jiménez de Cisneros, que hizo de Montserrat un faro de religiosidad y humanismo cristiano. Ni más ni menos, Valladolid rescatando a Cataluña. La historia es así de insolente.

viernes, 20 de octubre de 2017

La Glosa Dominical de Gérminans

SÓLO CARETAS DESENMASCARADAS 
Su vida había sido toda ella una trampa, un tenderle trampas: trampas en las que después han caído los que se las pusieron. La inaudita incomodidad de quien se encontró con Él. Tanto es así, que en sus años de vida terrena, Dios -en las semblanzas de Jesús el Señor- cuando se ha visto obligado a polemizar o discutir animadamente, nunca lo ha hecho con hombres o mujeres alejados de la fe o pecadores públicos. No: los momentos más álgidos de su Divina Vehemencia, los ha reservado a los profesionales de la religión. Aquellos que generación tras generación, pasan su tiempo jugueteando con su idea de Dios y acaban por hacer de aquella idea la imagen misma de Dios. Del Dios que no es Dios, sino como mucho su caricatura. Profesionales de la caricatura cara a cara con el Hombre de la autenticidad.

jueves, 19 de octubre de 2017

El pueblo soberano y el pueblo súbdito, o el riesgo de secesión

Había sólo banderas de un signo (de un bando), exhibidas soberbiamente hasta en los campanarios; tenían el derecho a bandera en régimen de monopolio: en la sociedad civil y lamentablemente, también en la Iglesia. Para el poder, tanto civil como eclesiástico, sólo había un bando: el de los independentistas. El bando que se autodenomina “Poble Català”. Y el poder, tanto el autonómico-separatista catalán como el español, es decir la soberanía, giraba en torno a este único sujeto, el Poble català, tan bien defendido por el poder autonómico de Cataluña (con el beneplácito del poder central de España).
Pero resulta que ese sujeto único que enarbola la bandera estrellada, lo tenía identificado el poder eclesiástico de Cataluña como el Poble de Déu, contando con la aquiescencia del poder eclesiástico de España, es decir de la Conferencia Episcopal Española.  Como ahí estaba el Poble Català dando la matraca con sus derechos, todos se desvivían por atender al único sujeto, el único, que se venía movilizando durante decenios en defensa de esos derechos. Todos los políticos y toda la jerarquía eclesiástica con flores a porfía.  

miércoles, 18 de octubre de 2017

La imposible mediación de la Iglesia en el conflicto independentista catalán

El copríncipe Joan Enric Vives y el presidente francés Emmmanuel Macron, el lunes en París
Este artículo se escribe antes de que expirara el plazo dado por el gobierno del Estado Español al presidente de la Generalitat para que responda al requerimiento de si proclamó o no la independencia de Cataluña. Por tanto desconociendo lo que podría suceder este jueves a las 10 de la mañana. pero lo que si se puede decir con claridad es que no se ha producido la tan anhelada mediación que el gobierno catalán reclamaba como solución al callejón sin salida en que se había metido.

Muchos han sido los intentos, todos fallidos, de encontrar a alguien con prestigio, para mediar en la situación. Los grandes organismos internacionales no sólo no han querido mediar sino que han dado mayoritariamente apoyo explícito al gobierno español y han pedido respeto a la constitución. Puigdemont y los suyos tan sólo han conseguido alguna leve critica a la actuación policial del 1 de octubre, pero nada más. Encontrar un  mediador que bajo la apariencia de neutralidad fuera bien visto por la Generalitat secesionista no era tarea nada fácil y prácticamente sólo tenía la opción de la Iglesia.

martes, 17 de octubre de 2017

El párroco de Vila-rodona se ha convertido en un héroe independentista

El arzobispo de Tarragona, lejos de regañarlo le dio un abrazo
 
El Rvdo. Francesc Manresa es el párroco del pequeño pueblo de Vila-rodona (Tarragona), su imagen vestido con alba y estola en el ambón de su iglesia mientras en las escaleras del presbiterio se contaban los votos del referéndum ilegal del 1 de octubre ha dado la vuelta al mundo, y los independentistas, entre los que hay anticlericales y anti-sistema, como los de la CUP, lo han "canonizado" como uno de los héroes de aquella jornada de rebelión contra el Estado de derecho.

El párroco no sólo profanó el templo para un acto ilegal e impropio de la Casa de Dios, sino que estaba dispuesto a plantar cara a las fuerzas de seguridad del Estado si éstas se hubieran presentado para intentar impedir el recuento, así lo afirma el Rvdo. Manresa orgulloso: "Si llega a venir la policía, les hubiese ido a recibir revestido de mi autoridad, hubiesen tenido que pasar por encima de mi"

lunes, 16 de octubre de 2017

Jaume Vives, uno di noi

Pocos quedarán que no hayan visto esos videos en los que un joven, con pelo corto y barba larga y descuidada, se dirige desde un balcón de la calle Balmes, megáfono en mano, decretando  el inicio de la “contra-revolució dels somriures”, dirigiéndose, con ironía y cierta desfachatez, a los que durante 20 días han venido atormentando los oídos de la vecindad barcelonesa con el repique antipático y monótono de sus cacerolas. Sus videos se han convertido en virales, pasando primero de móvil en móvil, convirtiéndose después en fenómeno mediático y constituyendo ya uno de los más efectivos antídotos contra el delirio independentista, al utilizar la técnica valle-inclanesca de los espejos cóncavos, que viene a resaltar los rasgos más grotescos y absurdos que utiliza la masa separatista. 

Se trata de Jaume Vives Vives. Pero lo que muchos desconocen de este jovencísimo personaje, nacido en 1992, que ahora se ha dado a conocer con tanto éxito, es que es un auténtico hombre de fe, un católico incansablemente activista y un defensor de sus creencias, con el mismo entusiasmo e ingenio con que se le observa liderando la rebelión de la calle Balmes de Barcelona.

domingo, 15 de octubre de 2017

Hambrientos de nuevos ideales y de un buen pastor

C:\Users\Francesc\Desktop\Jesús-es-el-buen-pastor.jpgEl Evangelio (la Buena Noticia) es la gran novedad. Parece que la avidez por la novedad va con la condición humana. Y resulta que la gran Novedad (que sigue siéndolo al cabo de 20 siglos), es que a pesar de que el mundo, el demonio y la carne no paran de perfilar su diseño para ahondar nuestra esclavitud y perpetuarla, el Evangelio, la Buena Nueva nos da la fórmula para alcanzar la libertad de los Hijos de Dios.
Y a pesar de eso, la juventud, respondiendo al programa, sin capacidad de reflexión y de manera incomprensible, se adhiere a ideologías fenecidas y caducas. A pesar de los terribles desastres causados por las ideologías de antes de Cristo que pretendieron reimplantarse durante el siglo XX, estas viejas doctrinas han encontrado un nuevo rostro para presentarse ante los jóvenes como la novísima solución a todas sus inquietudes. Sólo hace falta reconocer cuántos jóvenes han quedado obnubilados por organizaciones políticas como Arran, Endavant o la JERC que les prometen la libertad: por citar algunas de las evidentemente malsanas en nuestra tierra. Pueblos antaño de profunda catolicidad, enmarañados ahora con toda clase de veleidades ideológicas: muchos de ellos, enmarañados por sus sacerdotes y obispos.